Reflexión

El precio de un matrimonio

Puede parecer un poco reduccionista pero, ¿recuerdas aquella ropa carísima que compraste – incluso a sabiendas de que ibas a tener que apretarte el cinturón para poder pagar – y de la que no te arrepientes por haber pagado tanto después de más de cinco años, pues se mantiene con el tejido en perfecto estado y aún parece adaptarse a tu cuerpo?

game over matrimonio

Me gusta observar la dinámica social. Las tendencias del pasado, después de años en el olvido, vuelven con todo y nosotros (o la gran mayoría de nosotros) creemos que es lo máximo volver a subirnos al tren de una moda. Resulta curioso darse cuenta que el matrimonio estuvo “pasado de moda” durante muchos años. La generación de las décadas del 80 y 90 (a la que pertenezco) parece haber crecido en una sociedad donde las relaciones ya no se tomaban en serio. Las personas se casaban y divorciaban como quien cambia de ropa. “Experimentar” era la palabra en boga. Cuando se escucha la palabra “vivir”, esta parece totalmente antagónica a “casado”. Como si fueran polos opuestos. Aquellos que quieren experimentar, disfrutar, probar y crecer no se casan. Mientras que aquellos que quieren tener una vida monótona y sin experiencias nuevas, se casan.

Crecí escuchando a las personas decir que no se querían casar jóvenes, pues eso echaría abajo sus planes de una vida exitosa profesional y personal. Lo confieso: me sentía una completa extraña. A veces, de verdad, me preguntaba si pertenecía a este planeta, pues desde los 14 años me enamoré del mismo hombre.

Incontables veces me pregunté si era eso lo que quería, pues como niña que era me sentía coaccionada a actuar como la enorme mayoría de las niñas de mi edad. Pero reflexionaba y entendía que no me sentía incapaz de hacer todo lo que soñaba, pues mi relación no me hacía sentir atada a nada ni a nadie, al contrario, me sentía feliz y realizada por estar, al inicio, con un amigo.

He escuchado a muchos decir que el matrimonio es una institución fallida, que las relaciones ya no duran, que las personas no saben amar, que todos los hombres son iguales. Sí, las personas cambian, el mundo cambia, las sociedades cambian y eso va a suceder siempre. Quizá esa nueva dinámica que se ha instalado en nosotros haya dado la impresión de que el amor ya no existe y que el precio a pagar por casarse con alguien es demasiado alto.

Que me perdonen aquellos que decidieron no casarse nunca, pero que ni siquiera lo intentaron, y que se mantienen perpetuando la falsa idea de que casarse es un sacrificio. Con todo respeto, están equivocados.

Quizá para algunos la experiencia fue desagradable y nosotros, seres humanos, con nuestra manía de etiquetar, acabamos tachando de inservible cualquier posible relación por todo lo malo que nos ha pasado. Las experiencias negativas forman parte de nuestras vidas, pero eso no quiere decir que todas serán así. El gran problema está en el hecho de creer que las desilusiones son un parámetro para todo pues, desafortunadamente, no nos prepararon para ellas (por la sobreprotección de nuestros padres). Existe la falsa idea de que cuando no hay un matrimonio, hay una cierta seguridad en no sufrir nuevamente algún tipo de desilusión, y con eso vamos abriendo espacio a una verdadera ilusión.

matrimonio condena

Me atrevo a decir aquí, que estamos viviendo un momento de gran revolución en la educación, en la tecnología, en la política, en la economía y también en el amor. Quizá el gigantesco flujo de información y el acceso que tenemos al mismo sean responsables de esto. Antes lo que se decía era puesto e instituido como una verdad. Entonces nos dijeron que el matrimonio salía caro, por eso desistimos de esa “inversión”, pero hoy podemos ver experiencias de jóvenes que se casaron y que, como yo, creen que se paga poco o nada por la gran oportunidad de autoconocimiento y de una experiencia única.

Al convivir intensamente con alguien el madurar es una consecuencia, cuando se está abierto a esa posibilidad. La intimidad de una pareja, cuando es plena y desprovista de tabús (y no me refiero solamente al sexo) es invaluable, no existe un precio que pueda valorarla.

Quizá estoy siendo optimista o previendo un futuro que no está muy distante, pero lo que veo es que los jóvenes un día se cansarán de “divertirse” solos y se darán cuenta de la importancia de la amistad.

¿Amistad? ¿Acaso no hablamos del matrimonio?

Si la amistad es algo que requiere amor, si la amistad es algo que requiere honestidad, si la amistad es algo que necesita respeto, si la amistad es algo que requiere de compañerismo y todo lo demás que ya sabemos; entonces el matrimonio se basa en la amistad. Y la amistad es algo que no tiene precio, y cuando hay sexo, ni siquiera necesito puntualizarlo. Si tienes un amigo/amiga así, cásate. Eso de que casarte arruina la vida no es verdad, la mejora. Y cuando menos te los esperas, mejora aún más y te das cuenta que cualquier precio que hayas pagado, valió la pena.

