Reflexión

El Abuelo y 13 años con Pipo

Empezamos con la sección: “El Abuelo”, en esta categoría transcribiremos los relatos que cuenta el Abuelo a sus amigos y familiares, la mayoría son para reflexionar y darnos cuenta de las lecciones de la vida, todos los relatos son verídicos y se cambiaron los nombres de los personajes.

El panadero feliz

Cuando tenia cerca de 17 años de edad, una amiga me pidió que fuera su chambelán en su fiesta de quince años, yo por su puesto accedí. Ana era una chica muy guapa, yo fui chambelán por compromiso, ya que no eramos muy allegados. Después de su fiesta yo hice una apuesta con unos amigos, le aposte que en 3 días ella iba a ser mi novia, y pasaron solo 24 horas para que fuese mi novia. Yo anduve con ella alrededor de 3 meses, obviamente yo no la quería, solo era mi novia para hacerme el ego mas grande, y vieran mis amigos que era todo un “Galan”.

Recuerdo muy bien el ultimo beso que le dí. Ella me invitó a su casa, dijo que tenia una sorpresa para mi. Yo no sabia que era, y esperando que no fuera un bebe fui a su casa. Llegando vi que si perrita maltés tenia una semana de haber parido a 7 perritos, tomó con mucho amor a uno de ellos y me dijo “Este es el que escogí para ti, es mi corazón y te lo entrego con mi vida, cuídalo, te amo” fue entonces cuando me dió el ultimo beso.

Llevé al perro sin tanta importancia, le puse “Pipo”. En los siguientes días ella me buscaba pero yo la rechazaba, asta que un día le hable muy déspota mente y le dije: “Sabes que, ya no me busques, terminamos, no me molestes más, YA NO TE AMO”.Al paso del tiempo me enteré por un amigo que ella sufrió mucho, pero ami no me importó nada.

Pocos días despues Pipo sufrió un accidente, lo habían atropellado y la patita que está cerca del corazón se rompió, pipo sufrió mucho, vivió, pero quedo cojo para toda su vida. Después del accidente fue cuando me empecé a encariñar con Pipo, el quería seguirme a todos lados y yo lo rechazaba por miedo a que me avergonzara con mis amigos, pero cuando Pipo y yo estábamos en la casa, yo lo acariciaba y lo abrazaba. Me daba mucha lastima el pobre Pipo, todas las noches lloraba por mi perrito, por que me recordaba lo malo que había sido con Ana. Yo bañaba a Pipo y lo metía a mi cama a dormir conmigo, lo abrazaba y el me respondía con lenguetasos en mi rostro, pero al otro día el quería ir conmigo y yo nuevamente lo rechazaba por miedo a que me avergonzara con mis amigos.

13 años vivió conmigo Pipo y en esos 13 años todas las mujeres en las que me fijaba, jugaban conmigo y me rompían el corazón. Cuando murió Pipo lloré todas las noches durante casi todo un mes. Al poco tiempo conocí a una mujer la cual ahora es mi esposa y tengo una hija con ella, ahora soy feliz, pero durante 13 años la vida me castigó por haber jugado con los sentimientos de una inocente.

“Lo que uno siembra, lo cosecha”

 

 

Leyendo su comentarios, decidí que cada sábado se publicaran los relatos del Abuelo, pero, se habre el espacio par el que quiera publicar u experiencia vivida, obviamente tiene que ser real, y puede ser de cualquier tipo siempre y cuando se aprenda algo o nos haga reflexionar, pueden enviarlas al correo:

30 comentarios

Hacer comentario

Send this to a friend