Esporo: la triste historia del esclavo esposo de Nerón

Nerón siempre será recordado como uno de los emperadores más depravados del Imperio Romano. Además de asesinar a varias de sus esposas lo culpan del asesinato de su propia madre con la que, dicen, sostuvo relaciones íntimas. La depravación del soberano era tal que llegó a castrar a uno de los hombres que convirtió en su esposo: Esporo.

Neron el empeador de roma
Nerón, probablemente el emperador más polémico de Roma.

Amor inesperado.

Esporo era un joven que desde muy temprana edad se convirtió en esclavo. Su notable belleza llevó a que lo eligieran puer delicatus, término con que los amos romanos más importantes referían a los jóvenes esclavos «exquisitos» o «delicados». El día que Nerón conoció a Esporo fue amor a primera vista. Sin embargo, esta pasión no tenía como base el típico romanticismo. De hecho, el emperador se interesó en el esclavo porque le recordaba a su ex esposa.

Uno podría imaginar que, ante tanta insistencia por la belleza de la mujer, el emperador sentía una tremenda admiración por la misma. Pero, la realidad era distinta. Nerón y su última esposa, Popea Sabina, sostuvieron una relación que terminó de la peor forma: en un arranque de ira, el emperador la golpeó hasta la muerte.

Por si fuera poco, Popea estaba embarazada cuando Nerón la agredió de aquella forma brutal. Por esto, algunos señalan que, aunque Nerón no le guardaba ningún tipo de cariño, sentía remordimiento por haberla asesinado junto con su hijo.

De esclavo a amante del emperador.

Pero, volviendo a Esporo, tenemos que este joven esclavo guardaba un parecido asombroso con la mujer asesinada. Y cuando Nerón se interesó por él, se deshizo de su condición de esclavo, aunque esto no significaba que ganó la libertad. En primer lugar, el emperador le ordenó que dejara de llamarse Esporo, pues pretendía que respondiera al nombre de su antigua esposa. Además, también lo llamarían emperatriz, como sucedió con Popea.

Popea Sabina
Busto de Popea Sabina. No existe retrato o busto alguno de Esporo, pero en base a los relatos podemos supones que lucía así.

El joven no sólo contrajo matrimonio con Nerón en una ceremonia tradicional, sino que lo sometieron a una castración para el evento. En la boda, Esporo portó velo nupcial e incluso se entregó una dote por la mano del antiguo esclavo.

Aunque los súbditos trataban a Esporo como una auténtica emperatriz, no existe registro alguno donde se confirme si estaba de acuerdo o si le gustaba esta vida. Se sabe que besaba a Nerón en público, portaba artículos lujosos propios de la aristocracia romana y poseía varios súbditos a su servicio.

Sin embargo, la vida debió ser muy complicada para Esporo. Después de todo, estaba allí para servir al emperador en cualquier deseo que tuviera, por más violento y depravado que pareciera. Por ejemplo, tenía que respetar a los amantes del emperador. Y es que mientras estaba casado con Esporo, Nerón sostuvo relaciones sexuales y amorosas libres con otros individuos.

Además, el emperador tenía otra compañía oficial: Pitágoras, un liberto con el que celebró una boda solemne y hacía las veces de esposo.

Amor no correspondido.

Basados en un relato de lo que ocurrió tras la muerte del emperador, podemos suponer que el esclavo siempre estuvo obligado. Esporo dejó sobre el cadáver de Nerón un anillo con un adorno que representaba a la diosa Proserpina. En la mitología griega, esta diosa es raptada por Plutón, el gobernante del inframundo, para forzarla a vivir como su esposa. Se cree que Esporo liberó toda esa angustia a través del simbolismo en el anillo.

Neron y Popea Sabina
Monedas de Neron y Popea Sabina.

Lo anterior no es algo que se pueda afirmar con plena certeza, pero es probable, sobre todo porque el joven sufrió demasiado bajo las órdenes del emperador. Pero, en ese momento Esporo ni siquiera imaginaba que la muerte de Nerón no marcaba el fin de su sufrimiento. De hecho, todavía le quedaba mucho por delante.

El trágico destino de Esporo.

Esporo tuvo que servir a otro hombre: Gayo Ninfidio Sabino, el comandante de la guardia imperial romana. Sabino pretendía experimentar todos esos placeres que Nerón se permitió en vida, así que raptó a Esporo para convertirlo en su esposa. Pero, esto también era una forma de satisfacer sus anhelos de llegar a convertirse en emperador de Roma.

Vitelio
Vitelio

Sin embargo, los planes de Sabino fracasaron. Quien asumió el poder fue Marco Salvio Otón, que gobernó apenas tres meses tras quitarse la vida durante la rebelión del ejército de Vitelio, su sucesor. Este nuevo emperador también se relacionó con Esporo. Pero, en lugar de convertir a este pobre esclavo en su esposa, hizo algo peor.

Vitelio ridiculizaría a Esporo en público, para poner el ejemplo a la población. Pretendía que protagonizara una presentación basada en la historia de Proserpina, un acto que implicaba mucha violencia. Para evitar que lo expusieran de esa forma, Esporo terminó suicidándose a los 20 años de edad.

3 comentarios en “Esporo: la triste historia del esclavo esposo de Nerón”

Deja un comentario