Supuesto halcón momificado resultó un feto malogrado del Antiguo Egipto

En el Museo Maidstone del Reino Unido, se encuentra una pequeña momia egipcia en cuya etiqueta podía leerse “EA 493, halcón momificado del periodo ptolemaico“. Sí, debido a las dimensiones y a los adornos parecidos al de otras aves, durante mucho tiempo creyeron que se trataba de un halcón. Sin embargo, tras un reciente escaneo con microtomografía computarizada, el equipo de investigación descubrió que realmente se trata de un feto que murió entre las 23 y 28 semanas de gestación con una malformación craneal severa.

Feto momificado museo maidstone

Esta diminuta momia, de aproximadamente 2,100 años de antigüedad que habría sido entregada al museo en 1925, fue “virtualmente desenvuelta” por un equipo multidisciplinario conformado por científicos de diversas partes del mundo. En el año 2016, el museo tomó la decisión de realizar tomografías computarizadas a una momia femenina así como a otros animales momificados.

Fue en ese entonces que el equipo descubrió esta pieza correspondía a un feto humano. Pero como la tomografía computarizada carece de detalles, se tomó la decisión de llevar a cabo una microtomografía (micro-CT), una exploración similar pero de muy alta resolución. Posteriormente, el equipo se dedicó a interpretar las imágenes obtenidas.

Los investigadores declararon que, incluso para aquella época, los hallazgos se habrían considerado una tragedia para la familia. Aunque en la imagen podían distinguir dedos de pies y manos completamente formados, los arcos en la columna vertebral aun no se habían cerrado y faltaba que se formara la parte superior del cráneo. “Los huesos del oído se encontraban en la parte posterior de la cabeza”, declaró Andrew Nelson, el bioarqueólogo que encabezó el examen.

 

Una tragedia en el Antiguo Egipto.

“Hubiera sido un episodio sumamente trágico para la familia perder al bebé y dar a luz un feto de aspecto muy extraño, en absoluto asemejaba a un ser humano normal. Se trataba de un individuo muy especial”, agregó Nelson.

Feto con anencefalia del antiguo egipto

De acuerdo con los expertos, el cráneo y cerebro del feto no llegaron a desarrollarse normalmente debido a una rara condición conocida como anencefalia. Entre las causas más comunes de anencefalia se encuentra la falta de ácido fólico, una vitamina que suele encontrarse en vegetales verdes.

“No existen los huesos que proporcionan la forma amplia a la base y laterales del cráneo donde normalmente se desarrolla el cerebro”, menciona Nelson, y agrega: “en este individuo, esta bóveda jamás llegó a formarse y probablemente nunca contó con un cerebro real”.

En el año de 1826 se descubrió el primer feto momificado con anencefalia y, desde entonces, no se había presentado otro caso similar, estos son los únicos casos conocidos de momias con anencefalia.

El descubrimiento resulta verdaderamente significativo pues aporta pistas sobre la dieta que llevaban las madres en la antigüedad. También proporciona una visión más amplia al estilo de vida que desarrollaban los egipcios en esa época, es decir, quiénes eran aptos para momificación. En el pasado, se pensaba que sólo aquellos fetos que se creía tenían algún “poder” eran momificados.

Los hallazgos fueron presentados hace poco en el Extraordinary World Congress on Mummy Studies.

Hacer comentario