Geomitología, entre fósiles y mitos

Las culturas suelen educar a sus niños con historias fantásticas de mitos y héroes, ya sea de la antigüedad o más contemporáneos como los que aparecen en los libros de Percy Jackson, cuyas tramas están basadas en antiguas leyendas. Sin embargo, ¿alguna vez te has detenido a pensar cómo surgieron estas historias?

Base piramide de kukulkan

La geóloga Dorothy Vitaliano fue la primera en acuñar el término “geomitología” en el año de 1968 en un estudio donde buscaba establecer algún tipo de vínculo entre eventos geológicos relevantes del pasado y la mitología. Estas conclusiones de Vitaliano han servido como base para especular y buscar un mejor entendimiento del tipo de relación que los humanos de la antigüedad tenían con el ambiente que los rodeaba y la forma en que interpretaban diversos fenómenos naturales.

Entre las diversas disciplinas que comprende el estudio de la geomitología, los fósiles figuran como una de las principales evidencias sobre la forma en que estos mitos pudieron estar contextualizados en la época en que aparecieron, y es a través de estos que pudiéramos tener una comprensión más completa sobre esas historias fantasiosas en la actualidad.

Leyendas de la tierra dorothy vitaliano

 

La intrínseca relación entre fósiles y mitología.

Hay muchos ejemplos en la historia sobre la forma en que hemos recolectado estos vestigios orgánicos para posteriormente interpretarlos. Adrianne Mayor, autora del libro The first fossil hunters, apunta una serie de historias que pueden explicarse a través de la interacción entre fósiles y seres humanos, algunas tan remotas que aparecieron antes del Antiguo Egipto y hasta el Imperio Romano.

Es plausible que el vínculo entre estos pueblos antiguos y los fósiles haya sido mucho más estrecho de lo que suponemos. Mayor enfocó su investigación en mostrar que las relaciones y la comprensión de algunos conceptos naturales que hoy dominamos a la perfección no fueron tan ajenos como suponemos a los pueblos que existieron hace miles de años.

The first fossil hunters adrienne mayor

Ciertas ideas como la extinción de especies o el fenómeno que pudieron apreciar en Delos, que les reveló la existencia de un ciclo natural continúo de transgresiones marítimas casi imperceptibles y formaciones de zonas terrestres, resultan sorprendentemente similares a lo que sabemos en la actualidad y que nos han acostumbrado a creer se trata de conocimiento “moderno”.

 

Geomitología y animales mitológicos basados en especies extintas.

Las antiguas poblaciones poseían una mayor percepción del ambiente que los rodeaba, y la interacción entre imaginación y hechos es la clave para un entendimiento verdadero de la mitología que nos heredaron. Por ejemplo, en Roma y Grecia antiguas tenía la idea de que las especies se estaban encogiendo pues encontraban huesos gigantes que no coincidían con el tamaño de ningún animal conocido.

La idea de que animales gigantes se habían extinguido de alguna forma también era una idea relativamente común en aquella época, esto queda de manifiesto en historias como las Neades donde se ofrecen relatos de monstruos enormes que habrían existido en la región de Samos, en Grecia, animales gigantescos cuyo rugido podía dividir la tierra.

Craneo giraffidae

Samos es una región donde se han suscitado grandes terremotos e incluso en nuestros días se siguen encontrando fósiles como los del Samotherium. Entonces resulta fácil entender como surgieron las ideas que refutaban al fijismo y mejor aún, por coincidencia o no, la forma en que se acercaron a los procesos tafonómicos con estos fósiles.

Cuando se relacionan las leyendas y la información disponible en la actualidad rápidamente nos damos cuenta que la habilidad de observación que poseían los pueblos antiguos era admirable.

 

Los grifos.

Sin embargo, se produjeron casos en que estos fósiles terminaron influenciando la descripción de animales con los que creían cohabitar los antiguos humanos. Tal vez el caso más popular en la actualidad sea el grifo, un animal que a diferencia de los antes mencionados no se consideraba mítico, sino real.

Grifo mito

Representación de un grifo.

La leyenda de los grifos inició en el desierto de Gobi, en una ruta entre Mongolia y China donde mercaderes y mineros solían realizar caravanas comerciales para el intercambio del oro. Aquellos nómadas contaron historias sobre un animal temiblemente territorial y protector de sus nidos, lugares donde supuestamente se encontraba el oro.

