Huellas fantasmas de un pueblo primitivo localizadas en Utah

Misteriosas huellas fantasmas se localizaron recientemente en las salinas de un desierto en Utah, Estados Unidos. Un equipo de arqueólogos se topó con las inusuales huellas accidentalmente a principios del mes pasado. Se dirigían a explorar otro sitio arqueológico en las inmediaciones de la Base de la Fuerza Aérea de Hill en el Gran desierto del Lago Salado.

huellas en el desierto

El Great Salt Lake alguna vez figuró como el lago de agua salada más grande del hemisferio occidental. Sin embargo, las alteraciones climáticas provocadas por la última glaciación terminaron secándolo lentamente. Las inusuales huellas reciben su siniestro apodo no por provenir del más allá, sino por sus características terrenales.

Estas huellas fantasmas solo se hacen visibles tras una lluvia, momento en el que se llenan de humedad y su contorno destaca en un tono más oscuro sobre el suelo. Eventualmente, vuelven a desaparecer cuando los rayos del sol secan la superficie.

Huellas fantasmas en el Gran desierto del Lago Salado.

Inicialmente, los arqueólogos divisaron unas cuantas pisadas. Pero, tras analizar minuciosamente el área con un radar de penetración terrestre (GPR) localizaron 88 huellas individuales. Fueron hechas por varios adultos y niños, estos últimos probablemente de apenas 5 años de edad.

Huellas fantasmas en Utah (1)

Los humanos que imprimieron estas huellas fantasmas en el suelo vivieron por lo menos hace 10 mil años, cuando la región todavía era un enorme pantano.  Aunque, los investigadores sospechan que los orígenes de estas huellas podrían remontarse hasta los 12 mil años. A la fase final de la última glaciación que sucedió en el Pleistoceno.

El hallazgo de huellas tan antiguas en cantidad considerable es «un descubrimiento único en la vida», señaló Anya Kitterman, la administradora de los recursos culturales en la Base de la Fuerza Aérea de Hill que supervisó el trabajo de los expertos. «Encontramos mucho más de aquello que suponíamos al principio».

Pese a la relevancia del hallazgo, el equipo todavía no lo publica en una revista científica sujeta a la revisión por pares. Y es que todavía está en proceso el análisis de las huellas.

¿Qué son las huellas fantasmas?

En el pasado, el Great Salt Lake Desert estuvo cubierto por un gran lago de agua salada (parecido al Great Salt Lake) que hoy da nombre al desierto. Al secarse, en el suelo se depositaron todas las sales que otrora se encontraban disueltas en el agua. Pero, durante esa transición de un cuerpo de agua a una planicie salina desértica, esta era una zona de humedales.

Una región que estuvo habitada por humanos hace 10 mil años. En ese lapso, las condiciones resultaron ideales para producir estas huellas fantasmas.

«Aparentemente, estos humanos primitivos exploraron aguas poco profundas, pues la arena rellenó rápidamente sus huellas como sucede en una playa», explica Daron Duke, investigador principal y arqueólogo del Far Western Anthropological Research Group. «Pero, bajo esa arena se encontraba una capa de lama que conservó la huella intacta una vez rellenada».

Eventualmente, las huellas se llenaron de sal conforme los humedales se secaban. Haciéndolas prácticamente indistinguibles del paisaje cuando el suelo estaba seco. Durante una lluvia, el agua se absorbe rápidamente en el fondo del sedimento circundante, regresando al suelo su «color normal».

Pero, cuando la lluvia cae sobre estas pisadas, el líquido queda atrapado, dando lugar a manchas de sedimentos oscuros y húmedos que se destacan en el medio.

huellas fantasmas en Great Salt Lake
Fuerza Aérea de los Estados Unidos, fotografía por R. Nial Bradshaw.

Pueblo primitivo.

A menos de 2 kilómetros de donde se descubrieron las huellas fantasmas, una investigación anterior encontró evidencias sobre la presencia de un pueblo de cazadores-recolectores que vivió hace 12 mil años. Probablemente, en ese lugar vivieron los humanos que dejaron las huellas en el desierto.

Entre los hallazgos arqueológicos de la zona destaca una antigua chimenea, herramientas de piedra empleadas en la cocina, una colección de más de 2000 huesos de animales y semillas de tabaco carbonizadas. Por cierto, esta es una de la evidencia más antigua del consumo de tabaco en humanos.

Los arqueólogos recolectaron algunas pisadas para determinar la edad exacta de los humanos que las hicieron. Empleando datación por radiocarbono, los investigadores buscan analizar pequeños pedazos de material orgánico que pudo quedar atrapado en el sedimento por la presión del pie.

Rutas en común.

Esta región parece concentrar diversas rutas empleadas por humanos primitivos. El año pasado, un estudio encontró 60 huellas humanas en el parque nacional White Sands, en Nuevo México. La investigación reveló que tenían entre 21 y 23 mil años de edad. Eso las hace la «evidencia inequívoca» más antigua sobre la presencia de humanos en América. También se empleó GPR para el análisis de estas huellas.

«Desde hace mucho nos cuestionamos si otros sitios como White Sands existen allí afuera y si el GPR sería eficaz para obtener imágenes de huellas en esos lugares», señaló Thomas Urban, arqueólogo de la Universidad de Cornell que desarrolló la técnica de GPR empleada en White Sands. Para los investigadores, esta clase de hallazgos resultan importantes porque se trata de pruebas directas de asentamientos humanos en determinada región.

Te puede interesar.

Deja un comentario