Foo Fighters: misteriosas luces acechando pilotos en la Segunda Guerra Mundial

«Foo Fighters» es un nombre asociado al mundo del rock que resulta familiar para la mayoría. Sin embargo, el término «foo fighter» se acuñó durante la Segunda Guerra Mundial para referir misteriosos objetos aéreos divisados por pilotos Aliados en los cielos del Pacífico y Europa. El apodo se popularizó rápidamente, y llegó a describir la mayoría de avistamientos ovnis durante la época de guerra. El primer reporte oficial de un foo fighter sucedió en noviembre de 1944.

Foo Fighters

Origen de los foo fighters en la Segunda Guerra Mundial.

Aquel día, la tripulación de un Bristol Beaufighter realizaba una misión nocturna sobre el río Rin. A bordo se encontraba el piloto Edward Schlueter, el operador de radares Donald J. Meiers y un oficial de inteligencia llamado Fred Ringwald. Estas tres personas detallaron el avistamiento de 10 objetos que emanaban una luz brillante color naranja mientras perseguían al Beaufighter a gran velocidad.

En el reporte, los tripulantes advirtieron que el destello de estos objetos variaba entre un color naranja y el rojo fuego, comparándolos con decoraciones navideñas. Resultó evidente que los controlaba alguna clase de inteligencia, aunque la misma no se mostró hostil con los Aliados. Según los reportes, estos objetos brillantes siguieron apareciendo durante varios minutos hasta que repentinamente se esfumaron.

Bristol Beaufighter
Bristol Beaufighter.

Al principio, surgió la hipótesis de que los foo fighters eran algún tipo de armamento secreto desplegado por el enemigo. Un mes después, el Cuartel General Supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada (SHAEF) publicó un comunicado de prensa sobre los hechos. Allí, mencionaron que los objetos brillantes divisados por los pilotos eran una «nueva arma alemana».

Ovnis en 1945.

Días después, tanto el British Daily Telegraph como el New York Herald Tribune reseñaron la historia y emplearon el término «Foo Fighters» para el público. Para enero de 1945, la revista Time publica un artículo titulado «Foo-Fighter» donde mencionan que extrañas «bolas de fuego» acecharon a los cazas nocturnos de la USAAF durante varias semanas. En ese artículo, se decía que «Foo Fighter» era el término empleado por los pilotos para referirse a las extrañas «bolas de fuego».

Los reportes de objetos brillantes surcando el cielo nocturno no dejaban de llegar, pero jamás se consiguió una identificación precisa. Y los Foo Fighters no solo acechaban Aliados, pilotos japoneses y alemanes también reportaron encuentros con objetos brillantes durante las misiones. Para esas alturas, los avistamientos se volvieron un asunto serio. En los reportes señalaban que los misteriosos objetos voladores se desplazaban a 325 km/h junto a los cazas.

Podían manifestarse en formaciones o surgir individualmente. Sin embargo, ni el control aerotransportado ni los sistemas de radar en tierra lograron registrar los dichosos objetos brillantes.

Encuentros con los foo fighters.

Posteriormente, los foo fighters aparecieron en diversas regiones del planeta. Uno de los reportes más inquietantes tuvo lugar en el océano Índico. Durante una misión de rutina, dos tripulantes de la embarcación polaca S.S. Pulaski divisaron extrañas esferas de luz color verde. Estos objetos surcaban el cielo y los testigos mencionaron que su tamaño se aproximaba al de una luna llena.

Duane Adams, un piloto de la Fuerza Aérea de EE. UU., llegó a elaborar dos reportes sobre sus encuentros con los foo fighters. En el informe refirió una luz brillante que persiguió su avión durante casi media hora, antes de desvanecerse en la oscuridad. En ambos encuentros, Adams volaba de noche sobre el Pacífico Sur y toda la tripulación que lo acompañaba respaldo su historia.

Foo Fighters en la Segunda Guerra Mundial

Un miembro de la Octava Fuerza Aérea de EE. UU. llamado Charles Bastien también relató un encuentro con los foo fighters en la región fronteriza entre Bélgica y Países Bajos. En esta ocasión, se les describió como luces antiniebla que cambiaban rápidamente de dirección incluso volando a altas velocidades.

Durante un vuelo comercial de Pakistan International Airlines, los pilotos que surcaban el cielo de Karachi se encontraron con un foo fighter. Curiosamente, el encuentro se produjo durante el día. En esta ocasión lo describieron como un objeto esférico, con un anillo de metal que emitía luz de color blanco desde el núcleo. El capitán de vuelo agregó que resultaba difícil especificar la velocidad a la que se desplazaba el objeto brillante debido al movimiento relativo. La aerolínea llevó a cabo una investigación, y la versión oficial es que los pilotos confundieron una nube lenticular con un foo fighter.

Aunque estos son solo algunos de numerosos relatos, la cantidad de reportes sugiere que el fenómeno de los foo fighters era algo relativamente común.

Un intrigante misterio sin resolver.

Con el transcurso de las décadas, tanto investigadores como científicos postularon diversas hipótesis sobre la naturaleza de esos objetos brillantes en el cielo. En Intercept UFO, el escritor italiano Renato Vesco sugirió que los foo fighters eran armas secretas desarrolladas por los nazis. Retomó la teoría de la SHAEF y agregó que los foo fighters funcionaban como minas antiaéreas propulsadas por un motor de reacción. Consideraba que las lanzaban desde tierra y se guiaban automáticamente.

Foo Fighters nazi diorama

Mientras tanto, otros investigadores consideraban que los reportes sobre foo fighters no eran más que una mala interpretación de un extraño fenómeno meteorológico conocido como Fuego de San Telmo. Aunque extremadamente raro, este fenómeno era reportado desde la antigüedad por marineros que lo consideraban un buen presagio. Básicamente, el Fuego de San Telmo es una bola de plasma que emite chispas sin necesidad de que existan nubes o suelos próximos.

Cuando las chispas se producen cerca de los mástiles en los barcos o alas de los aviones, el resplandor oscila entre el color azul y violeta. Aunque el Fuego de San Telmo guarda algunas similitudes con los foo fighters, los testigos descartaron la hipótesis a causa de la peculiar diferencia en el color de la luz que emitían.

Producto de una alucinación.

También están quienes sugieren que el fenómeno no era más que un error humano. Una alucinación absoluta, el reflejo de la Luna o de una estrella mal identificada. Estas personas  creen que los pilotos probablemente alucinaban a consecuencia de la fatiga producida por el combate. No cabe duda que el impacto de este conflicto acarreó muchos problemas psicológicos y físicos a los involucrados, y probablemente el avistamiento de los foo fighters era otra consecuencia del estrés de batalla.

La mayoría de los pilotos no está de acuerdo, no aceptan que pudieran padecer alucinaciones a causa del cansancio. Por eso, después de todos estos años, el origen y la naturaleza de los foo fighters siguen siendo un misterio.

Artículos relacionados:

Últimas Entradas:

Deja un comentario