El MIT desarrolla tratamiento “todo en uno” contra la diabetes

Un grupo de investigación en el MIT desarrolla un tratamiento contra la diabetes que, a largo plazo, resultaría más accesible y sostenible para el control de la enfermedad. El líder de esta investigación es Giovanni Traverso, profesor asistente de ingeniería mecánica en el MIT. En colaboración con estudiantes de posdoctorado, buscan diseñar dispositivos que proporcionen a los enfermos de diabetes una «ventanilla única» que mitigue los inconvenientes del tratamiento en casa.

insulina para la diabetes(1)

El engorroso tratamiento para la diabetes.

Para la gran mayoría de los que padecen diabetes, el control de la enfermedad dista mucho de la practicidad. Los pacientes de diabetes que buscan evitar los peligrosos picos de azúcar en la sangre después de las comidas deben inyectarse insulina. Pero, antes el paciente debe extraer sangre, medir sus niveles de glucosa y calcular la dosis precisa de insulina en función de los carbohidratos a consumir.

Sin la asistencia de monitores continuos de glucosa en sangre y bombas de insulina (regularmente inaccesibles), el éxito de este proceso depende de la destreza del paciente y su talento para planificar anticipadamente. Incluso para individuos comprometidos con el control de la enfermedad, el engorroso tratamiento es difícil de seguir a largo plazo.

Tratamiento “todo en uno” del MIT.

Traverso y compañía buscan desarrollar un enfoque más simplificado que contribuya al éxito a largo plazo en el control de la diabetes desde casa. En un estudio publicado en el Journal of Controlled Release se describen dos dispositivos en proceso de desarrollo. Uno condensa varios pasos del proceso antes explicado en una sola tarea. El otro combina la medición de azúcar en la sangre y la inyección de insulina en un solo pinchazo.

Ambos disponen de tecnología para vincularse a una aplicación de smartphone donde un software, también desarrollado en el MIT, detecta y estima el contenido de carbohidratos en cada alimento.

Los dispositivos.

El primer dispositivo es una combinación entre una lanceta para sangre y tiras reactivas de glucosa. Esta herramienta mide y notifica a la aplicación mediante Bluetooth los niveles de azúcar en sangre del usuario. Después, la app calcula la dosis ideal de insulina y la inocula con una aguja incluida. El segundo dispositivo busca minimizar la potencial incomodidad del paciente ante el pinchazo de una aguja.

El equipo de Traverso desarrolla un sensor de glucosa electrónico flexible que podría incluirse en la misma aguja empleada para inyectar la insulina. En promedio, la aguja tarda 10 segundos en medir el nivel de glucosa, posteriormente transmite los datos a la aplicación, donde se calcula la dosis precisa de insulina que se debe suministrar.

Las patentes de ambas herramientas ya están en curso. Hasta ahora, Traverso y sus colegas han probado estos dispositivos solo en cerdos. Pero, como el sensor de glucosa es un desarrollo reciente, el segundo dispositivo tendrá que pasar por un largo periodo de pruebas antes de que llegue a los pacientes.

Te puede interesar.

Deja un comentario