La peculiar historia entre Freddie Mercury y los gatos

Cuando se piensa en las grandes figuras del rock and roll, es imposible no incluir a Freddie Mercury, el vocalista principal de la legendaria banda Queen. A pesar de su polémica vida privada, el astro jamás decepcionó a sus seguidores arriba de un escenario. Amaba realizar espectáculos en vivo. Sin embargo, pocos saben que Freddie Mercury tenía otra gran pasión: los gatos. Amaba tanto a estos animales que llegó a cuidar diez al mismo tiempo.

Freddie Mercury y los gatos(1)

Los felinos, de todos los tamaños y colores, recibieron un amor y cuidado que solo un ser humano apasionado por las mascotas puede entregar. Mercury solía pasar su tiempo libre mimando a sus gatos. Algunos rumoran que llegó a verlos como hijos, pues cada Navidad los llenaba de regalos.

Y cuando se iba de gira, los gatos quedaban en manos de cuidadores profesionales. La orden para estas personas siempre era cuidarlos como a su propia vida. Según el testimonio de personas cercanas al intérprete, cuando Mercury llamaba a casa solicitaba que pusieran a los gatos al teléfono para escucharlos.

Freddie Mercury en la cama con sus mascotas

Los gatos de Freddie Mercury.

El aprecio que tenía por estos animales era tan intenso que impregnó su música. Por ejemplo, en 1985 produjo su primer y único álbum en solitario: Mr. Bad Guy. En la dedicatoria del disco, Freddie Mercury escribió lo siguiente: “este álbum se lo dedico a mi gato Jerry, también a Tom, Oscar y Tiffany. A quienes aman a los gatos en todo el Universo. Que les den a todos los demás”. En 1991, ya con Queen, lanzó el sencillo Delilah. Esta canción está completamente dedicada a la gata favorita del cantante.

La historia de amor entre Freddie Mercury y los gatos empezó en la misma época que Queen lanzaba su primer disco. Mary Austin, la exnovia del cantante, adoptó dos gatos y la pareja los llamó Tom y Jerry. Evidentemente, en honor a los dibujos animados obra de Hanna-Barbera. Tras una separación pacifica, Austin obsequió a Mercury otra gata llamada Tiffany. Conforme pasaron los años la familia se extendió. Así llegó Delilah, Lily, Miko, Goliath, Dorothy, Oscar y Romeo.

Freddie Mercury y sus gatos

El loco de los gatos.

Freddie Mercury era dueño de varias propiedades alrededor del mundo. Sin embargo, la que reconocía como hogar era la mansión de Garden Lodge, en Kensington, Inglaterra. Tal vez porque allí vivían sus gatos. Estos animales recibían mimos constantes y todos, sin excepción, eran alimentados con pollo o pescado recién preparados.

Freddie Mercury camisa con sus gatos

En vísperas de Navidad, Freddie Mercury instalaba botas navideñas junto a la chimenea para cada uno de sus gatos. El objetivo era que cada mascota recibiera su regalo el 24 de diciembre. Jim Hutton, la pareja del cantante, dijo que “Freddie trataba a los gatos como a sus propios hijos. Siempre jugaba con ellos y si alguno se lastimaba cuando estaba fuera, sólo Dios podía salvarnos. Se volvía loco. En el día les permitía salir de casa para merodear en el área. Pero cuando caía la noche, los reunía a todos para dejarlos dentro”.

Freddie Mercury mimando a su gato siames

En una entrevista, Hutton recordó la ocasión en que Goliath desapareció. “Freddie se puso histérico y en la desesperación arrojó un plato japonés por la ventana de la habitación de huéspedes. El humor de Mercury cambió cuando el gato apareció. Después que el animal regresó, pasó horas abrazándolo y acariciándolo”, relató Hutton.

Freddie Mercury con un gato encima

“Pero, como toda buena madre, antes de mostrarle todo ese amor Freddie lo reprendió. Le gritó al pequeño Goliath por abandonar Garden Lodge. Y aquella bola de pelo negro se mantuvo calma mientras escuchaba la explosión de Freddie”.

personas vestigas de gatos

El amor que Freddie Mercury profesaba por sus gatos era algo fuera de este mundo. En una de sus últimas entrevistas le preguntaron por el testamento y el astro respondió: “le dejo todo a Mary y los gatos”. Un dato final curioso: el ending el anime El gran farsante (Great Pretender) homenajea a todos los gatos de Freddie Mercury.

Artículos relacionados:

2 comentarios en «La peculiar historia entre Freddie Mercury y los gatos»

  1. Que hermoso, también leí en otro lugar Freddie Mercury que los amaba tanto que cuando salía de su casa por alguna gira, los llamaba y hablaba con cada uno de ellos como si se tratara de hijos 😍😍😍

    Responder

Deja un comentario