La carne procesada es cancerígena, declara la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha clasificado a la carne procesada como un agente cancerígeno, situándola en la lista del grupo 1, donde se encuentran productos como el tabaco, el amianto o el humo del diesel. Además, a la carne roja en general le ha otorgado la clasificación de “potencialmente cancerígena”.

carnes y embutidos

Un equipo de investigación integrado por 22 expertos de distintas naciones llegó a la conclusión de que existe una cantidad de evidencia suficiente sobre la relación entre el cáncer colorrectal y el consumo de carne procesada. El anuncio se hizo justo hoy, lunes, cuando la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), situó a este tipo de productos en su Grupo 1 de sustancias cancerígenas.

Cuando hablamos de carne procesada, según la OMS, “se hace referencia al producto cárnico que ha pasado por un proceso de salazón, fermentación, curado y otros procesos con la finalidad de modificar su sabor e incrementar el tiempo de conservación”. Mucha de esta carne procesada contiene carne de cerdo y res, aunque es posible que también incluya otros tipos de carne o subproductos de la misma, como la sangre. Dentro de esta categoría de carnes procesadas entran productos tan populares como las salchichas, el jamón, las hamburguesas o la carne seca, así como la carne enlatada y los productos y las salsas a base de carne”.

Kurt Straif, encargando del Programa de Monografías IARC, ha explicado que “si bien para un individuo el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal por consumir carne procesada sigue siendo minino, este riesgo aumenta con la cantidad de carne que se consume”.

 

El debate de la carne roja.

Esta misma agencia, con sede en Francia, hace unos meses clasificó a la carne roja (cordero, vaca, buey y cerdo) como un cancerígeno “potencial” en el grupo 2 de su lista, al lado del polémico activo glifosato, presente en multitud de herbicidas. Esta clasificación pertenece a un grado más bajo debido a que se encontraron “evidencias limitadas” de que produce cáncer. Según Straif, hay vínculos entre el consumo de la carne roja y el cáncer intestinal, de páncreas y próstata.

La agencia ha estimado que consumir un promedio de 50 gramos al día de carnes procesadas incrementa en un 18% el riesgo de padecer cáncer colorrectal. Y, aunque así lo parezca debido a su clasificación, según la agencia no es posible comparar el nivel de riesgo de cáncer asociado a los productos dentro de su misma clasificación, por lo que no se sugiere que consumir carne sea tan peligroso como consumir tabaco, por ejemplo.

Esta noticia viene a abrir un profundo debate sobre el consumo de este producto tan popular. Algunos han empezado a arrojar teorías sobre la “sal nitro” utilizada como conservante en las carnes procesadas.

 

8 Reacciones

Hacer comentario