Quizá el matrimonio haya dejado de ser tendencia durante algún tiempo, pero la “moda” parece estar de vuelta, y puedes estar seguro: es un verdadero artículo de lujo para aquellos que aprecian su valor real.

33 comentarios

  • Pero es cierto lo de que mejora la vida, al menos en el estatus, porque le toca a uno mejorar su calidad de vida: conseguir casa y llenarla (igual que la nevera), uno soltero a duras penas se preocupa por tener unas cuantas cosas: una cama, un tv y un mueble, ya casado las metas van un poco mas lejos…

  • caro? bitch please…. yo me case cuando habia matrimonios gratis en el ayuntamiento,… traje con corbata? pantalon de mezclilla y camisa….cena elegante? nos fuimos a comer a “kentoqui”…el dinero que se ahorra, fue un viaje a alguna playa y cosas para la casa,,,,

  • No puedo creer que alguien se pueda tome en serio este post.
    A mi me parece que quien lo escribe es una persona ya casada, que necesita que alguien le diga que la decisión que tomo fue la correcta, y así continuar con su vida sin el remordimiento de pensar el como seria su vida si no hubiera tomado es decisión.
    De verdad odio que en un blog tan entretenido como este publiquen estas chorradas.

    • Es típico de las entradas que le permiten publicar a Aylin, con sus rollos filosóficos mal estructurados. Revisa todas las publicaciones de ella y verás que todas son reflexiones vagas fruto de inspiración de una adolescente con aspiraciones trascendentales…

  • Que partida de fracasados maritales. ¿Se han puesto a pensar que tal vez ustedes sean el problema? Rogarle a quien los tiene en la friendzone, es la primera estupidez del hombre. Si enseñan siempre la cartera es OBVIO que sólo atraigan cazafortunas. Si sólo piensan en tener una buenísima sólo por que así lo dice la sociedad, también es una idiotez. Yo tengo 14 años conociendo a mi actual esposa y SOSTENGO LO QUE DICE EL POST. Ambos somos felices juntos y no estamos en la opulencia, sólo pedimos respetarnos y contarnos todo, TODO, y más si hay otra persona. Yo digo que dejen de pensar en que las mujeres sólo quieren dinero y vayan cob quien realmente los haga sentir felices.

    • Deja que sigan jugando a los videojuegos, que sigan esperando peliculas de superheroes, que lleguen muy “felices” a sus casas (bueno las casas de sus papas) despues de ver ganar al Barcelona en la Champions. Dejalos que sigan creyendo que las mujeres son unas interesadas, complejas y que no saben cocinar. Dejalos que se crean todos unos expertos en la vida por que leen a algunos autores de obras filosoficas y que los hace sentir todos unos campeones, en resumen: Deja que se sigan creyendo la excepcion. Mientras mas se multipliquen mas mujeres quieren estar junto a quien las sabe tratar sin gastar tiempo, dinero y esfuerzo. Pero eso solo te lo da la experiencia de haber probado de todo, incluso el matrimonio!

  • La sociedad actual tiende a hacer apología del matrimonio y la relación de pareja, sometiendo de algún modo al aislamiento u al otracismo a aquellos que no se alinean con este paradigma; eso ocurre sobretodo por estos predios, he oído que en los países del mal llamado primer mundo, no existe esa divinización del matrimonio y la familia, y que los solterones en esos lugares son muy comunes y nadie los juzga ni los presiona a casarse.

    En sociedades como la nuestra, sin embargo, el respeto a la decisión de alguien de permanecer solo o de cultivar relaciones libres, es respetado solamente en apariencia; al soltero o a la soltera de la oficina siempre lo vemos o la vemos como alguien que sí quiere casarse pero ha tenido mala suerte, o peor aún, es gay o lesbiana o algún otro motivo oscuro e inconfesable tiene para no casarse y tener sus hijos “como dios manda”, y aunque de plano no coaccionemos a esa persona a casarse, siempre estamos lanzándole indirectas o presentándole candidatas(os). Entendemos que el matrimonio es un asunto de orden natural (no sabía que un hombre y una mujer necesitaran estar casados para tener orgasmos y poder reproducirse, en todo caso), porque confundimos un asunto de orden jurídico con otro de orden natural, no es lo mismo legal que natural, no es lo mismo cultural que natural y si mezclamos esto con la tradición judeocristiana, es un lío mucho más grande aún, aquello de que “Dios lo manda” o “La religión lo manda”…

    No creo que se necesite estar casado para ser ordenado y bien administrado, no soy muy ordenado, lo admito; pero gano 50,000 pesos al mes, que equivalen como a 1,200 dólares mensuales y 14,200 al año y aún a pesar de que en mi país ese es un buen sueldo, soy capaz de ir a los centros comerciales solamente por un yogur de helado (y eso por sus beneficios intestinales), pasando indiferente frente a las tiendas de modas y las relojerías y no he necesitado para ello una mujer que me recuerde que si la factura de la energía eléctrica, que si la mensualidad del colegio de Juliancito…he conocido por otro lado individuos que con todo y familia son bastante desorganizados y derrochadores, así como también matrimonios derrochadores, porque esas cualidades no dependen del matrimonio, se adquieren con el roce social.

    el que se sienta cómodo con el matrimonio que se case y el que tenga su familia que la disfrute; pero a los solterones que nos respeten nuestro lugar en la sociedad y nuestra decisión.

