Este globo gelatinoso es una nueva especie que habita el fondo marino

Además de fenómenos curiosos, los océanos sustentan una enorme diversidad de seres vivos de todas las clases. Y estas regiones inexploradas continuamente revelan secretos que no parecen de este mundo. Sin lugar a dudas, los océanos figuran entre los sitios más sorprendentes de nuestro planeta.

Duobrachium sparksae(1)

El motivo de que los humanos aún no metamos nuestras narices en estos sitios es su profundidad promedio. Y cuando los investigadores se aventuran a descender, es común que regresen con información sobre alguna especie nueva o fenómenos extraños.

Hace poco, investigadores de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) identificaron formalmente una nueva especie de animal submarino. Y lo hicieron mediante imágenes de alta resolución, filmadas durante uno de los descensos al fondo oceánico.

La nueva especie de ctenóforo.

Este peculiar ser vivo se llama Duobrachium sparksae. Pertenece a los ctenóforos, aunque de una especie muy inusual y gelatinosa. El ROV sumergible Deep Discoverer localizó este animal durante una inmersión en las costas de Puerto Rico. Por increíble que parezca, pasaron cinco años antes que los científicos pudieran establecerla como nueva especie.

animal marino con forma de globo

Y es que cuando se hace una identificación a partir de un video, el proceso es mucho más extenso y minucioso. Afortunadamente, la calidad de las imágenes que captó el Deep Discoverer ayudaron mucho en el proceso. Y es que en el video se aprecian detalles útiles en la estructura de este ser vivo, com un cuerpo que no supera el milímetro de largo.

En el artículo publicado por los investigadores, detallaron el análisis que permitió distinguirlo de otras especies conocidas de ctenóforos.

Se trata de algo único, pues logramos describir una nueva especie a partir de video en alta definición. No disponíamos de los microscopios que tendríamos en un laboratorio. Sin embargo, el video ofrece información suficiente para comprender la morfología a detalle, como la ubicación de sus órganos reproductivos y otros aspectos”, señaló el biólogo marino Allen Collins.

Animal peculiar.

Y las peculiaridades de este pequeño animal son varias. Obviamente, el aspecto más llamativo del Duobrachium sparksae es su cuerpo bulboso en forma de globo, además de los brazos con largos tentáculos. El ROV logró identificar tres ejemplares de la especie a una profundidad de 3,900 metros. En la filmación observaron a uno de los animales empleando sus tentáculos como ancla, para aferrarse al fondo marino.

“Era un organismo único y llamativo. Se movía como un globo de aire caliente fijado al fondo marino por dos cuerdas, manteniendo una altitud específica en el fondo del mar. No sabemos con certeza si estaba atrapado. Y tampoco observamos fijación directa en la exploración, pero parecía que el organismo tocaba el fondo marino”, señaló el oceanógrafo Mike Ford.

Los ctenóforos sólo pueden encontrarse en esta frontera entre la zona batial y abisal. Es precisamente por la extrema profundidad que los investigadores no localizan fácilmente a estos animales tan misteriosos. Y difícilmente logran identificar nuevas especies del filo con frecuencia.

Duobrachium sparksae morfologia

Probablemente pienses que se trata de una medusa en miniatura, pero estos animales ni siquiera están relacionados. Los ctenóforos son animales carnívoros que mantienen una dieta de pequeños artrópodos y varias especies de larvas. Existen aproximadamente 200 especies identificadas y, en promedio, cada año se identifica una nueva. La mayoría de estos descubrimientos dependen mucho de las capturas en video, pues recolectar estos animales es extremadamente complicado.

“Esto tiene su inconveniente, pues la taxonomía depende mucho de especímenes físicos preservados en museos que sirven como material de referencia en las comparaciones”, señalan los investigadores. “Y aunque tuviéramos el equipo, dispondríamos de muy poco tiempo para procesar al animal, pues las especies gelatinosas no se preservan mucho. En ese aspecto, los ctenóforos son peores que las medusas”.

Deja un comentario