Hongo zombi de The Last of Us existe en la vida real

El temible hongo que desata el apocalipsis zombi en la franquicia The Last Of Us existe en la vida real. Pero, que no cunda el pánico, pues el patógeno de la ficción surge de una mutación del género Cordyceps. Estos hongos pueden atacar a una variedad de insectos incluidos grillos, hormigas, moscas, escarabajos, orugas, etc.

Hongo zombi de The Last of Us1

Hasta la fecha, este género incluye unas 400 especies distribuidas por el mundo entero. Aunque la mayoría se concentra en el Sudeste Asiático. Entre las especies más famosas destaca la Ophiocordyceps sinensis, un hongo capaz de provocar alteraciones en el comportamiento de las hormigas. Básicamente, estos insectos terminan convertidos en “zombis”.

Lee también: 10 datos curiosos sobre los hongos alucinógenos

La inspiración para el hongo zombi de The Last of Us.

Este parasitismo observado en el mundo real terminó inspirando a Neil Druckmann, creador de The Last Of Us, a incluir el hongo en el brote de zombis de la historia. Pero, en lugar de atacar a los humanos, el hongo de la vida real se desarrolla sobre, dentro y, eventualmente, fuera de los artrópodos. Algo que llama mucho la atención es que cada especie parece especializarse en parasitar a diferentes insectos.

¿Cómo infecta el Cordyceps?

Para entender el modo de infección del hongo consideremos al Ophiocordyceps unilateralis, que suele atacar hormigas del género Camponotus. Una vez que se establece en el insecto, lo devora desde dentro y se multiplica en nuevas células. La hormiga se convierte en un zombi que sigue trabajando para llevar comida al hormiguero. Mientras tanto, el hongo sigue desarrollándose hasta alcanzar casi la mitad de la masa corporal de su huésped.

Cuando el O. unilateralis termina su festín con la hormiga, las células del hongo aceleran su reproducción y empiezan a acumularse. Obligada por un cóctel de sustancias químicas que la desorientan, la hormiga sube hasta una planta y, con sus mandíbulas, se aferra a una hoja donde finalmente muere.

Ophiocordyceps unilateralis infestando hormiga

Entonces, el hongo tiende su estructura reproductiva hacia el exterior del cuerpo del insecto y procede a hacer “llover” esporas que infectarán otras hormigas en el suelo del bosque. En The Last of Us, las esporas del hongo infestan a los humanos de forma similar. La gran diferencia es que la infección también se transmite por la mordida de los zombis. De hecho, en la adaptación para la televisión que hizo HBO, las mordidas son la única vía de transmisión.

De acuerdo con Druckmann, esto se debe a que, en el juego, los protagonistas pasan mucho tiempo explorando ambientes cargados de esporas y protegidos por máscaras antigás. La producción de HBO no deseaba esto para la serie, por lo que abandonó la idea y eliminó el método de transmisión del Cordyceps.

Cordyceps para fines medicinales.

Pese a su aterrador comportamiento, el Cordyceps es muy socorrido en la medicina tradicional China. De hecho, incluso en Occidente pueden encontrarse varios suplementos alimenticios elaborados a partir del hongo. La información disponible señala que el Cordyceps sinensis presenta un “sabor dulce y de naturaleza neutra”. Se le atribuye la capacidad de sanar el riñón, detener el sangrado, eliminar flemas y desinflamar los pulmones.

Algunos estudios han sugerido que el Cordyceps presenta actividad antitumoral en diversos tipos de cáncer a través de varias vías. Este hongo, que también podría beneficiar a los pacientes con resistencia a la insulina, produce una serie de metabolitos como respuesta a las defensas de los insectos huésped. Mismos que podrían dar lugar a nuevos fármacos.

Te puede interesar.

Deja un comentario