Esa no es la piñata

Las piñatas son una de las fiestas más peligrosas que existen en México; y es que analizando la situación, si un loco con un carro no decide atropellar a todos los que ocupan la calle donde se celebra el evento pueden suceder un montón de cosas que parecieran sacadas de una película de Destino Final: en una piñata se puede morir por atragantamiento de caramelos, aplastados en al alboroto de recoger los dulces de la piñata, por una contusión fuerte a la hora de participar en el juego de las sillas, electrocutado al pisar un cable del equipo de audio, que generalmente ocupa toda la pista… o en su defecto, por descalabramiento como le sucedió a este pequeño.

Menos mal que no salió la típica madre a querer vengar a su hijo,  de otra forma este video hubiera sido un verdadero c-c-c combo breaker entre las mamás.

18 Reacciones

Hacer comentario