Esa no es la piñata

Las piñatas son una de las fiestas más peligrosas que existen en México; y es que analizando la situación, si un loco con un carro no decide atropellar a todos los que ocupan la calle donde se celebra el evento pueden suceder un montón de cosas que parecieran sacadas de una película de Destino Final: en una piñata se puede morir por atragantamiento de caramelos, aplastados en al alboroto de recoger los dulces de la piñata, por una contusión fuerte a la hora de participar en el juego de las sillas, electrocutado al pisar un cable del equipo de audio, que generalmente ocupa toda la pista… o en su defecto, por descalabramiento como le sucedió a este pequeño.

Menos mal que no salió la típica madre a querer vengar a su hijo,  de otra forma este video hubiera sido un verdadero c-c-c combo breaker entre las mamás.

18 comentarios en “Esa no es la piñata”

  1. Vaya tradición que si no se tiene la debida precaución puede resultar en alguna lesión seria, quien lleva responsabilidad es quien «suelta» al que trae el palo antes de tiempo; según la tradición en mi pueblo, lo llevas hasta donde está la piñata, le das varias vueltas, un último toque a la piñata y ahora si a darle si es que se ubica espacialmente.

  2. …las piñata se deben de hacer en un lugar abierto, no reducido, pi-che patiecito, es tan grande como el lugar donde estacionas un carro, debe ser espacioso, para que no pase eso, se forma un circulo y se hace tal y como dice «danielito» asi se evitan accidentes, recuerdo cuando estaba chamaco como de 7 años, paso esactamente eso en la escuela…zas directo a la cabeza del compañero, y mi cuate, en la desesperacion del dolor se puso a correr como loco en toda la cancha…y no habia quien lo alcanzara, gracias a dios no paso a mayores

  3. Es una tradición muy bonita, pero es una estupidez tapar los ojos que se hace más estúpida cuanto más con un palo tan grande en un espacio tan pequeño. Las piñatas son divertidas si se acompaña de canciones y con los ojos bien abiertos.

Deja un comentario