El doloroso apareamiento de los gatos

Los gatos domésticos tienen fama de ser animales perezosos y profundamente desinteresados. Sin embargo, tras esa apariencia inocua y comportamiento despreocupado se oculta un terrible secreto sexual. Sucede que los gatos machos poseen un miembro recubierto de dolorosas púas cuyo fin es raspar el semen de los rivales.

apareamiento gatos

No es casualidad que, en temporada de celo, las gatas griten en los tejados como si las estuvieran torturando. Si tomamos en cuenta las características antes mencionadas, es fácil concluir que el apareamiento entre gatos es algo doloroso.

Perpetuando los genes.

En la mayoría de los mamíferos observamos un límite complaciente cuando se trata de aparearse, pero si alguna vez atestiguaste el apareamiento entre gatos, tal vez te llamó la atención que la hembra se muestra particularmente furiosa por participar. Incluso para evitar que salga corriendo, el macho la muerde por el cuello.

Lo que para los humanos parece un comportamiento melodramático, no se debe a que la hembra encuentre a los machos repulsivos. El motivo es que el sexo entre gatos resulta aterradoramente doloroso. En esencia, el falo de un gato es un instrumento de tortura recubierto por docenas de pequeños anzuelos. Pero, estas pequeñas púas tienen un propósito íntimamente vinculado con perpetuar los genes.

pene de un gato

Sucede que la ovulación en las gatas acontece entre 1 y 2 días después del apareamiento, proporcionando a los pretendientes rivales una ventana de tiempo para retirar del útero el semen de otros gatos. Aunque es muy probable que no consigan retirarlo todo. De hecho, en la práctica los machos se aparean con múltiples hembras y resulta común que las crías de una misma camada sean de diferentes padres.

Por si fuera poco, la maduración del óvulo es consecuencia directa de la presencia de estas dolorosas púas. Al raspar la cavidad de las hembras, se libera una hormona que activa todo el sistema de ovulación. Pero no todos los encuentros provocan ovulación, por lo que el apareamiento debe intentarse varias veces (tantas como sea necesario), hasta que las cosas salgan bien.

Competencia feroz.

Todo este proceso no resulta, en lo más mínimo, beneficioso para las hembras. Aunque siente un impulso activo por encontrar al macho (instintos de supervivencia, cuestiones hormonales y todo eso), siempre la verás siseando e intentando huir del encuentro. Lo peor es que la época de apareamiento se extiende desde enero a agosto, y algunas hembras llegan a aparearse antes de cumplir el año. Frecuentemente, el método de apareamiento de los gatos provoca una competencia feroz, lo que garantiza una próxima generación de gatos con lo mejor del acervo genético disponible en la actualidad.

Los miembros cubiertos de púas son una característica común de la familia Felidae, donde se incluyen todas las especies de gatos. Leones, tigres, leopardos y linces también ocultan una temible máquina de tortura entre sus patas traseras. Los leones, el único gato auténticamente social, suelen aparearse por varios días seguidos, ignorando completamente el entorno y llegando a copular más de 100 veces al día. Las otras especies se aparean brevemente con extraños.

3 comentarios en “El doloroso apareamiento de los gatos”

  1. el apareamiento entre gatos siempre es doloroso, las paredes color menta, las puertas de cortina, el olor del aromatizante del vocho, el nauseabundo olor cuando saca los pies de «las croocs», o las lesiones que provocan las uñas de los pies sin cortar…

    duele justo en la pobreza

    Responder

Deja un comentario