La extrema falta de higiene en la Edad Media

En las películas de Hollywood ambientadas en la Edad Media acostumbramos a ver a nobles acaudalados y hermosas damas bien peinadas y llenas de joyas. Vistiendo ropas que destacan por su pulcritud y blancura. Pero todo es mentira, pues en realidad el pasado era una época en la que no a muchos les hubiera gustado vivir. Entre la caída del Imperio Romano, allá por el año 476 y hasta el descubrimiento de América, en 1492, la higiene personal no se consideraba una prioridad que digamos.

higiene en la Edad Media(2)

 

La práctica del baño en la Edad Media.

Los médicos tenían la creencia de que el agua, sobre todo la caliente, debilitaba los órganos, dejando el cuerpo expuesto a condiciones insalubres y que, de llegar a penetrar por los poros, podría transmitir todo tipo de enfermedades. Incluso llegó a extenderse la idea de que una capa de suciedad protegía contra las enfermedades y que, por lo tanto, el aseo personal debía de hacerse “en seco”, solamente con una toalla limpia para frotar las partes expuestas del cuerpo.

Los médicos solían recomendar que los niños se limpiaran el rostro con una tela blanca para limpiar el sebo, pero no en demasía para evitar retirar el color “natural” (sucio) de la piel. En realidad, los galenos consideraban que el agua era perjudicial para la vista. Que podía provocar dolor dental y catarros, empalidecía el rostro y dejaba los cuerpos más sensibles al frio durante el invierno y la piel reseca en verano. Además, la Iglesia condenaba el baño por considerarlo un lujo innecesario y pecaminoso.

La falta de higiene no era una costumbre exclusiva de los pobres, el rechazo por el agua llegaba a las esferas más altas de la sociedad. Las damas más entusiastas del aseo tomaban baño, cuando mucho, dos veces por año, y el propio monarca sólo lo hacía por prescripción médica y con las debidas precauciones.

Los baños, cuando tenían lugar, se tomaban en una tina enorme llena de agua caliente. El padre de la familia era el primero en tomarlo, luego lo otros hombres de la casa por orden de edad y después las mujeres, también por orden de edad. Al final llegaba en turno de los niños y bebés que incluso podían perderse dentro del agua sucia. No es de extrañar que los niños de aquella época tuvieran un desagrado por el baño.

el aseo

La pestilencia corporal.

Todo era reciclar. Había gente dedicada especialmente a recoger los excrementos de las fosas sépticas para venderlos como abono. Los tintoreros guardaban la orina en grandes recipientes, que después utilizaban para lavar pieles y blanquear telas. Los huesos también se trituraban para hacerlos abono. Aquello que no se reciclaba se tiraba a la calle, porque los servicios públicos de limpieza urbana y sanidad no existían o resultaban insuficientes. Las personas tiraban su basura y residuos en cubetas por las puertas de sus casas o castillos. Imagínate la escena: el sujeto despertaba por la mañana, tomaba el orinal y lanzaba el contenido por su propia ventana.

La pestilencia que las personas desprendían por debajo de sus ropas se disipaba con abanicos. Pero sólo los nobles tenían el privilegio de poseer lacayos para hacer dicho trabajo. Además de disipar el aire, también servían para ahuyentar los insectos que se acumulaban alrededor. El típico príncipe de cuento de hadas hedía más que su caballo.

conversacion pintura

En la Edad Media la mayoría de los matrimonios se celebraban en el mes de junio, de forma que coincidiera con el verano boreal. La razón es simple: el primer baño del año se tomaba en mayo; así, en junio, la hediondez de la persona (en este caso los novios) era todavía tolerable. De cualquier forma, como algunas personas apestaban más que otras o simplemente se rehusaban a tomar el baño.

Disfrazando el mal olor corporal.

Las novias solían llevar ramos de flores al lado de su cuerpo en los carruajes para disfrazar el mal olor. Volviéndose, entonces, una costumbre celebrar los matrimonios en mayo, después del primer baño. No es casualidad que mayo se considere el mes de las novias y que de allí naciera la tradición del ramo de flores.

