Este animal ya hibernaba hace 250 millones de años

Los animales ya hibernaban hace 250 millones de años. Es la conclusión a la que llegó un grupo de investigadores de la Universidad de Washington, en los Estados Unidos. En el estudio, publicado en la revista Communications Biology el pasado 27 de agosto, los científicos explican que realizaron este hallazgo tras analizar un espécimen de Lystrosaurus localizado en la Antártida.

Lystrosaurus(1)
Lystrosaurus.

Hibernación en animales prehistóricos.

Los Lystrosaurus eran animales cuadrúpedos y de gran porte que lograron esparcirse por diversos continentes durante la Pangea, cuando todos los continentes del planeta integraban uno solo. Estos animales, parientes lejanos de los mamíferos, vivieron millones de años y salieron victoriosos de la mayor extinción en masa de nuestro planeta, un evento que tuvo lugar a finales del período Pérmico.

«El hecho de que el Lystrosaurus sobreviviera a la extinción masiva al final del Pérmico y se diversificara tan ampliamente a comienzos del Triásico lo convirtió en el grupo de animales muy bien estudiados para la comprensión de la supervivencia y adaptación», señala en un comunicado Christian Sidor, colaborador del estudio.

Los fósiles de este espécimen son la evidencia más antigua sobre un estado parecido a la hibernación en un animal vertebrado. Esto es un indicio de que la práctica surgió mucho antes de que existieran los mamíferos e incluso los dinosaurios. «Los animales que habitan las regiones próximas a los polos siempre tienen que lidiar con ambientes más extremos», señala la líder del estudio, Megan Whitney.

colmillos lystrosaurus

En la actualidad, los paleontólogos han encontrado fósiles del Lystrosaurus en la Antártida, India, China, Rusia y algunas regiones de África. El análisis de los restos sugiere que se trataba de animales entre 2 y 2.5 metros de largo, sin dientes, pero con un par de colmillos que probablemente empleaban para alimentarse extrayendo raíces y tubérculos del suelo.

Los colmillos del Lystrosaurus.

Son precisamente estos colmillos los que posibilitaron el estudio. Al igual que los elefantes, los colmillos del Lystrosaurus no dejaban de desarrollarse a lo largo de su vida. Al seccionar estas piezas, se hace posible obtener información importante sobre la historia de vida del animal, detectando ciertas alteraciones que sugieren cambios en el metabolismo, crecimiento o estrés.

En este estudio, el equipo trabajó con los restos fósiles de un Lystrosaurus encontrado en África y otro en la Antártida. Observaron un patrón similar de crecimiento en los colmillos, pero localizaron una pequeña diferencia en los fósiles descubiertos en la Antártida.

anillos en los colmillos

Los investigadores observaron que los colmillos del Lystrosaurus que habitó la Antártida presentan anillos gruesos y espaciados, algo que probablemente indique periodos de menor deposición a causa de un prolongado estrés. «Lo más parecido que podemos encontrar a las «marcas de estrés» que observamos en los colmillos del Lystrosauru antártico son las marcas de estrés en los dientes asociadas a la hibernación en determinados animales modernos», señaló Whitney.

Hibernación en animales prehistóricos.

El estudio no es una conclusión definitiva sobre la hibernación del Lystrosaurus, pues otros factores pudieron promover la aparición de los anillos en los colmillos. El hallazgo se confirmará tras analizar otros fósiles de Lystrosaurus de la Antártida y de Sudáfrica, aunque esto promoverá otro debate sobre estos antiguos animales.

«Los animales de sangre fría muchas veces ‘apagan’ su metabolismo internamente durante épocas complicadas, pero muchos animales endotérmicos o de ‘sangre caliente’ que hibernan frecuentemente reactivan su metabolismo durante el período de hibernación», explica Whitney. «Lo observado en los colmillos del Lystrosaurus de la Antártida coincide con un patrón de pequeños eventos de reactivación metabólica durante un período de estrés, que se parece más a lo que observamos en animales de sangre caliente que hibernan en la actualidad».

2 comentarios en «Este animal ya hibernaba hace 250 millones de años»

Deja un comentario