La extraña desaparición de Michael Rockefeller

La familia Rockefeller es una de las más famosas y poderosas en los Estados Unidos (y tal vez del mundo). Sin embargo, todas sus riquezas no la exentaron de protagonizar una extraña tragedia en 1961. Aquel año, un joven de 23 años llamado Michael Clark Rockefeller desapareció sin dejar rastro en la Nueva Guinea Neerlandesa (región que actualmente pertenece a Indonesia) mientras estudiaba y recolectaba piezas artesanales de los asmat, un grupo étnico que solía estar aislado y habita en la región hasta el día de hoy.

Michael Rockefeller
Michael Rockefeller en 1961, el año en que desapareció.

John D. Rockefeller, bisabuelo de Michael, fundó la petrolera Standard Oil y se convirtió en uno de los hombres más poderosos del planeta. De acuerdo con algunos investigadores, si esta empresa no se hubiera disuelto a causa de una ley antimonopolio, en la década del 2000 habría alcanzado un valor superior al billón de dólares. Durante el mandato de Gerald Ford (1947-1977), su padre fungió como gobernador del estado de Nueva York y vicepresidente de los Estados Unidos.

Para los Rockefeller el dinero jamás fue un inconveniente. Por eso, Michael se tituló en historia y economía en la prestigiada Universidad de Harvard, era un joven curioso que disfrutaba las aventuras. Su entusiasmo por la antropología y etnología lo llevó a participar en expediciones y documentales que pretendían estudiar a los pueblos aislados que habitaban en la Nueva Guinea Neerlandesa.

La desaparición del heredero Rockefeller.

En 1961, en medio de una expedición en la que lo acompañaba el antropólogo holandés René Wassing, Michael se encontraba en una canoa de aproximadamente 12 metros de longitud a 15 km de la costa. En circunstancias extrañas, la embarcación que empleaban como base terminó naufragando dejándolos varados. Afortunadamente, los extranjeros iban acompañados por un par de guías que acudieron a pedir ayuda nadando.

Wassing y Michael quedaron a la deriva en la pequeña embarcación durante casi dos días hasta que Rockefeller, desesperado por que la ayuda no llegaba, decidió nadar hasta la costa. Jamás lo volvieron a ver, mientras Wassing fue rescatado un día después.

Las extrañas circunstancias en las que desapareció Michael Rockefeller y el hecho de que su cadáver jamás fuera localizado, dieron pie a una serie de rumores y teorías que sobreviven hasta nuestros días. Aunque la versión más aceptada es que terminó ahogado (la canoa se encontraba a unos 20 kilómetros de la costa) o atacado por depredadores, otros echaron a volar su imaginación para dar una explicación alternativa a la tragedia.

rockefeller en sus experidciones
El joven Michael Rockefeller durante una de sus expediciones.

Teorías y rumores sobre el destino de Michael Rockefeller.

Siete años después de la desaparición de Michael Rockefeller, un periodista llamado Milt Machlin viajó a la isla para investigar la desaparición. Rápidamente apagó el rumor de que estaría viviendo como un dios entre los nativos.

Canibalizado.

De hecho, en su informe señala evidencia de que Michael habría alcanzado la costa en la villa Otsjanep, donde fue asesinado por los asmat (en esa época, el pueblo aún practicaba el canibalismo) como venganza por el asesinato de algunos líderes indígenas a manos de una patrulla neerlandesa varios años antes.

Tobias Schneebaum, un reconocido antropólogo que convivió con tribus caníbales del Sudeste Asiático, escribió un libro donde afirma que conversó con los asmat, quienes habrían admitido haber encontrado a Rockefeller y ofrecer su cuerpo en sacrificio.

Otro rumor dice que la madre de Michael desembolsó una fortuna para dar con el paradero de su hijo. Y se especula que el investigador privado que contrató le entregó tres cráneos, entregados por los nativos en un trueque garantizándole que se trataban de los restos de los únicos hombres blancos que habían matado. Los Rockefeller jamás aclararon este rumor.

Otsjanep
Villa Otsjanep.

A más de 50 años de la desaparición de Michael Rockefeller, el periodista estadounidense Carl Hoffman publicó un nuevo libro con información que había obtenido en la investigación del caso. Considera que la investigación de Milt Machlin es importante para refutar la versión oficial (de que Michael murió ahogado), pues la mayoría de testimonios que recopiló durante numerosos viajes al lugar apuntan a que Michael Rockefeller fue canibalizado por los nativos como un acto de venganza.

Al poco tiempo, el pueblo sería alcanzado por una epidemia de cólera que, desde el punto de vista de los nativos, fue un castigo divino por haber asesinado a Rockefeller.

Durante la última visita a las islas, Hoffman logró grabar a un asmat afirmando que no podría contar aquella historia bajo ninguna circunstancia pues, de hacerlo, Hoffman y todo “su pueblo” morirían.

Uno más de la tribu.

Una película inspirada en el libro de Machlin dio pie a una tercera teoría: que el heredero sobrevivió y se retiró a vivir tranquilo entre los nativos. Se especula que este rumor provino de un viajero australiano. En la producción, una breve secuencia muestra a un hombre blanco de avanzada edad viviendo entre la tribu como uno más. Sin embargo, el paradero de Michael Rockefeller sigue siendo un misterio.

5 comentarios en “La extraña desaparición de Michael Rockefeller”

Deja un comentario