Encuentran cola de dinosaurio intacta, incluso sus plumas

Un fósil localizado en Myanmar que había estado preservado durante 99 millones de años en una cápsula de ámbar estaba listo para ser vendido como una joya. Se trata de un trozo de cola de dinosaurio repleta de plumas, la más completa encontrada hasta la fecha.

El descubrimiento se hizo en una región del Sudeste Asiático en la zona de Myanmar, y de no ser rescatada por paleontólogos de la Universidad de Geociencias de China, probablemente se habría vendido como una piedra semipreciosa.

La zona donde se produjo el hallazgo es conocida por albergar una numerosa cantidad de fósiles del periodo Cretácico preservados en ámbar (de una época donde existieron el Tyrannosaurus rex y el Velociraptor), posiblemente una de las reservas más grande de su tipo en el mundo entero. Sin embargo, este descubrimiento fue obra de nada más que la suerte: entre un montón de resinas que estaban a la venta como piedras semipreciosas en un mercado de la localidad, los investigadores descubrieron la muestra que ya había sido pulida y reformada por los vendedores.

Afortunadamente para los paleontólogos, las intervenciones en la resina no dañaron al fósil, e incluso les permitieron estudiar los componentes químicos del interior del ámbar sin tener que romper o perforar la pieza. En dicho análisis, los investigadores encontraron rastros de hierro, que ofrecen algunas pistas sobre el color y la textura de la piel del dinosaurio.

 

Un fósil inusual.

La muestra tiene el tamaño y forma aproximada a un melocotón deshidratado. En su interior, los científicos localizaron un trozo de cola de 36 mm, con los huesos y tejidos intactos, además de un recubrimiento de plumas. Empleando rayos-X y microscopios, dedujeron que la cola completa habría tenido entre 15 y 25 vertebras articuladas, lo que desechó la posibilidad de que se tratara de un fragmento de ave prehistórica, toda vez que estos animales presentaban vertebras no articuladas que les facilitaban el vuelo. Con base en toda esta evidencia, el equipo también concluyó que la cola probablemente perteneció a un dinosaurio del subgrupo Coelurosauria, que engloba desde los tyrannosaurus hasta las aves modernas.

La novedad no precisamente es que aquellos gigantes prehistóricos hayan tenido plumas. Algo que la ciencia ya sabe desde hace por lo menos dos décadas, después que fósiles de estos animales emplumados fueran encontrados en diversas partes de Asia. Lo que resultó sorprendente esta vez para los científicos es que la cola prácticamente estaba intacta, con las plumas casi completamente preservadas, y toda la estructura ósea en su lugar.

Este descubrimiento podría ayudar a que los investigadores entiendan mejor que nunca cómo fue el proceso de evolución de esos animales prehistóricos hasta los dinosaurios que conocemos hoy: las aves. Después de todo, de las casi 10 mil especies de aves conocidas, todas son descendientes directos de los dinosaurios.

Pero, según los científicos, el dueño de la cola encontrada en Myanmar no tenía la capacidad de volar: sus plumas estaban muy desordenadas y la forma de la cola, comprimida y curva, habría complicado su equilibrio durante el vuelo. La hipótesis más aceptada es que las plumas de este dinosaurio en específico tenían como función regular su temperatura corporal.

Biología
  • JohanDlp Dic 12, 2016

    órale, si hubiera mas fotos del fósil estaría chido.

    • TomásM Dic 12, 2016

      Hola JohanDlp, en el tercer párrafo del artículo vienen subrayadas las palabras “el hallazgo”… es el vínculo a la fuente de información y se muestran más imágenes.

  • Zman Dic 12, 2016

    Cuando se cree que se sabe bastante sobre dinosaurios aparece esto, genial.

  • Maclovio Atenógenes Dic 12, 2016

    Estas noticias siempre serán interesantes.

Comentar el artículo.