Científicos convierten hoja de espinaca en tejido humano (VIDEO)

Gracias a Popeye sabemos que la espinaca es un alimento saludable, pero este descubrimiento lleva el término “saludable” a un nuevo nivel. Si analizas de cerca las pequeñas venas que se extienden desde el tallo en cualquier hoja de espinaca en tu ensalada, notarás que son pequeñas y delicadas – no muy diferentes a aquellas que bombean sangre a través de nuestro corazón.

tejidos humanos hoja de espinaca

Un grupo de científicos del Instituto Politécnico de Worcester en Massachusetts, Estados Unidos, ha logrado aplicar estas similitudes para superar una de las más grandes barreras a la hora de crear tejido humano a gran escala.

“El principal factor limitante en la ingeniería de tejido… es la falta de una red vascular”, dijo Joshua Gershlak, colaborador del estudio que se publicó el pasado mes de marzo en el periódico Biomaterials. “Sin esa red vascular, se obtiene un montón de tejido muerto”.

La mayoría de las plantas en nuestra vida cotidiana ya vienen construidas con esta frágil red, lo que provocó que Gershlak y su equipo se preguntaran si debían empezar el diseño de tejidos desde cero.

Joshua Gershlak

Joshua Gershlak

 

Fabricando redes vasculares.

Para ver si era posible aprovechar estas redes, el equipo removió todas las células de la planta de una hoja de espinaca – dejando únicamente un marco de celulosa, una sustancia biocompatible que ya había sido empleada para sanar heridas y generar cartílago.

Tomaron esa estructura de venas – usada por las plantas para transportar agua y nutrientes – y la “bañaron” con células humanas. Las células se engancharon a la estructura de la espinaca y se desarrollaron en algo parecido a un trozo de corazón humano.

Después, para poner a prueba su teoría los investigadores bombearon un fluido rojo parecido a la sangre y microesferas por estas venas.

“Todavía queda mucho trabajo por hacer, pero todo parece muy prometedor”, dijo Glenn Gaudette, otro autor del estudio, en un comunicado de prensa. “Adaptar las abundantes plantas que los granjeros han cultivado durante miles de años para utilizarlas en la ingeniería de tejidos puede solventar los problemas limitantes del área”.

 

 

Próximo paso: restaurar tejido dañado.

El siguiente paso es encontrar la forma de reemplazar el tejido dañado en pacientes de ataque cardíaco con estas estructuras basadas en las plantas. Se espera que las venas de espinaca en el tejido implantado entreguen oxígeno al tejido de reemplazo (que puede generarse a través de una impresión en 3D) de forma que nueva materia en el corazón pueda ser formada.

La misma técnica podría extrapolarse a otras plantas. Por ejemplo, la madera podría utilizarse para reparar fracturas.

“Ser capaces de tomar algo tan simple como una hoja de espinaca y convertirla en un tejido con el potencial para transportar sangre es muy emocionante”, agrega Gaudette. “Esperamos que sea un avance significativo en el área”.

Medicina
  • braulio7 Ago 2, 2017

    Es Wolverine jubilado???
    Creo que se comió a todos los X-men…

  • Inculto Ago 2, 2017

    Interesante

Comentar el artículo.