Defendiendose de un asalto.

A estos ladrones prácticamente “les salió el tiro por la culata” cuando intentaron tomar por asalto una joyería, su sorpresa vino cuando los empleados los recibieron lanzandoles todo tipo de objetos y rociándolos con un extintor de incendios. No les quedo más remedio que salir huyendo con las manos vacías.

Hacer comentario

4 Reacciones