Cabra de Gävle: la tradición navideña incendiada por vándalos

Los habitantes de Gävle, en Suecia, celebran las fiestas navideñas construyendo la Cabra de Gävle. Este símbolo, una versión enorme de la Cabra de Yule, se construye a partir de un armazón de madera y paja. Además, la decoran con listones y luces multicolores. Se encuentra en la plaza de la ciudad desde el inicio del Adviento y hasta el final de la temporada navideña… si es que sobrevive.

Cabra de Gävle incendiada(1)

En las últimas cinco décadas, la Cabra de Gävle ha sido destruida en 35 ocasiones. El gobierno de la ciudad se ha esforzado para evitar que los pirómanos incendien la cabra. Sin embargo, parece que no hay fuerza humana capaz de detener esta ardiente tradición navideña.

Las navidades en Suecia.

En Suecia, las celebraciones de Navidad empiezan el primer día de Adviento y se extienden hasta el 13 de enero, día de San Knut. Las festividades modernas heredaron múltiples elementos de las tradiciones paganas, incluida la Cabra de Yule. Esta cabra era un malvado espíritu navideño que exigía regalos a los habitantes.

Pero, al paso del tiempo se transformó en una figura amable que se aseguraba de que las familias decoraran adecuadamente para la temporada. Así, los suecos empezaron a decorar sus árboles con cabras de paja. Posiblemente, la tradición pirómana con la Cabra de Gävle es un guiño a la mitología pagana que incluía el sacrificio de animales por estas fechas. Aunque también es posible que estos renegados sólo disfruten ver el mundo arder.

La primera Cabra de Gävle.

La idea de instalar una Cabra de Yule gigante en la plaza principal de Gävle surgió en 1963 gracias a Stig Gavlén, un publicista. El gobierno buscaba impulsar el turismo e incrementar las ventas del comercio local. El 2 de diciembre de 1966, la primera Cabra de Gävle ya estaba instalada en la plaza del pueblo.

Sin embargo, cuando el reloj marcó las 12 de la noche en vísperas del año nuevo, la estructura de 13 metros quedó reducida a cenizas después que alguien la incendiara. La policía detuvo al pirómano y se le acusó formalmente de vandalismo. Pero la mecha ya estaba encendida y otros se unieron a la idea del vándalo original.

En las navidades de 1967 y 1968, la Cabra de Gävle resultó intacta gracias a la adición de una valla protectora. Sin embargo, para 1969 volvieron a incendiar la estructura justo el 31 de diciembre.

Cabra de Yule(1)

No más tradición.

Para 1970, la situación empeoró: apenas 6 horas después de inaugurada, la cabra quedó totalmente destruida. En ese momento Southern Merchants, el consorcio que patrocinaba el adorno, renunció definitivamente a la tradición. Después, el Club de Ciencias Naturales de la Escuela de Vasa se hizo cargo. La Cabra de Gävle construida por este grupo resultó mucho más pequeña y fácil de destruir. La quemaron, robaron, atropellaron y destruyeron incluso antes de que la instalaran en la plaza.

En 1985, el club echó toda la carne al asador y construyó una Cabra de Gävle de 12.4 metros de altura. Es la figura de ese año la que apareció en el Libro Guinness de los Récords Mundiales. El grupo instaló una cerca de casi 2 metros de altura, y la cabra era supervisada constantemente por elementos del regimiento de infantería. Afortunadamente sobrevivió hasta enero.

Actualmente, tanto el Club de Ciencias Naturales como la Southern Merchants compiten por la mejor versión de la Cabra de Gävle. A menudo ambos proyectos terminan incendiados. Desde 1988, los jugadores empezaron a apostar sobre las posibilidades de que la cabra fuera incendiada, así como la fecha.

Protegiendo a la Cabra de Gävle.

El gobierno de Gävle se ha empeñado en construir vallas en torno a la cabra. Implementaron sistemas contra incendios e incluso instalaron cámaras para monitorear el adorno con diversos resultados. En 2005, un par de vándalos vestidos de Santa Claus y de hombre de jengibre vulneraron la protección lanzando flechas en llamas a una de las cabras.

cronologia Cabra de Gävle(1)
Línea de tiempo con todos los incidentes de la Cabra de Gävle hasta 2012. (Clic para ampliar)

En 2009, después que un vándalo fracasara en incendiar la cabra del Club de Ciencias Naturales, la robaron directamente. El 23 de diciembre del mismo año, hackearon el sistema de cámaras que vigilaba la cabra de Southern Merchants y le prendieron fuego. Lo único que ha funcionado en todos estos años es la presencia humana.

En los años que los voluntarios han vigilado la cabra por las noches, la Cabra de Gävle logra sobrevivir hasta enero, aunque no por falta de esfuerzo. En 2010, un grupo ofreció al guardia de seguridad la friolera de US$ 50,000 para que les permitiera secuestrar a la cabra con un helicóptero.

Como puedes darte cuenta, la construcción anual de la Cabra de Gävle logró su propósito. Además de crear interés turístico en esta pequeña ciudad sueca, también atrae a vándalos de todo el mundo que intentan destruir el enorme adorno navideño.

Artículos relacionados:

2 comentarios en «Cabra de Gävle: la tradición navideña incendiada por vándalos»

Deja un comentario