Hundido amor

hundido amor

Dicen que hasta el verdadero amor termina por hundirse, una lección que la película Titanic alguna vez terminó por enseñarnos a todos. Lo verdaderamente maravilloso sucede cuando esas escenas de fantasía en la pantalla grande pasan a la vida real… bueno, quitando el crucero, el iceberg y las heladas aguas del mar Atlántico y sustituyéndolas por una inundación, una coladera abierta y los brazos de un hombre enamorado.

 

Y aun así, es una mejor historia de amor que Twilight. No cabe duda, uno hace las estupideces más locas por amor. Gracias a Alina Corona vía Oscar Maviel.

El épico momento sucedió en Los Reyes la Paz en el Estado de México.

19 Reacciones

Hacer comentario