En los palacios y casas de familia la existencia de baños era prácticamente nula. Cuando surgía el llamado de la naturaleza, el fondo del patio o un matorral eran los elegidos, según la preferencia de la persona. No era raro también ver a alguien cagando en las calles. Los sistemas de drenaje aun no existían; por lo que las ciudades medievales eran verdaderos depósitos de basura y excrementos. Las grandes metrópolis, como Londres o París, en aquella época se consideraban como algunos de los lugares más sucios del mundo.

Hábitos peligrosos.

Los más ricos poseían platos de estaño. Ciertos alimentos oxidaban el material llevando a mucha gente a morir envenenada, sin saber por qué. Los alimentos ácidos provocaban este efecto y algunos pasaron a considerarse tóxicos durante mucho tiempo. Con las copas ocurría lo mismo: el contacto con el whisky o la cerveza hacía que el individuo entrara en un estado de narcolepsia provocado tanto por el alcohol como por el estaño.

Alguien que pasara por la calle y viera a otra persona en este estado podía pensar que estaba muerto y luego preparaban el entierro. El cuerpo se disponía sobre la mesa de la cocina durante algunos días, mientras que la familia comía y bebía esperando a que el “muerto” volviera a la vida o no. Fue de aquí que surgió la costumbre de velar al muerto.

La higiene de los reyes.

El rey Enrique VIII, famoso por romper con la Iglesia Romana y por haberse casado en seis ocasiones, tenía más de 200 empleados que le servían como cocineros, cargadores, agitadores, etc. Pero los sirvientes con la peor de las suertes eran aquellos que debían cuidar de las “necesidades” del rey. Tenían que despiojarlo una vez al día, limpiarlo luego de que hiciera sus necesidades y lavar sus partes mientras el rey estaba sentado.

Enrique VIII

Incluso cuando la reina estaba embarazada y el monarca tenía ciertas necesidades, uno de los sirvientes –hombre o mujer– debía “echarse una cascarita” con el rey. Esto, por supuesto, se hacía frente a varias personas, que después del “acto” cambiaban sus ropas.

Sin embargo, incluso ante toda esta suciedad, cuando un noble viajero o cualquier miembro de la nobleza se presentaban ante el rey o la reina, se debía inclinar en señal de veneración. Y si por cualquier motivo esa persona, en ese justo momento, tenía que libertar una flatulencia frente al monarca, la pena era el destierro. El desafortunado flatulento quedaba exiliado y no podía volver durante 7 años, y eso si el rey admitía su retorno. Esto muy probablemente dio origen a la vergüenza y desaprobación de peerse frente a otros, pese a que es un acto natural y común a todos los mamíferos.

Artículos relacionados:

Últimas Entradas:

35 comentarios en «La extrema falta de higiene en la Edad Media»

  1. Creo que falto mencionar el uso en las mujeres (edad media/renacimiento) de sus pesadas faldas con gruesas telas de dos o tres capas, que no precisamente era para hacerlas amponas o muy grandes y vistosas… si no para esconder sus «aromas» privados a queso gruyere… y ahora súmenle que una vez al mes las damas… pfffffff

    Responder
  2. hay muchas costumbres que tienen origenes similares, desde los saludos , hasta frases triviales o refranes.
    Gracias a Disney, las ideas que se tienen sobre esa epoca, la hacen ver glamorosa y maravillosa, cuando en realidad esta todo maquillado. Y el trato que tenian los señores feudales con sus subditos era de los denigrante que habia. En fin, buena informacion la que comparte este post.

    Responder
  3. No era una buena época para vivir, aunque supongo que fuera de las ciudades se debía vivir mejor. Falta comentar que las ciudades estaban infestadas de ratas, que convivían cotidianamente con las personas, y que esa fue la causa precisamente de la peste bubónica. Por cierto me surge una duda: ¿había tomates en la Europa medieval? siempre pensé que eran un fruto americano…

    Responder
  4. aunque un poco posterior, tambien es interesante mencionar lo de la moda de las pelucas, asi disimulaban el no bañarse y el cabello todo tostado y seboso.

    Responder
  5. no, pero hay limites, hace 500 años los mexicas se bañaban, sus ropas eran limpias, se lavaban los dientes, la higiene femenina era semejante a la de ahora… o sea.

    que uno no tenga mucha tecnologia no es pretexto para no hacer la lucha de estar limpio.

