Calle angosta

A veces no entiendo a las mujeres, pero con toda razón el conductor del automóvil azul se enojó. Estar soportando los gritos de una mujer histérica, que te echen el carro encima y encima te den ordenes es muy nefasto y nada fácil de lograr.

8 Reacciones

Hacer comentario