Hoy se cree que aquellos mineros descubrieron fósiles que son muy comunes en el desierto de Gobi, restos del Protoceratops, que frecuentemente se encuentran expuestos de forma natural en el desierto y muchas veces se asocian con el oro. Así fue que aquellos hombres empezaron a diseminar leyendas sobre los grifos con la intención de ahuyentar a las personas para proteger el oro del lugar.

Protoceratops esqueleto

Fósil de Protoceratops.

Sin embargo, lo más interesante es que diversos autores de la antigüedad llegaron a describir incontables características de estos animales, sin siquiera cuestionar su existencia, pues las leyendas los habían convencido de que el animal era real.

 

Dioses en el Antiguo Egipto.

Dentro de la mitología egipcia también puede encontrarse un caso muy particular que ilustra la importancia de buscar una comprensión entre el contexto y los mitos. En el panteón de las divinidades egipcias se pueden encontrar seres antropozoomorfos, es decir, con anatomía humana y animal.

Y no se trata de coincidencia, pues los animales con los que estos dioses compartían características podían encontrarse en la región y tenían algún tipo de vínculo con la deidad que representaban.

Dibujo dios egipcio seth

Por ejemplo, Sobek era la personificación del río Nilo en forma de un hombre con cabeza de cocodrilo. Pero hubo una deidad egipcia que siempre intrigó a los investigadores, particularmente conocido por sus características antropozoomorfas: Seth jamás tuvo similitudes con algún animal viviente en la región de Egipto.

Sin embargo, dicha representación podría explicarse a través de hallazgos paleontológicos, dado que cráneos de animales pertenecientes a la familia Giraffidae pueden localizarse en áreas fosilíferas de Egipto, y el cráneo de estos animales es muy semejante a la representación de la cabeza de Set que los antiguos egipcios hacían. En el panteón egipcio Set se consideraba una personificación del desierto, la violencia y las tempestades.

Fosil de una giraffa ilustracion

Ilustración fósil de una jirafa

Precisamente el desierto es el lugar donde pueden encontrarse estos fósiles expuestos tras grandes tempestades, lo que hace que la asociación entre ambos sea algo más posible.

 

Geomitología y paleontología “prehistórica”.

Estos no son más que pequeños ejemplos de la forma en que nuestra historia se vio influenciada por pequeños detalles que, mal comprendidos, nos han llevado a creer que el estudio e interpretación de la paleontología es una disciplina moderna, cuando realmente los fósiles han sido interpretados de las más diversas formas.

Los primeros registros que indican la recolección de fósiles por manos humanas se remontan a 100,000 años en el pasado. No hay forma de especificar si esto fue a propósito, pero es un comienzo para que podamos entender la evolución de la percepción humana en lo que respecta al ambiente que la rodea.

Jupiter ammon y amonitas

Representación de Júpiter Ammon y una amonita.

Sin embargo, las cosas no siempre siguen este orden, donde el fósil origina al mito, pues algunos mitos han inspirado los nombres de ciertos fósiles. Por ejemplo, las amonitas reciben este nombre por las similitudes que guardan con los cuernos del dios Júpiter Ammon.

 

Conclusiones.

La geomitología todavía es una disciplina poco explorada, y es a partir de los últimos años que incontables historias vienen siendo analizadas por especialistas, sin embargo se requiere de una mayor colaboración interdisciplinaria de ciencias relativas. Esta aportación lograría que fuera cada vez más fácil ver los mitos como algo más que historias fantasiosas, revelando los hechos memorables para aquellas sociedades antiguas que sirvieron de base para las creencias de un pueblo.

Finalmente se lograría comprender que los pueblos de la antigüedad, a pesar de las limitaciones tecnológicas, eran capaces de distinguir acontecimientos que demorarían siglos en poseer una explicación lógica. Sólo entonces podremos evidenciar el interés por estos fenómenos que muchas veces pasaron desapercibidos por estudiosos e investigadores a través de los años.

2 Reacciones

  • Solo me interesa a la arqueología y cultura mexicana, ¿ Cuando los gringos nos devolverán a California, Nevada, Utah, Nuevo México, Texas y unas partes de Arizona, Colorado, Wyoming, Kansas y Oklahoma?

    Tenemos que hablar más sobre el engaño masivo de tratado de Guadalupe Hidalgo.

Hacer comentario