    Falto mencionar la escaces de agua en europa

    Responder
  6. Obvio ya sabia esto, siempre que veo retratos de reinas de la antiguedad lo primero que me viene a la mente es el hedor a vagabundo, pero no fue su culpa ellos no sabian de los microbios ni bacterias el pasado siempre es interesante y lo mas interesante de leer historia es que cualquier cosa de este tipo que no hubiera pasado y ninguno de ustedes hubiera existido, menos criticas y mas respeto.

    Responder
  7. Mentira. La iglesia jamás prohibió los baños ni los consideraba lujosos. Que maña esa de echarle piedritas a la iglesia en cada que haya oportunidad, asi sea con las mentiras mas espantosas e ignorantes.

    Responder
  8. La realidad es que el hombre del pasado era lo mas bajo culturalmente hablando; en la actualidad es donde se ven tantas prerrogativas que buscan un aseo personal y tanta apariencia social. Al menos el pasado fue sin tanto baño, pero mas social. Mas humano.

    Responder
  9. En un viaje que hice a la ciudad de Dublin, Irlanda, me entere que este lugar era un verdadero basurero de la edad media (de ahí que ingleses se sientan superiores a los irlandeses), ahí llevaban a leprosos, enfermos de la peste, más aparte convictos y psicopatas… la bella Dublin que descubrieron y fundaron los vikingos se vio completamente arruinada por los Normandos quienes después se transformarían en Ingleses. Aún se pueden dar tours guiados por lugares que alguna vez fueron agujeros dentro de la sociedad Gaélica.

    Responder
  10. Es que trato de imaginar como era ese momento de intimidad y me cuesta creer que pudieran soportar uno u otro individuos la pestilencia y mugre del otro. Aparte de la falta de higiene corporal, habia una total falta de higiene bucal, no se limpiaban los dientes, era común que las personas tuvieran caries y mal aliento. Todo ser humano a diario suda para eliminar toxinas del cuerpo, todos los días mueren celulas en nuestras pieles, todos los días defecamos y expulsamos excrementos por el ano y esa zona queda sucia, llena de bacterias y hedionda, todos los días orinamos y quedan restos de orina en los genitales acompañada de materia orgánica muerta que entra en descomposición. Nuestras genitales y ano sudan tambien. Con solo pasar un día sin lavarte se te acumula una capa de bacterias de color blanquesina y hediondisima imaginense como se pondría eso con varios meses o años sin bañarse. Imaginense los genitales que secretan flujos a diario llenos de bacterias, más la sangre producto de la menstruación. Entonces, con un cuerpo sucio y hediondo, con unos getinales podridos y sucios y con el ano aún más apestoso por la acumulación combinada de bacterias producto de materia fecal en la mucosa del ano, sudor y calor en esa zona, me pregunto: ¿Cómo podian hacer el amor dos personas con tanta mugre y hediondes en sus cuerpos? Nooooooo me lo imagino de verdad

    Responder
  11. Hoy he realizado una exposición sobre la Revolución Industrial en la Edad Media (soy estudiante de Historia) y uno de los temas era la higiene. Mi profesor me ha aclarado ciertos puntos, como lo de los «baños privados» y el «agua va» (lo de tirar los desperdicios a la calle) que era cierto (después de otras páginas desmintiendo los datos), que aquí se mencionan. Un artículo bastante completo, sin duda y me refuta lo que se me explicó.

    Una cosa que se podría haber añadido es que, durante los siglos XII y XIII existían baños públicos en las ciudades (y mixtos, además), pero al final se realizaban diversas actividades… menos bañarse propiamente dicho, lo que, debido al mal estado de los baños, la mano de la iglesia (que lo consideraba frívolo e impuro), y una política gremial que surgió, poco a poco cayó en desuso lo de bañarse en aquellos locales y se limitaban a los baños en seco ya mencionados en la entrada. (Sacado del libro de Jean Gimpel La Revolución Industrial en la Edad Media, 1975)

    Siempre se ha tenido el concepto del medieval como «sucio» (que, visto la entrada, más bien lo era), pero en un principio intentó ser curioso, aunque tampoco se preocupaba demasiado.

