¿Cómo se obtiene el oro blanco?

El oro de 24 kilates es la forma más pura en que puede encontrarse este metal y, evidentemente, posee un color amarillo. Sin embargo, el oro puro es demasiado blando para usar en la joyería y puede deformarse simplemente presionándolo con la yema de los dedos. Dado que las piezas de joyería construidas en oro puro, como anillos y brazaletes, sufrirían una deformación prematura con el uso cotidiano, estas piezas se hacen más resistentes cuando se mezclan con otro(s) metal(es), generando una aleación de oro.

anillo corazon y manos

Tan simple como la terminología lo sugiere, los 24 kilates que componen al oro puro pueden traducirse como una segmentación de la pieza en 24 partes, donde todas están constituidas por oro. De la misma forma, un anillo de oro de 18 kilates está construido por 18 partes de oro puro y 6 partes de otro metal, sumando un total de 24 (un 75% de oro, un 25% otro metal). La misma fórmula se aplica a cualquier otra pieza de joyería fabricada en oro, por ejemplo unos aretes de 14 kilates – 14 partes de oro y 10 partes de otros metales.

¿A qué otros metales nos referimos? Cuando el orfebre desea conservar el color dorado natural del oro, comúnmente fabrica una aleación de oro con cobre y zinc.

 

El “engañoso” oro blanco.

Respecto al oro blanco, el orfebre típicamente recurre a metales como el paladio, manganeso, plata y níquel, durante mucho tiempo este último figuró como principal agente blanqueador del oro debido a su bajo costo. Sin embargo, algunos orfebres han dejado de emplearlo pues suele producir reacciones alérgicas.

Una vez aclarado esto, es importante puntualizar que aunque la pieza resultante en este tipo de aleaciones presenta un color blanco parecido al de la plata, por si sola no alcanza esa tonalidad blanca vibrante que frecuentemente asociamos con el oro blanco en nuestros días (aunque en los últimos años se han desarrollado algunos métodos para alcanzar esta apariencia en las aleaciones).

anillos de oro

Sin embargo, la mayor cantidad de oro blanco disponible en el mercado obtiene su vibrante color blanco gracias a una delgada capa de rodio, un metal de la familia del platino.

 

Oro chapado en rodio.

La elección del rodio atiende a dos características principales: un brillante color blanco y su extrema durabilidad. Pese a esto, resulta inevitable que con el uso cotidiano esa pequeña chapa de rodio se vaya desgastando hasta revelar el tono amarillo natural del oro blanco. Dependiendo de la composición de este oro blanco, el resultado puede variar de apenas ser visible a un cambio extremo en la coloración de la joya.

Dado que la falta de escrúpulos no es algo raro en el mundo de la joyería, no es raro encontrar piezas fabricadas con aleaciones de oro amarillo chapadas con rodio y vendidas como “oro blanco” para ahorrar algo de dinero en la producción. Los clientes no se enteran hasta que la capa de rodio termina desgastándose, algo que demora bastante tiempo.

anillo oro blanco diamante

En cualquier caso, si distingues una pequeña mancha amarilla en una pieza de oro blanco después de algunos años de uso, lo mejor que puedes hacer es enviar a limpiar la pieza para que le apliquen una nueva chapa de rodio y recupere su brillo blanco original, este proceso no suele ser algo costoso. En algunas joyerías, ofrecen este servicio gratis si adquiriste la pieza con ellos.

 

Otros datos de interés.

Mientras que el oro blanco y el oro amarillo son los más comunes en la joyería, pueden obtenerse otros colores agregando diferentes metales al oro. Por ejemplo, el oro rosa se obtiene agregando una mayor cantidad de cobre a la aleación, y es precisamente la cantidad de cobre la que determina el tono resultante. El oro verde se obtiene agregando aleaciones de plata, zinc y cobre. Además, puede obtenerse un color negro cubriendo una pieza de oro blanco con una chapa de rodio negro.

La joyería de platino contiene una enorme cantidad de platino en comparación con las proporciones que se utilizan en aleaciones tradicionales de oro para fabricar oro blanco, hablamos de 90% a 95% de platino con el porcentaje restante representado por el iridio, rutenio o cobalto.

Sabias que
  • BK-201 Feb 19, 2018

    Buen post, ya aprendi algo nuevo

  • Yo opino que... Feb 21, 2018

    Actualmente lo que se hace, aparte de rebajar el oro a 10 kilates, es mandarlos a “platinar”, es un baño de platino y no de rodio.
    Anteriormente se utilizaba una “pluma” que platinaba, esto era un método casero pero efectivo y muy raro (hace como 18 años).
    Otro dato curioso sobre el oro blanco es que es más duro y por ende difícil de fundir, éste se tiene que fundir con gas y oxígeno, a diferencia del amarillo o rosa que se funden con un simple soplete a puro gas (sin regulador).

Comentar el artículo.

Send this to a friend