Dolor, la Teoría de la Compuerta

¿Por qué razón masajéanos un área adolorida para sentir alivio?

Dolor Escultura

La piel es un órgano sumamente sensible y abundantemente inervado por terminaciones nerviosas receptoras que se encargan de cubrir las diversas categorías de sensibilidad como el tacto, el dolor, la temperatura y la presión. Estos receptores son capaces de transmitir este mensaje (que no es nada más que una transformación de un estímulo físico en un impulso eléctrico nervioso) a los centros cerebrales superiores o a los arcos reflejos locales desde los cuales se opera una respuesta consciente o estereotipada respectivamente.

La clase de fibras y receptores están directamente vinculados al tipo de estímulo que la vía transmite, habiendo una concordancia estructural de dicha fibra (revestimiento, distribución, diámetro) con su función como proveedor de sensibilidad aferente.

diagrama dolor

De esta forma, la transmisión del tacto está a cargo de las fibras A-alfa y A-beta, mielinizadas y de un gran diámetro. En la figura superior se representa el componente no-nociceptivo, es decir aquel que no participa en la percepción del dolor. Estas características permiten, a la par con su amplia distribución, una transmisión del impulso de forma rápida y precisa.

Mientras que el dolor es transmitido por fibras más pequeñas, A-delta y C, de menor diámetro, en el caso de las fibras C, sin un revestimiento de mielina (que actúa como un apantallado eléctrico que aumenta la velocidad de conducción). Representa el componente nociceptivo de la figura.

1. Cuando se estimula la vía nociceptiva, no habiendo ninguna señal corriente, enviando un mensaje de que algo ha puesto en peligro a nuestro organismo, esta se integra cerebralmente en forma de percepción de dolor y, probablemente, en cualquier respuesta refleja de protección.

Para complicar el asunto, y siguiendo el esquema, la vía nociceptiva inhibe la interneurona que se vuelve incapaz de inhibir la siguiente célula transmisora (tract cell). Al igual que en la lógica matemática, menos con menos da más.

2. Sin embargo, cuando se estimula de forma simultánea la vía no-nociceptiva, que transmite la información táctil, el circuito de interneuronas (que usan como neurotransmisor la encefalina) es estimulado, inhibiendo de forma parcial la vía del dolor.

circuito dolor

La interpretación de la figura muestra que este circuito no es unidireccional. Por lo tanto, el tacto más allá del dolor también debería ser inhibido por la acción de la interneurona en la tract cell.

Esto se debe a las características de la fibra tal como se explica arriba, y que la figura remarca al poner la vía principal (táctil) en negrita. Como la capacidad de transmisión de la vía táctil es considerablemente mayor que la de la vía dolorosa, la inhibición a través de interneuronas es poco significativa.

Este esquema pretende sintetizar lo que ya fue mencionado arriba. Las fibras L (Large) corresponden a la vía táctil. Las fibras S (short) corresponden a la vía dolorosa. En este punto se puede percibir de forma fácil lo desigual que resulta la competencia entre estas dos vías.

Finalmente, y respondiendo a la pregunta del inicio de esta publicación: cuando masajeamos una zona adolorida, activamos la vía táctil y por lo tanto inhibimos la vía dolorosa, cerrando parcialmente la Puerta del Dolor, postulada por Melzack & Wall, y cuya traducción libre en español corresponde a la Teoría de la Compuerta.

 

 

5 Reacciones

Hacer comentario