El festival musical súper VIP que terminó en fiasco

Fue concebido como un evento de puro lujo en una isla de las Bahamas, con entradas que alcanzaron los US$ 250,000. Pero todo salió terriblemente mal. El evento se llama Fyre Fest, y tendría lugar en Exuma, en Las Bahamas.

nelson festival haha

Se empezó a promocionar desde del mes de diciembre, con espectáculos de 20 bandas y entradas que iban desde los US$ 1,500 hasta los US$ 250,000, precio que se pagaba por un hospedaje de lujo, paseos en yate y eventos con la presencia de 400 supermodelos e influencers digitales – contratados para hacer promoción al evento desde las redes sociales.

La idea era congregar a un máximo de 7,000 personas en el festival de música más lujoso de la historia. Los organizadores del evento, entre los que se encontraba el intérprete Ja Rule, prometieron premios por un millón de dólares en joyas, dinero en efectivo y otros artículos.

Iniciando el 28 de abril, el festival se extendería durante dos semanas. Pero apenas llegaron los primeros asistentes y el caos se hizo presente en el evento. Las cabañas donde se hospedarían estas personas no estaban listas, por lo que tuvieron que acampar en tiendas al aire libre.

Los organizadores habían prometido gastronomía de alta calidad: pero después de varias horas, la primera comida que sirvieron consistía en dos rebanadas de pan con queso. Internet era lo único que funcionaba, y el público asistente la usó para publicar fotos y relatos comparando aquel escenario con un campo de refugiados.

fyre festival comida

El equipaje de los visitantes fue extraviado, las bandas (de las cuales la más conocida era Blink 182) cancelaron las presentaciones y el gobierno de Bahamas decidió confiscar todo, pues los organizadores no habían pagado las tarifas aduanales del equipo que habían llevado.

Más lo peor estaba por llegar: los visitantes no pudieron retirarse de la isla, pues no había vuelos para todos, incluso llegaron a ser retenidos, sin agua ni alimentos, dentro del aeropuerto local (de acuerdo con la policía, para evitar posibles asaltos). Las personas recibieron agua hasta que un hombre se desmayó.

Los organizadores prometieron regresar todo el dinero, pero ya tienen en contra dos demandas de grupos de espectadores, una de las cuales pide una indemnización por US$ 100 millones.

10 Reacciones

Hacer comentario