La gran falacia sobre la existencia de “razas humanas”

A últimas fechas, los comportamientos de índole racial han incrementado de forma preocupante en países como Estados Unidos, India, Alemania y Hungría, sin hacer mención de las terribles masacres en Sri Lanka y Nueva Zelanda promovidas por diferencias ideológicas que subyacen en el extremismo racial. Algunos de los casos más polémicos han tenido lugar entre la ciudadanía estadounidense que en 2017, durante tercer año consecutivo, registró un incremento en los crímenes de odio.

el nordico

El propio presidente, Donald Trump, alguna vez aseguró que los “mexicanos son traficantes y violadores” y “algunos neonazis son muy buenas personas”. En México, el racismo también impera: según cifras de la Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS) publicadas en 2017, el 20.2% de los mexicanos con mayoría de edad ha sido víctima de discriminación por su tono de piel, manera de hablar, peso, estatura, religión, preferencias sexuales, etc.

Al hacer frente a esta situación en aumento, deberíamos considerar dos aspectos relevantes sobre el tema: uno, que la propia idea de “raza” es una mentira. Y otro, que emplear el término, incluso para hacer una crítica, refuerza la falacia de que los humanos estamos clasificados en grupos fundamentalmente diferentes. Según el científico cognitivo George Lakoff, esto se debe a que entre más empleamos una palabra, mayor es la cantidad de circuitos cerebrales que activamos reforzando la metáfora en el proceso.

La gran mentira sobre las “razas”.

La Sociedad Americana de Genética Humana señala que “la ciencia genética ha demostrado que es imposible subdividir a los seres humanos en subcategorías biológicamente distintas”. Esto contraría el tradicional concepto sobre la existencia de razas humanas biológicamente separadas y distintas. Es decir, el concepto de raza no es más que una construcción social sin respaldo biológico.

personas pantone

En nuestros días, los científicos poseen un amplio consenso sobre la diversidad de los genes tanto al interior de los grupos étnicos como entre ellos. En 2014, más de un centenar de genetistas rechazaron de forma contundente la hipótesis de que los genes son responsables por la diversidad de situaciones económicas, políticas, sociales y de comportamiento que prevalece en el mundo.

El Proyecto Genoma Humano, una investigación científica que se extendió durante 13 años, confirmó que los genomas encontrados en todo el planeta comparten un 99.9% de similitudes. Por esto, la simple idea de que existan “razas” es un gran disparate.

Diferencias culturales.

Evidentemente, la afirmación anterior no significa que entre los grupos étnicos que habitan la Tierra no se manifiesten diferencias físicas, lingüísticas, del comportamiento, etc. Sin embargo, estas diferencias surgen a partir de la cultura y experiencia personal de cada individuo, no a causa de la deferencia genética.

La personalidad de cada persona está influenciada principalmente por el ambiente donde se desarrolla, por la estructura social que prevalece en su entorno, las tradiciones que conserva esta sociedad y la evaluación que hace de los tipos particulares de comportamiento. Esto es tan cierto, que la idea de que los humanos podrían dividirse en algunos cuantos grupos es un concepto relativamente moderno.

mosaico de la diversidad humana

¿Cuándo surgió el concepto de raza entre los humanos?

Los habitantes de la antigua Grecia jamás se vieron a sí mismos como “blancos”. Las líneas raciales en las que subdividió a los humanos, desde el “blanco” al “negro”, fueron impulsadas por diversas fuerzas históricas, particularmente el tráfico de esclavos por el Atlántico y algunos de los aspectos más crueles de la teoría racial que se diseminó en el siglo XIX. Por eso, muchos consideran que el concepto de raza es una aberración del mundo occidental moderno.

La mitología griega retrató a sus héroes con orígenes multiétnicos. Por ejemplo, el egipcio Dánao llegó a convertirse en rey de Argos, y su hija, Hipermnestra, figura como ancestro del más grande de todos los héroes griegos: Hércules. El propio Perseo, que mató a la temible Medusa, se casó con Andrómeda, originaria de Etiopia. Otro ejemplo sobre la inexistencia de una perspectiva racial se encuentra en Las Historias de Heródoto de Halicarnaso. En el 440 a.C. se afirmaba que dicha obra tenía como propósito “conservar la fama de realizaciones notables e importantes que produjeron los griegos y no griegos”.

