Cynthia Plaster Caster: la groupie que moldea órganos genitales a estrellas del rock

¿Conoces a Cynthia Albritton? Esta risueña mujer es una de esas personalidades cotidianas que difícilmente recordarás por su nombre de pila. Durante su adolescencia destacó como una joven tímida, pero mientras crecía adoptó una ideología liberal que la acercó más a los hombres que a las mujeres.

Cynthia Plaster Caster portada articulo

Albritton se volvió asidua visitante de espectáculos y eventos en la escena underground de Chicago. En estos sitios tuvo la oportunidad de conocer a los principales exponentes de la música que hacían giras por el norte de los Estados Unidos. Pero, a diferencia de otras groupies, su talento e ingenio la llevaron a convertirse en mucho más que una aventura de paso para los músicos.

Entablando amistades esporádicas, decidió aprovechar su vocación por las artes plásticas cuando conoció un material comúnmente empleado en prótesis odontológicas: el alginato. Este compuesto de calcio y fibras de ácido algínico es una pasta de secado rápido que permite reproducir formatos idénticos a su molde. Pero, Cynthia Albritton jamás modeló una pieza dental con el alginato.

El surgimiento de Cynthia Plaster Caster.

Haciendo pruebas en dos amigos cercanos, eligió al miembro masculino como estandarte de su cruzada artística. Y el primer famoso invitado para iniciar su extensa colección no podía ser menos especial: el legendario guitarrista Jimi Hendrix. En 1968, Albritton decidió dejar de lado los estímulos sensoriales para moldear el órgano genital de Hendrix completamente flácido. Aquello era el inicio de un negocio inesperado.

Cynthia embarró alginato en la entrepierna de los miembros de Led Zeppelin y The Who. Incluso reconocidos locutores de radio llegaron a solicitar su extraño servicio. Con el tiempo, los músicos la apodaron Plaster Caster, un juego de palabras en inglés para molde de yeso. Y cuando Frank Zappa (un compositor con más de 60 álbumes que supuestamente se toma el arte muy en serio) conoció su trabajo, le propuso una exposición que llevaría sus obras a un nuevo nivel.

Los problemas legales de Cynthia Plaster Caster.

Mientras hacía los preparativos para la exposición con Zappa, Cynthia Albritton siguió invitando famosos para hacer crecer su colección de moldes. Sin embargo, en 1971 robaron el apartamento donde Zappa y Cynthia vivían. Aunque los ladrones no hurtaron los moldes, sí se llevaron varias piezas terminadas.

Temiendo que volvieran a robar su trabajo, Cynthia Albritton deseaba una forma segura de resguardarlo. Herb Cohen, el asistente personal de Frank Zappa y ejecutivo de su disquera, se ofreció a ayudarla. La ingenua artista aceptó y así empezó una batalla legal de casi dos décadas para recuperar los registros penianos. Herb jamás tuvo la intención de devolverlos, pues buscaba la forma de sacar algún provecho económico de la futura exposición al adueñarse de la colección.

Esta pelea no sólo puso fin a la amistad de la joven artista con Zappa, sino que llegó a tribunales estadunidenses con una demanda de US$ 1 millón. En 1993, la justicia determinó que 25 de las 28 piezas debían regresar a Plaster Caster. Sólo tres quedaron en propiedad de Herb. El sujeto argumentó que tenía “cercanía con los involucrados en la obra”, pues trabajó como manager para Iron Butterfly, The Rascals y Tony Stevens.

La exposición en el MoMA.

A finales de 1980, Cynthia reanudó la producción de los moldes y su colección de ídolos creció todavía más. A la anhelada exposición se agregaron los moldes anatómicos de los Beach Boys, el vocalista de los Dead Kennedys (Jello Biafra) y los miembros de Nine Inch Nails. Finalmente, en el año 2000 los moldes de Plaster Caster se presentaron en una exhibición abierta al público en el Museum of Modern Art (MoMA).

Cynthia Plaster Caster(1)
Cynthia Plaster Caster con sus preciadas obras.

Una vez culminada la exposición, Cynthia Albritton siguió recolectando moldes peneanos de grandes músicos, pero esta vez sólo cuando el artista lo solicita. Esta mujer inspiró algunas canciones como “Plaster Caster” de Kiss y “Five Short Minutes” de Jim Croce. Con 73 años a cuestas, la controversial Plaster Caster sigue trabajando en el mundo de las artes plásticas e incluyó en sus moldes los senos femeninos de algunas celebridades.

Deja un comentario