    Un saludo y ojalá se puedan leer más entradas de este tipo. Pocas veces encuentro en la red entradas históricas completas y ceñidas a los hechos.

    Responder
  12. Ya sé que han pasado un par de años pero en fin… Varias cosillas, lo primero, la higiene personal como bien se dice es personal, no puedes extrapolar un caso a toda una provincia, un país o un continente… No es objetivo.
    Lo segundo, las «tradiciones» no siguen vigentes en Europa por varios motivos, la ciencia ha avanzado lo suficiente como para haber desmentido (y desde hace siglos) el mito de la Edad Media en el que se basaban para decir que la suciedad significaba protección contra muchas enfermedades, es decir, que en Europa sabemos que la higiene es fundamental; otro motivo, es que la tecnología también ha avanzado y todo el mundo tiene agua corriente (en Europa) y un baño o incluso, dos o tres por cada casa/piso, por lo tanto, nos duchamos sino diariamente (porque no puedo hablar por todos), la mayoría de los días.

    Lo tercero, no puedes juzgar la historia, lo que ha ocurrido, ha pasado en un contexto determinado con unas creencias determinadas. Al igual que hoy en día no puedes juzgar a los alemanes por lo que pasó en la 2º Guerra Mundial, tampoco se puede juzgar a los españoles por haber colonizado América, ni tampoco puedes juzgar la falta de higiene que había en la Edad Media y mucho menos decir que se mantiene, es algo totalmente incoherente y estúpido.

    Responder
    • Más allá que me encanta España, debo decirte y al resto de los que tanto se enfadan, que América no fue «colonizada» por España, sino CONQUISTADA Y SOJUZGADA, las poblaciones que aquí existían fueron llevadas a la muerte por la esclavitud, el hambre, el trabajo, las minas de donde sacaban el oro que iba a la corona española, aunque a los españoles no les tocara nada. Muchos, pero muchos que querían ser libres y para eso luchaban fueron torturados y muertos de manera atroz. Picas con cabezas y miembros de sus cuerpos eran exhibidos en plaza pública y por todos lados para atemorizar.

      Todo esto que te cuento es obviamente incompleto, bastaría con leer al español FRAY BARTOLOMÉ DE LAS CASAS para saber un poco. En América los originarios se desmayaban del olor que tenían los conquistadores, y, cuando estos se sacaban las botas, ni te cuento! Así han perdido muchas batallas. Además de enfermarse por contagio MUCHAS ENFERMEDADES y apareció la sífilis .

      Me encanta España como ya te dije, es la tierra de mis ancestros, mejor no te cuento que mi abuelo Andaluz, de Bujalance, era sacerdote, como correspondía en aquella época al hijo menor de ciertas familias, dejó los hábitos y se hizo pastor luterano. Mi bisabuela, Luisa Pozuelo lo desheredó y no tuvo comunicación nunca más con él.

      Eso me entristece mucho.

      Si de algún modo te sentiste agredido, te aseguro que no fue mi intención. Sólo contarte algo de la historia.
      Un abrazo

      Responder
    • Me gusto tu conentario y soy mexicana, tienes razon no podemos jusgar a los demas por lo que fue su historia, tratar de no estar atacandonos unos a otros y admirar lo que se tiene que admirar y respetar lo que se tiene que respetar de cada cultura. Todos nos adaptamos a la situación de vida y creencias que nos toca vivir.

      Responder
  13. En aquellos tiempos de la edad media la iglesia jugaba un papel importante en la vida del individuo , si la iglesia decía que que bañarse era vanidad y pecaminoso , los individuos tenían que sujetarse al mandato de la iglesia ya que ejercia su hegemonía en esos tiempos

    Responder
  14. La limpieza material y espiritual es fundamental para el desarrollo de la raza humana. Pero lo mejor es el punto de equilibrio para todos los actos humanos. Una limpieza adecuada es fundamental para prevenir las desastrosas epidemia.s Es mejor ser limpio, pulcro y ordenados en nuestras costumbres sociales y humanas. Pero también hemos aprendido que el punto de equilibrio es el críal de la comunión del hombre con su entorno, consigo mismo; y con las positivas energías; A las que llamamos con el omnipotente nombre de Dios.

    Responder

Deja un comentario