El prodigio: película inspirada en las “mujeres ayunadoras”

Inspirado en el caso real de las “mujeres ayunadoras”, El prodigio es el nuevo drama psicológico de Netflix que cosecha éxitos por su trama sorprendente y sombría. Con la participación de Florence Pugh, esta película de época es una adaptación de la novela homónima publicada en 2016 por Emma Donoghue. En la historia, desarrollada en la Irlanda del siglo XIX, conocemos el caso de Anna O’Donelle, una jovencita de tan solo 11 años que asegura poder vivir sin comer.

El prodigio pelicula inspirada en las mujeres ayunadoras2 1

La pequeña dice subsistir gracias al “maná del cielo”, una sustancia milagrosa que aparece en la Biblia (Éxodo 16:15). Mientras tanto, la enfermera Lib Wright (Florence Pugh) es convocada para investigar la veracidad del supuesto ayuno que, según O’Donelle, ha mantenido por meses. En ese momento de la trama, los habitantes de la aldea donde vive la niña ya la ven como un milagro.

La novela de Anna O’Donelle no está basada en un caso en particular. Sin embargo, sí se inspiró en un curioso fenómeno real popularizado en la época victoriana: el de las “mujeres ayunadoras” (fasting girls).

Las mujeres ayunadoras del siglo XIX.

En un aparente caso de histeria colectiva, un gran número de mujeres jóvenes empezó a decir que no necesitaban alimentarse para vivir. Ante los ojos de la sociedad, se trataba de un don sobrehumano frecuentemente asociado a la religión, como sucede en “El prodigio”. En la actualidad, los historiadores consideran que el fenómeno de las “mujeres ayunadoras” consistió en una ola de anorexia.

A principios del siglo XIX, las mujeres ayunadoras se convirtieron en auténticas celebridades en Europa. Algunos las veían como elegidas de Dios, mientras otros las consideraban anomalías médicas. De hecho, estas damas se convirtieron en objeto de investigaciones que buscaban determinar si sus afirmaciones eran veraces, o una simple estafa.

En una entrevista de 2016, Donogue habla sobre el personaje de Lib Wright y expresa su opinión sobre el papel que tuvieron los profesionales de la salud en el fenómeno de las mujeres ayunadoras:

“Sabía que esta enfermera enfrentaría la peculiar situación de trabajar como una especie de carcelera. Este aspecto de la novela se inspiró en múltiples casos reales donde se contrató a equipos de vigilantes para garantizar que la ayunadora no diera un solo bocado. Consideré que esto ponía a una enfermera entrenada en una posición muy inusual en la que realmente no cuidaba [del paciente]. Lo estaba vigilando”, señaló la escritora.

Sarah Jacob, una de las «mujeres ayunadoras» que murió trágicamente.

Trágicamente, estas guardias de los profesionales de la salud terminaron en tragedias para varias mujeres ayunadoras. Entre los casos más sonados está el de Sarah Jacob, una fasting girl que murió en 1869. Con apenas 12 años de edad, la pequeña era todo un fenómeno en Llanfihangel-Ar-Arth, en la zona rural de Carmarthenshire, Gales.

mujeres ayunadoras

En 1867, la joven sufrió una serie de convulsiones que la dejaron postrada en una cama. Durante un mes entero, estuvo inconsciente a causa de una misteriosa enfermedad que el médico del pueblo no pudo identificar. Sin embargo, el largo ayuno que la llevó a la fama inició después que despertó. Al principio, la joven bebió un poco de leche, pero después dejó de alimentarse por completo.

Encefalitis letárgica: la enigmática enfermedad del sueño

Cientos de visitantes acudían hasta la casa de los Jacob para ver a “The Welsh Fasting Girl”, como se hizo conocida. Aún postrada en cama, estos desconocidos tomaban las manos de la pequeña para hacer toda clase de peticiones. Además, la mayoría solía dejar algo de dinero a los Jacob como agradecimiento por permitirles entrar a su hogar. Eventualmente, la trágica situación de la hija terminó convirtiéndose en un negocio para la familia.

Muerte por negligencia médica.

Ese periodo de bonanza no duró mucho. Conforme la noticia recorrió el Reino Unido, lo médicos se interesaron por el caso y visitaron la región para investigar. Algunos rumores decían que la joven se alimentaba por la noche, mientras la familia dormía. Otros que su hermana era cómplice del fraude y le proporcionaba alimentos a escondidas.

Sarah Jacob

Un equipo de profesionales acudió para investigar el caso en representación de un hospital británico. Con la autorización de los padres, la joven era monitoreada día y noche para garantizar el legitimo ayuno. Además, al equipo se le dijo que debía proporcionar agua o alimento si la niña llegaba a solicitarlo. Pero nunca les pidió nada.

Aquella niña que sobrevivió “milagrosamente” a un ayuno de dos años se desvaneció silenciosamente en apenas una semana. Sarah Jacob murió mientras un grupo de enfermeras la observaba para confirmar que vivía sin comer ni beber. Eventualmente, una serie de procedimientos legales llevó a la condena y el encarcelamiento de Evan y Hannah Jacob, los padres, por homicidio involuntario.

Por otro lado, los médicos y las enfermeras que vieron morir a la joven no enfrentaron ningún tipo de consecuencia legal.

Te puede interesar.

Deja un comentario