Ciencia

Dejar la cama desordenada puede ser bueno para la salud

Si eres de esas personas que no encuentra propósito alguno en tender la cama cuando te levantas, recientemente la ciencia encontró el pretexto perfecto para que te disculpes. Una investigación llevada a cabo por la Universidad de Kingston en Londres, Inglaterra, muestra que arreglar la cama puede resultar contraproducente para la salud.

cama desordenada

El estudio revela que una cama bien arreglada, por sus condiciones de temperatura, humedad y oscuridad (entre las sabanas), es un sitio con las condiciones idóneas para el desarrollo y proliferación de los ácaros.

Las estimaciones (nunca nadie se ha puesto a contarlos) dicen que, por lo menos, 1.5 millones de estos animales viven en cada una de nuestras camas. Tienen su hábitat entre el polvo, se alimentan de los restos de nuestra piel y son los responsables por desencadenar alergia en muchas personas. Tos, estornudos y cosquilleos en la garganta no son más que algunos de los síntomas que pueden desencadenarse en el proceso.

Los investigadores realizaron varias pruebas para encontrar las condiciones idóneas en la proliferación de los ácaros. Y descubrieron que las circunstancias ideales para el desarrollo de estos animales se presentan cuando una persona ocupa la cama dejando el colchón húmedo y caliente gracias al sudor y a la temperatura corporal. Pero la población de estos animales puede verse reducida durante el día, cuando la persona deja la cama desordenada, dándole un tiempo para “respirar”.

“Sabemos que los ácaros logran sobrevivir extrayendo agua de la atmósfera mediante unas pequeñas glándulas en sus cuerpos”, afirmó Stephen Pretlove a la BBC, el líder de la investigación. “En ocasiones, el simple hecho de dejar la cama desordenada durante el día puede colaborar para remover la humedad de las sabanas y del colchón, haciendo que los ácaros se deshidraten y mueran”.

Este estudio, publicado en Experimental & Applied Acarology, está basado en las condiciones particulares del Reino Unido, y no es aplicable a la mayoría de las regiones húmedas, como las zonas tropicales. El equipo planea extrapolar el proceso a diferentes condiciones en el mundo real para evaluar las variaciones de una cama hecha y desecha sobre las poblaciones de ácaros en diversos lugares del mundo.

Comentar

6 comentarios