¿Cómo surgió el preservativo masculino?

Entre todas las invenciones humanas, los preservativos masculinos o «condones» figuran en esa clase de pequeñas innovaciones que revolucionaron nuestra existencia. Sólo imagina la cantidad de enfermedades y embarazos no deseados que se evitaron gracias a estos artículos. Pero, ¿alguna vez te preguntaste cómo surgió este anticonceptivo de barrera? A continuación, conocerás un breve resumen sobre el origen y evolución del preservativo masculino a través del tiempo.

preservativo masculino portada(1)

Los preservativos primitivos.

Aunque parece una invención reciente, el preservativo nos acompaña desde hace mucho tiempo. Existen algunos registros donde se especifica que los antiguos egipcios ya utilizaban el artículo alrededor del 1300 a.C. Evidentemente, se trataba de fundas rudimentarias confeccionadas con vegetales, piel de animal o lino cuyo objetivo principal era envolver al órgano genital masculino.

Hace algunos siglos, la clase alta de algunas sociedades asiáticas ya empleaban una variedad de preservativo masculino que sólo cubría el glande. Los fabricados en China se confeccionaban a partir de seda aceitada o con el intestino de los corderos. Sorpresivamente, los registros más antiguos sobre el uso de preservativo masculino apuntan a que eran socorridos para evitar toda clase de enfermedades.

condon en la edad media
Preservativo masculino de 1813 con manual de instrucciones.

Lo más semejante al condón que conocemos en nuestros días surgió a finales del siglo XV. En esa época, unos neerlandeses establecidos en Japón empezaron a confeccionar y comercializar los primeros preservativos que cubrían íntegramente el miembro masculino.

Evolución del preservativo masculino.

Las clases bajas no conseguirían acceso a los preservativos sino hasta comienzos del siglo XIX. En esos tiempos, el condón empezó a ser ampliamente utilizado para prevenir los embarazos. Sin embargo, los médicos seguían recomendando otros métodos de contracepción. Y existía una justificación razonable: eran prácticos y accesibles, pero se rasgaban con extrema facilidad. Esto provocó que la población dejara de confiar en ellos.

el preservativo en la antiguedad

Para 1839, Charles Goodyear descubrió un método para transformar el caucho duro en un material mucho más elástico. Tras el descubrimiento, los fabricantes de condones empezaron a usar caucho como materia prima, haciéndolos más elásticos y resistentes. Preocupados por la diseminación de enfermedades de transmisión sexual (ETS), los países que participaron en la Primera Guerra Mundial proveían a sus soldados un suministro constante de preservativos.

El preservativo masculino moderno.

En el último siglo, con la implementación de nuevas tecnologías y formas del producto, aparecieron incontables tipos de preservativos en el mercado. La fabricación del artículo ya no se parece en nada a aquellos preservativos primitivos que usaron los hombres hace miles de años. Además de la accesibilidad, la calidad de los condones que se encuentran en la actualidad es superior.

diversos tipos de condones

Por si fuera poco, el preservativo masculino se convirtió en la primera opción a la hora de prevenir embarazos no deseados y ETS. Desafortunadamente, aún existe cierta ignorancia sobre el tema. Por ejemplo, algunas personas dejan de usarlos por temor a que se rompan o simplemente porque no les gusta. Parece obvio, pero hay que ser conscientes de que hoy es preferible prevenir que lamentar.

Ni siquiera hay que ilustrar la popularidad de la que gozan los preservativos masculinos en la actualidad. Si eres un hombre sexualmente responsable, probablemente lleves uno a todas partes.

Artículos relacionados:

Últimas Entradas:

2 comentarios en «¿Cómo surgió el preservativo masculino?»

Deja un comentario