      • Amigo, esos pesos no son Mexican varos. Has la conversion de $1,200 dolares, son como $23,000 pesos mexicanos, eso es lo que yo ganaba cuando entre a trabajar en mi trabajo actual.

        • estudiando se puede ganar eso y más, yo claro gano 20mil pesos méxicanos, sin tener una carrera, soy casado y no soy el mejor administrando eso en realidad lo hace mi esposa, estoy muy deacuerdo con las dos opiniones, cada una tiene sus ventajas, claro que en un tipo blog como estos habra quienes esten más a favor de ser un soltero o quienes a fuerza quieran colocar el matrimonio como el punto cuspide de la vida, mi consejo es respeten los puntos de vista de cada individuo al final uno es feliz a su manera.

  • Naaa a mi no me van a decir que hacer, cada quien vive la vida como quiere y si te agrada le sigues, ya suficiente tiene uno con las tías metiches que están “hay hijo cuando te casas??” luego quieren hijo, luego la pareja, luego otra cosa y otra, pero si les das gusto a ellas donde quedas tu?? cada quien hace lo que quiere y no se vale arrepentirse con el “si hubiera” porque por algo pasan las cosas y en donde estamos depende de las decisiones que hayamos tomado. Si les va bien en su matrimonio perfecto, si les va bien en su soltería perfecto, pero si están en una queriendo lo otro ps hagan la tarea y espero sea la mejor decisión.

  • Trabajo para una editorial; pero tenga en cuenta que se trata de pesos dominicanos; aquí eso se considera un buen sueldo, no un sueldo de lujo, pero sí uno bueno, su equivalente en dólares es de aproximadamente 14,200 al año.

  • Neta que chido que alguien aún en este siglo piensen y escriban así acerca del matrimonio. No estoy casada aún, pero es algo que quiero hacer con mi mejor amigo y sólo tengo algo que decir: El matrimonio es algo maravilloso pero aún más cuando involucras a Dios en él.

  • Es más el matrimonio es tan chido, que hasta Dios escribe en su palabra:
    “Quien halla esposa halla la felicidad, muestras de su favor le ha dado el Señor” Proverbios 22: 18 🙂

  • Concuerdo contigo Guasón, comunicación es super importante, vivir con tu mejor amig@, conocerse, respetarse y ser complices en absolutamente TODO es lo mejor…

  • Yo creo que uno de los problemas de esta generación, es tener un enorme miedo al fracaso y al no poder asumir una responsabilidad a ese nivel. Yo tengo 41 años y tengo 17 años de estar felizmente casado y con dos hijos de 11 y 6 años. He visto a mucha gente nacida en los 80 y 90 que dicen estar mejor sin casarse y compromiso, que manejan una relación “free” con su pareja o se lanzan a la aventura y se van en union libre, porque eso les permite tener los beneficios (sexo, independencia de sus padres, llegar a si casa cuando quieren, vivir la vida sin ningún límite) pero en el momento de que existe una responsabilidad mayor ( gastos de casa educación de los hijos, médicos , sociales ,etc, etc y más si son de su parej@) si ven que no le conviene o va a ser una responsabilidad mayor mejor la dejan y se vuelven a agarrar a una novi@ que sólo les pido invitarla al cine, o llevarla al antro de moda una vez por semana y vuelve a comenzar el círculo vicioso. Por eso hay tanto Chavoruco que se siente la sensación del Antro a sus Treinta y tantos que vive con sus papás ya que sus papás son los que llevan la responsabilidad de la casa. Como dice Arenqui, estando solo no le vez caso invertir en menaje de casa y te conformas con una cama tv y un microondas porque comes sólo comida preparada del súper. En cambio cuando se está casado piensas en el beneficio de pareja y de los hijos y le inviertes más en muebles y arreglo de la casa en conjunto. Como dice lauy trillada frase, los solteros tendrán la cartera llena, pero el corazón vacío, yo prefiero tener la cartera vacía y el corazón lleno de cariño de mi esposa e hijos. Les recuerdo que por algo al matrimonio se le llama también “COMPROMISO”.

  • Está chingón estar casado, niños, niñas, esposa, casa, familia, amigos, y claro que se sufre, la mayoría batallamos pero hay que ponerle el pecho a las balas que la sonrisa de mí hija e hijo lo valen todo.

Hacer comentario

Send this to a friend