Empresa del MIT busca generalizar uso de energía geotérmica

¿Electricidad “ilimitada”, íntegramente ecológica y con un costo de producción ridículamente bajo? El concepto parece sacado de la ciencia ficción. Sin embargo, una empresa del Massachusetts Institute of Technology (MIT) asegura que es perfectamente posible si empleamos el magma terrestre como fuente de calor. Aprovechando apenas el 0.1% de su calor, tendríamos para satisfacer las necesidades energéticas de nuestra civilización durante 20 000 000 de años.

uso de energía geotérmica(1)

Quaise: una empresa del MIT.

La tecnología ya existe y, de hecho, se emplea en países con alta actividad volcánica. Como Islandia, donde el 60% de la energía que consumió el país en 2016 provino de fuentes geotérmicas. Pero, en otras regiones del mundo era físicamente imposible aprovechar la energía geotérmica. Hasta ahora. Quaise, una empresa fundada por ingenieros del MIT, pretende abastecer de energía a la humanidad con el magma de la Tierra.

A finales de la década de 1960, la Unión Soviética financió un extraño experimento denominado “Pozo Superprofundo de Kola”. Empleando una perforadora mecánica, buscaban cavar hasta los 20 kilómetros de profundidad en una región próxima a la frontera con Noruega. Sin embargo, solo llegaron a los 12.2 kilómetros. Y es que las altas temperaturas aunadas a la alta viscosidad y baja densidad de la roca imposibilitaron la excavación.

Pozo Superprofundo de Kola 2
Vestigios del pozo Superprofundo de Kola.

Ahora, los ingenieros del MIT pretenden llegar, incluso superar, a la meta de los 20 kilómetros. Aunque en esta ocasión con una perforadora de energía direccional.

Perforando la Tierra para aprovechar la energía geotérmica.

El núcleo de la Tierra es una esfera gigantesca compuesta principalmente de níquel y hierro. A su alrededor el magma arde a 5,200 grados Celsius. Sin embargo, para hacer viable la energía geotérmica no se requiere llegar tan profundo. En las regiones donde una fuente de magma no se localiza en las capas más superficiales del suelo, “basta” con perforar un agujero de 20 kilómetros de profundidad. Y aunque se diga fácil, es una tarea extremadamente complicada.

Para la humanidad, alcanzar un hito de esta magnitud significaría acceder a una fuente de energía ilimitada. Además, sin interrupciones y a un costo muy bajo. Cada país del mundo sería totalmente autosuficiente y no habría más necesidad de emplear combustibles fósiles. Según la información divulgada por Quaise, en unos pocos años esta fuente de energía reduciría los precios de la electricidad de forma drástica.

perforando la tierra 20 km

Solo para que te hagas una idea de lo barata que resulta la energía geotérmica: en Islandia, una casa habitación promedio paga una factura mensual de 22 euros. Ese costo incluye electricidad, calefacción y agua caliente. Pero, lo mejor es que acceder a un suministro casi ilimitado y constante de electricidad evitaría la generación de gases de efecto invernadero.

Una «broca» que derrite cualquier roca.

Quaise se aventura a decir que, con acceso a la energía geotérmica, nos olvidaríamos no solo de las granjas solares, también de las centrales nucleares, hidroeléctricas y eólicas. Además de recuperar espacios para la naturaleza, reduciríamos las afectaciones para la vida salvaje.

Una vez satisfecha la incesante hambre de energía en la Tierra, la tecnología de la fusión nuclear quedaría relegada a la exploración espacial. Y es un tanto irónico, pues Quaise se concibió al interior del MIT para estudiar la ciencia del plasma y la fusión nuclear. Paul Woskov, uno de los fundadores de la empresa, diseñó el sistema de perforación con un girotrón.

girotron
Girotrón.

El girotrón es un dispositivo que emplea un haz de electrones amplificado en una cámara de resonancia. En el interior, un campo magnético acelera estas partículas a velocidades relativistas, amplificando radicalmente la energía de las microondas. Al final, el haz de energía que resulta en la máquina de Woskov funciona como una broca que puede vaporizar prácticamente cualquier roca.

Viabilidad del proyecto.

Carlos Araque, ingeniero del MIT que empezó a colaborar con Woskov en 2017, señala que originalmente planeaban perforar y construir la infraestructura necesaria para aprovechar las termoeléctricas tradicionales. Terminado el trabajo de conversión, las instalaciones abandonarían los combustibles fósiles para implementar energía geotérmica.

Al principio emplearían sistemas tradicionales de perforación para alcanzar los 5 kilómetros, un estándar en la industria de extracción de combustibles fósiles. Posteriormente, Quaise introduce su perforadora de energía direccional. La empresa está convencida de que su plan sería un éxito y que el modelo es completamente viable.

Matthew Houde, geólogo y fundador de Quaise, dice que en la naturaleza encontramos agujeros estables que van mucho más allá de los 20 kilómetros de profundidad: los volcanes. Además, Islandia es una muestra de que la independencia energética a un costo reducido para el consumidor es posible.

Te puede interesar.

2 comentarios en «Empresa del MIT busca generalizar uso de energía geotérmica»

Deja un comentario