El “padre de la historia” llegó a escribir que los etíopes se “consideraban los más altos y bellos entre todos los pueblos”. La imagen que los griegos tenían de los africanos no es algo excepcional. En el libro Humankind, el historiador Peter Farb destacó que “el arte, literatura y mitología griega frecuentemente retrataba a individuos de piel oscura con respeto”.

De África venimos.

En este punto, parece importante resaltar que los humanos modernos nos originamos en África. La evidencia más fuerte hasta ahora es que nuestra especie evolucionó en este continente y posteriormente se diseminó alrededor del mundo. Somos tan cercanos entre nosotros que Joseph Chang, un científico estadista de la Universidad de Yale, determinó que el ancestro más común entre todos los humanos que se encuentran con vida actualmente caminó por la Tierra hace tan solo 3,600 años.

“Nuestros hallazgos apuntan a una propuesta sorprendente: no importa tu color de piel o idioma, compartes ancestros que plantaron arroz en los márgenes del Yangtzé, quienes primero domesticaron caballos en las estepas de Ucrania, que cazaron perezosos gigantes en los bosques de Norteamérica, que trabajaron para construir la Gran Pirámide de Guiza”, resume Chang.

las manos de la hermandad

Si te niegas a aceptarlo…

Toda la evidencia está contra aquellos que se aferran a defender la idea sobre la existencia de “razas”. En primer lugar, tendrían que proporcionar una definición científica sobre el significado del término “raza”. A continuación, tendrían que demostrar la existencia de diferencias entre los grupos étnicos que justifiquen la división de los humanos en “razas” diferentes. Hasta ahora, esto es imposible.

La mayoría de nuestras diferencias residen en nuestra cultura, las experiencias personales, no en nuestro ADN. Por eso, deberíamos dejar de enfocarnos en esas insignificantes diferencias individuales y concentrarnos en algo mucho más importante que todos tenemos en común: nuestro planeta y la destrucción que le estamos provocando.

  • zero Jun 3, 2019 Responder

    muy cierto

  • Luis González Jun 3, 2019 Responder

    Excelente, información digna de dedicarle un buen rato de meditación, como humanos tenemos que aprender a despojarnos de cualquier prejuicio es hora de vernos como iguales…

  • Tet Jun 3, 2019 Responder

    Menuda. El zetgeist actual es el de los ofendidos y la comunidad científica no se escapa. Se enteraron que van a enviar a una mujer a la Luna sólo por cuestión de equidad?, sí, como en los Simpsons. El autor del Trastorno por déficit de atención fijo que era mentira antes de morir, y hasta donde sé se siguen medicando a los niños en vez de darles un buen chanclazo. Tooodo se resume a lo siguiente: de qué etnia es tu perro? Vi en las noticias que unos perros de etnia boxer protegieron a su dueño de unos asaltantes.

    • Sardino Jun 3, 2019 Responder

      Mhy Pehrro no tiehne rasa porh que le hofhende

    • R_Guy Jun 4, 2019 Responder

      a ver tarado, da igual que alguien se ofenda o que no, a la realidad le da igual la opinión y los sentimientos tuyos o de cualquiera y la ciencia se dedica a explicar la realidad a través de metodologías de investigación, si se concluye que no hay razas es un hecho te guste o no. No hay grupos humanos que hayan pasado el suficiente tiempo aislados como para generar características propias que les separen lo suficientemente de los demás y considerarse otra «raza» (que el termino no esta acuñado científicamente si quiera), las diferencias que ves entre distintos seres humanos dependen básicamente de adaptaciones al medio, cosa que cualquier grupo de seres humano es capaz de hacer a través de algunas generaciones, por ejemplo un boliviano que vive en grandes alturas desarrolla un torso ancho ara adaptarse mejor a la región, sin embargo si te llevas a un grupo de estas personas a un lugar con poca altitud perderán esa característica con el paso de los años, lo mismo pasa con la concentración de melanina en la piel, el tipo de cabello (rizado o liso) o el ancho de la nariz (que sirve para adaptarse al tipo de clima).
      Hoy en día estamos tan mezclados que podemos encontrar rubios con un padre negro y negros con un padre rubio, ¿no te gusta la realidad? te jodes

