La épica historia del ejército de cuervos guardaespaldas

A últimas fechas, una épica historia sobre un ejército de cuervos explotó en Internet, sobre todo en redes sociales. Desde hace siglos, en el folclore y las leyendas alrededor del mundo los cuervos tienen mala fama. ¿Has escuchado la frase «cría cuervos y te sacarán los ojos»? La realidad es que estos pájaros son inteligentes y poseen voces únicas a las que atribuimos un halo de misterio. cuervos en la playa aterdecer(1)

Su color también ha propiciado que se les asocie con lo macabro. Por eso, no es de extrañar que Hitchcock tomara a los cuervos como inspiración para Los pájaros, su emblemática película de 1963. Aquí tienes la historia completa de una mujer en Oregon, Estados Unidos, quien externó su preocupación pues sus amigos cuervos atacaban a los vecinos.

separador shidori (1)(1)

Accidentalmente cree un ejército de cuervos guardaespaldas. ¿Seré responsable si intentan asesinar a alguien? Para no hacer la historia tan larga, soy una veinteañera que vive en Portland, Oregon. En mi adolescencia tuve una fase gótica-emo muy intensa que creí superada.

Hace algunos meses, mientras veía un canal de televisión local encontré un programa sobre cuervos. Allí decían que si les dabas de comer y lograbas que fueran tus amigos, te agradecerían en con pequeños regalos. Mi instinto emo regresó con toda intensidad y me convencí de que lo había reprimido durante demasiado tiempo. Entonces, ¿por qué no hacerme amiga de los cuervos?

El plan funcionó más que bien. A los 5 cuervos que vivían en el vecindario se sumaron otros diez para conformar un ejército. Al principio, mis vecinos no se quejaban e incluso disfrutaban de ver a los pájaros. Después de todo, la mayoría son ancianos y muchos están inscritos a un club de observación de aves. Les pareció divertido verme custodiada por un ejército de cuervos cada vez que salía a la calle.

Pero, a últimas fechas los cuervos empezaron a custodiarme. Una vecina se acercó para tener una charla con la debida distancia social, ella desde mi jardín y yo en el porche, cuando los cuervos empezaron a bombardearla. Y sólo se detuvieron cuando salió de mi jardín. Aunque no llegaron a tocarla, sí se acercaron mucho.

¿Soy responsable si estos cuervos lastiman a una persona? Obviamente que les di de comer, pero no puedo controlarlos. Jamás fue mi intención que atacaron a los vecinos. Pero, como técnicamente soy responsable de esta situación, ¿podrían demandarme económicamente por una lesión?

Siendo claros, los cuervos no son agresivos todo el tiempo. Si los vecinos guardan la distancia, son pájaros normales y amistosos. Su agresividad se desencadena sólo cuando se acercan a mi casa.

separador shidori (4)(1)

Como mencioné antes, los cuervos son animales increíblemente inteligentes, incluso más de lo que nos gustaría aceptar. Esa inteligencia los hace capaces de recordar rostros, nombres y lugares. Los expertos en aves consideran que los córvidos, la familia de aves en la que se incluye a los cuervos, figura entre las más inteligentes del planeta.

Se ha visto a los cuervos usar herramientas magistralmente y aprender trucos. Incluso tienen «funerales». Y se trata de animales tan perspicaces que conocen mejor que tú el vecindario donde vives. La forma más efectiva y probable de establecer un vínculo con los cuervos es alimentándolos. Con el paso del tiempo y a medida que esa amistad crezca, reconocerán tu propiedad como parte de ti y puede que hasta te obsequien algunas baratijas.

Recientemente, los investigadores descubrieron que los cuervos tienen capacidad para formar recuerdos duraderos de aquellos en los que pueden confiar con una sola experiencia previa. Una vez que aprenden, separan con claridad a las personas en quienes pueden confiar de aquellas que probablemente terminen matándolos.

Otro aspecto interesante de los cuervos es que comparten abundante información en grupo. Este aprendizaje colectivo contribuye a la rápida diseminación del conocimiento en la parvada. Por eso, las habilidades de adaptación de los cuervos son más que notables.

Posteriormente, la autora de la publicación actualizó con la siguiente información.

En resumen, llamé a la Sociedad Audubon de la localidad. No consideran que alimentar a los cuervos sea una mala acción, y sugirieron que los vecinos también empezaran a alimentarlos para mejorar la sociabilidad. El plan funcionó y ahora los cuervos son una parte muy querida de la comunidad. Hasta ahora no han vuelto a bombardear a nadie.

Una de las cosas más increíbles es que los cuerpos tal vez salvaron a un vecino. La ciudad pasó por una nevada y se formó mucho hielo. Como mencioné en mi última publicación, la mayoría de los vecinos son ancianos. Uno de ellos caminaba por un camino empinado, resbaló y ya no se pudo levantar.

Los cuervos hicieron más ruido del que jamás habíamos escuchado. Otro vecino salió a ver lo que pasaba y encontró a este señor en el camino de la entrada. El vecino casi está recuperado. Sólo tiene unos moretones. Ni siquiera es necesario decir que los cuervos recibieron comida de buena calidad desde entonces.

separador

Si hay una parvada de cuervos en tu vecindario y consideras buena idea hacerte su amigo, el camino más rápido es a través de su estómago. A estos animales les encanta picar y masticar toda clase de frutas, verduras, insectos, palomitas de maíz y muchas cosas más. Como hablamos de carroñeros omnívoros, los cuervos tienen una dieta muy amplia y están abiertos a cualquier posibilidad.

cuervos en la ciudad

Sin embargo, alimentar a los cuervos es más que lanzarles comida cada vez que se te ocurra. Para que estas aves aprendan a esperar su alimento, debes establecer un horario de alimentación regular. Dada su inteligencia, es muy probable que notifiquen a sus compañeros y con el paso del tiempo el ejército de cuervos se haga más grande.

Pero, es de vital importancia no olvidar que se trata de animales salvajes. No son mascotas. Trátalos con respeto y siempre guarda tu distancia. Incluso cuando se conviertan en tus amigos, los cuervos se mantendrán distantes. Es lo mejor para todos.

2 comentarios en «La épica historia del ejército de cuervos guardaespaldas»

Deja un comentario