Asalto fallido.

Este es uno de esos ejemplos de la mala plantación y los efectos de la adrenalina en situaciones extremas, el delincuente logra un salto perfecto pero su cómplice antes le había puesto un obstáculo y casi hace el último salto de su vida.

Entretenimiento, Videos

Comentar el artículo.