    • Zitreau Jun 8, 2019 Responder

      Sólo, como observación, lo de que el autor del TDAH se arrepintió, fue un bulo, dicho trastorno existe realmente pero lo que sí es muy cierto es que es de los trastornos peor diagnosticados, hace falta mucha información para diagnosticarlo y tratarlo correctamente, más importante aún, sin medicamentos (Son más daño que bien)

  • jonkie Jun 3, 2019 Responder

    Sin embargo, como lo plantea Yuval Noah Harari en sus libros, aparentemente estamos al borde de una verdadera brecha racial. En donde los más ricos podrán pagar modificaciones genéticas para sus hijos, y la gente de escasos recursos será tan limitada genéticamente que en el paso de un par de generaciones es posible que tengamos menos en común entre clases sociales que con los simios.

    • YANIMEACUERDO MENCHO Jun 3, 2019 Responder

      GATACCA

    • Kamikaze Boy Jun 3, 2019 Responder

      eugenesia , de hecho hace no mucho aqui en marcianosmx publicaron un post donde decian que un chino habia modificado geneticamente a una niña para hacerla mas resitente a enfermedades

  • Alcallin Jun 3, 2019 Responder

    Lo mismo aplica a los perros. Se divide en razas por su distintas variaciones visuales, de tamaño y color, pero genéticamente siguen siendo perros. Evolución y selección los han transformado, al igual que a los humanos. La palabra Raza esta bien concebida se refiere a la variación del ser humano, que realmente si tiene, al menos visualmente. Que ya lo quieran negar por considerarse más abiertos y humanitarios con todo el mundo es diferente.
    Eso sí, la concepción de una raza superior es una construcción estúpida. Cada «raza humana» es superior en el lugar dónde vive.

    • Leipzig Jun 3, 2019 Responder

      Esperando a que Tenoch diga algo estupido…

      • Tenoch Jun 4, 2019 Responder

        Me ofende caballero, discrepo con su concepto de diversión, comentar algo estupido algún di ame llevara a la presidencia

  • alex Jun 4, 2019 Responder

    cierto, tampoco hay honestos ni delincuentes, distinguirlos es resultado de un constructo social, qué es ser honesto? qué es ser delincuente? tendrían que demostrar la existencia de diferencias entre los grupos sociales que justifiquen la división de los humanos en “conductas” diferentes. Hasta ahora, esto es imposible.

    • R_Guy Jun 4, 2019 Responder

      Es posible distinguir a un delincuente como alguien que ha cometido un delito reiteradas ocasiones, una persona honesta es aquella con la cualidad de decir la verdad, es fácil saberlo porque son definiciones sociales, sin embargo el termino raza pretende ser científico pero en esta área no es capaz de, a través de la metodología de investigación científica, demostrar si quiera su existencia. Ahora, se sabe que si bien existen factores genéticos que puedan predisponer a una persona a ciertos comportamientos, son de hecho el entorno social, económico y geográfico los factores determinantes en cuanto a características humanas como la inteligencia

  • Tito Jun 4, 2019 Responder

    Avisenle al dum

  • Rayo Najera Jun 4, 2019 Responder

    OBVIAMENTE no voy a tratar con respeto al naco que escucha su música naca a todo volumen en las madrugadas.

  • Juan Carlos Morán García. Jun 7, 2019 Responder

    Entiendo que la conclusión de este artículo, es eliminar el concepto de que existen seres humanos superiores a otros, por solo tener un determinado color de piel o proceder de una región del planeta en particular, los humanos compartimos el mismo origen y las diferencias físicas son motivo de adaptación al entorno, pero el movimiento generado por la busqueda de mejoras (alimentación, clima más benignos), ha provocado las mezclas de dichas diferencias físicas. Pero, ¿Qué país puede asegurar que todos sus habitantes son homogeneos físicamente?, ni las aldea más pequeñas, pues contara con alguien más alto, más obeso, albino quiza. En fin, somos humanos y debemos promover el aprovechamiento de las capacidades que si nos distinguen, pues hay quienes son más hábiles para resolver problemas matemáticos, para diseñar máquinas, edificios, para trabajos físicos, transmitir conocimientos, deportes, etc. El objetivo común debe ser la conservación de la especie humana y el planeta que habita.

Comentar