Estudio concluye que los motores de curvatura son viables

Un artículo científico revisado por pares, concluyó que el motor de curvatura (warp drive) es completamente viable. Si no eres fan de Star Trek, difícilmente entenderás de lo que hablamos. Para poner las cosas simples: esta clase de motor permite un desplazamiento por curvatura, un método ficticio de propulsión por arriba de la velocidad de la luz. Y ahora, un estudio asegura que la tecnología es más viable de lo que se creía.

Motor de CurvaturaWrap Drive
Modelo de un motor de curvatura de Alcubierre.

A través de un artículo publicado en la revista Classical and Quantum Gravity, el Dr. Erik Lentz, de la Universidad de Göttingen, argumenta que los viajes superlumínicos (más rápidos que la luz) son viables empleando la física convencional. Esto contradice a las teorías previamente propuestas sobre la tecnología de desplazamiento por curvatura, donde referían que la generación de energía dependía de la materia exótica.

“El estudio acercó el problema del viaje más rápido que la luz a un paso de la investigación teórica en física fundamental y aún más cerca de la ingeniería”, señaló Lentz en un comunicado. Si todavía no logras dimensionar las atrevidas aseveraciones de Lentz, vamos a ponerte en perspectiva.

Viaje por las estrellas.

Si emprendieras un viaje a Próxima Centauri, la estrella más cercana después del Sol, en el cohete más rápido de la humanidad, tardarías más de 50 mil años en llegar. Pero, el mismo trayecto empleando un motor de curvatura llevaría un máximo de 5 años. En teoría, esta clase de motor funciona curvando el tejido del espacio-tiempo alrededor de la nave para posibilitar un viaje superlumínico.

USS Enterprise (NCC 1701)(2)

El detalle es que los modelos teóricos existentes para esta clase de motores requieren de energía negativa, cosa que no sabemos si existe en realidad. Por eso, el modelo propuesto por Lentz resulta tan fascinante. Pues si pudiéramos alcanzar velocidades superiores a las de la luz empleando la física conocida, las posibilidades serían infinitas.

“El próximo paso es descubrir la forma de reducir la cantidad astronómica de energía necesaria para ubicarla al nivel de las tecnologías vigentes, como una enorme planta de fisión nuclear. Sólo entonces podríamos hablar sobre la construcción de los primeros prototipos”, asegura Lentz.

Otro estudio publicado en la misma revista también aborda el tema. Al igual que Lentz, este equipo sugiere que los motores de curvatura pueden construirse partiendo de los principios físicos conocidos por la humanidad hasta ahora. Evidentemente, aún queda un largo camino por andar antes que podamos reservar un viaje a estrellas vecinas. Sin embargo, nada cuesta soñar con que algún día nos subiremos a una nave como la USS Enterprise (NCC-1701).

Artículos relacionados:

Últimas Entradas:

Deja un comentario