La capacidad de concentración se puede entrenar como un músculo

Para algunos, la capacidad de concentración es una habilidad que la vida les negó. Aunque lo intentan, fácilmente terminan distraídos del tema que verdaderamente les ocupa. Pero si analizamos toda la información que procesa nuestro cerebro, parece un milagro que seamos capaces de concentrarnos en cualquier cosa. Este órgano genera un promedio de 6 mil pensamientos espontáneos al día. Además, cada segundo nuestros ojos envían a procesamiento el equivalente a 10,000,000 de bytes en datos en imágenes.

limpiando el cerebro(1)

Entrenando la capacidad de atención.

Pero, la capacidad de concentración es una habilidad que podemos entrenar y desarrollar. Como sucedería con cualquier músculo de nuestro cuerpo si lo sometemos a ejercicio continuo y disciplinado. Y esto lo afirma la Dra. Amishi Jha, neurocientífica del comportamiento, en el libro Peak Mind: Find Your Focus, Own Your Attention. En su investigación demostró que, con 12 minutos al día durante un mes, se puede mejorar la salud cognitiva y emocional a través de simples ejercicios de atención plena.

Y los resultados los comprobó en individuos cuyas actividades son muy demandantes, como soldados, personal de emergencias, atletas de alto rendimiento, etc. “Si se quiere mejorar la capacidad de atención, primero hay que aceptar una verdad fundamental: no puedes simplemente decir que tendrás atención ilimitada”, dijo en una entrevista para The Guardian.

¿Qué tiene que ver con la meditación?

En Occidente prevalece la creencia de que la atención plena está íntimamente ligada a las prácticas orientales de meditación. Por ejemplo, la meditación del budismo implica concentrarse en el vacío supremo que permea todo lo que existe (es decir, en nada). La meditación Zen también busca la concentración en la nada, al mismo tiempo que el individuo debe hacer conciencia de todo lo que pasa en su entorno. En esta última escuela, algunos practicantes mantienen los ojos abiertos mientras meditan.

estatua de buda

Y siendo honestos, este tipo de concentración no es algo que la mayoría pueda o busque hacer. Por eso, Jha explica que la capacidad de atención puede entrenarse mediante ejercicios mucho más simples. Siendo más específicos, se trata de un plan con evolución diaria para “ejercitar el cerebro de formas que pueden minimizarse”. Como cuando vas manejando y de repente enfocas tu atención en otras cosas ajenas al camino. El “musculo mental” puede entrenarse para observar el presente, en lugar de perderse con desvaríos.

Algunos ejercicios para ejercitar tu capacidad de atención.

En el libro de Amishi Jha se encuentran múltiples formas de ejercitar el cerebro, todas enfocadas en ese tipo de sabiduría. En seguida te presentamos cinco.

  1. Presta atención a tu respiración y al sitio de tu cuerpo donde percibes que más se desplaza la atención. Utiliza tu atención como si fuera una linterna.
  2. No pienses en los ejercicios como una reflexión pacifica, o como un momento para recitar el mantra “Om”. Más bien interprétalo como un ejercicio mental riguroso.
  3. No busques alcanzar la tranquilidad. En lugar de eso, intenta imaginar que estás solo en un cruce de cuatro calles, observando a las personas (tus pensamientos) atravesando los cruces peatonales bajo cada luz del semáforo.
  4. Al igual que sucede con el enfoque en la respiración, dedica tres minutos de tu día a concentrarte en la sensación de hacer exactamente lo que estás haciendo. Si vas a cepillarte los dientes, concéntrate en esa experiencia.
  5. No existe tal cosa como un “estado de felicidad” que busques experimentar. De hecho, el objetivo es estar presente en el momento.

Te puede interesar.

Deja un comentario