Anuncian fin del mundo el próximo sábado 23 de septiembre (otra vez)

Desde 2012 las profecías sobre el fin del mundo no paran de surgir por todos lados, la última profecía fallida fue durante el pasado mes de agosto en el eclipse solar, cuando supuestamente nuestro planeta llegaría a su fin.

ciudad destruida apocalipsis

Como ha sucedido con cientos de profecías catastróficas anteriores, la fecha prevista pasó y, como era lógico, nada fuera de lo normal aconteció. Pero esto no ha impedido que nuevas previsiones apocalípticas sigan apareciendo, y la última que ha causado cierto revuelo es la de un sujeto estadounidense llamado David Meade que pertenece a un grupo cristiano en los Estados Unidos. Y si esta vez el pronóstico resulta acertado, debes saber que no queda demasiado tiempo.

 

El fin de los tiempos.

De acuerdo con una publicación realizada por The Washington Post, Meade tiene la convicción de que el mundo se acabará el próximo sábado 23 de septiembre. ¿Y de dónde sacó esta fecha específicamente? Aparentemente se basó en un fragmento de códigos numéricos y versos presentes en la Biblia, cuyo punto central es el número 33.

Meade tomó como punto de partida este número y encontró múltiples referencias en las sagradas escrituras, como el hecho de que Jesús haya vivido tan sólo 33 años y que el nombre “Elohim”, que sería el nombre de Dios para los judíos, se repita 33 veces en la Biblia. Meade cree que dicho número no sólo tiene un significado relevante en la Biblia, sino que también resulta importante en la numerología y astronomía.

lectura con vela libro

¿Por qué? Por si no lo recuerdas, el pasado 21 de agosto tuvo lugar el gran eclipse americano. Cuando a la fecha de este evento astronómico se le suman 33 días, llegamos precisamente al día 23 de septiembre, una fecha en que, según Meade, tendrá inicio el fin del mundo. Y hay más: asegura que en el libro Apocalipsis existe una descripción de los primeros eventos, precisamente en el capítulo 12, de los versículos 1 al 5.

Y apareció una gran señal en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.

Y estando encinta, clamaba con dolores de parto y sufría por dar a luz.

Y apareció otra señal en el cielo: y he aquí, un gran dragón rojo que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas, siete diademas.

Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró delante de la mujer que había dado a luz, a fin de devorar a su hijo en cuanto naciese.

Y ella dio a luz un hijo varón que había de regir a todas las naciones con vara de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono.

 

 

Interpretaciones cósmicas.

Así, el sábado 23 de septiembre, además de haber transcurrido 33 días desde el eclipse solar, será la fecha en que se suscitará un alineamiento cósmico donde participarán Júpiter, Mercurio, Marte y Venus, así como las constelaciones de Virgo y Leo. Todo esto ha llevado a suponer a Meade que los códigos bíblicos, la numerología y astronomía se relacionan para señalar el fin de los tiempos.

hombre sin cordura

Para este sujeto, la constelación de Virgo representa a la mujer, y Júpiter, de acuerdo con el alineamiento, se encontrará “dentro” de ella, es decir, al interior del útero de la figura descrita en Apocalipsis. Pero el planeta se moverá en el cosmos, saliendo de Virgo, lo que para Meade significa un alumbramiento. Y es en este punto que las cosas empezarán a ponerse feas para nosotros en la Tierra.

Este sujeto no afirma que el planeta será aniquilarlo el próximo sábado, de una sola vez, en un gran evento cataclísmico. Sin embargo, garantiza que desde el próximo día 23 el mundo como lo conocemos dejará de existir y buena parte de él ya no será lo mismo a comienzos de octubre.

Antes que empieces a empacar y a organizar un escape a una zona aislada, debes saber que la NASA ya avisó que no sucederá nada especial el próximo sábado, y que varios líderes religiosos en los Estados Unidos comentan que, aunque el número 33 es significativo en la Biblia, no representa ningún código secreto y no debe interpretarse como tal. Como sea, siéntete libre de esconderte o celebrar el inicio del fin.

24 Reacciones

Hacer comentario