Antiguas ciudades mayas estaban contaminadas por mercurio

Las antiguas ciudades mayas estaban contaminadas por mercurio a niveles peligrosamente altos. Un hallazgo arqueológico intrigante cuya explicación lógica no es nada fácil y hace que todos se pregunten: ¿para qué usaron el mercurio las civilizaciones antiguas? La evidencia sobre el uso de este peligroso elemento está presente en diversas culturas alrededor del mundo. Pero, según los arqueólogos, la existencia de cantidades masivas de mercurio y contaminación por mercurio en el antiguo mundo maya es algo inédito.

Antiguas ciudades mayas estaban contaminadas por mercurio(1)

Ciudades mayas contaminadas por mercurio.

Bajo las antiguas ciudades mayas que florecieron en Mesoamérica se oculta un peligroso secreto: contaminación por mercurio. Según un artículo publicado en Frontiers in Environmental Science, durante el Periodo Clásico los mayas usaron mercurio y productos que contenían el metal. Y lo hacían con tanta frecuencia que provocaron una contaminación generalizada del entorno.

En algunas zonas, la concentración de mercurio es tan alta que, incluso en la actualidad, podría resultar peligroso para un arqueólogo descuidado. “Comúnmente, la contaminación por mercurio en el medio ambiente se observa en zonas urbanas o regiones industriales”, explicó el Dr. Duncan Cook, autor principal del estudio e investigador de la Australian Catholic University (ACU).

“No existe explicación simple para el hallazgo de mercurio en suelos y sedimentos profundos de las antiguas ciudades mayas. Es hasta que se considera la arqueología de la región cuando se observan indicios de que los mayas usaron mercurio durante cientos de años”, agrega Cook. Junto a su equipo, el arqueólogo analizó por primera vez los niveles de mercurio en el suelo y sedimentos de antiguos sitios mayas.

Contaminación generalizada.

Detectaron contaminación por mercurio en todos los sitios mayas que florecieron durante el Periodo Clásico (250 – 900). La única excepción fue Chan B’i, un sitio arqueológico situado en El Salvador. Entre los lugares estudiados se encuentra Chunchucmil (México), Marco González y Actuncan (Belice). También La Corona, Tikal, Petén Itzá, Piedras Negras y Cancuén en Guatemala, así como Palmarejo (Honduras) y Cerén (El Salvador).

Las concentraciones más bajas de mercurio se encontraron en Actuncan, con 0.016 partes por millón (ppm). Mientras que Tikal reveló la concentración más alta del metal pesado con 17.16 ppm. Solo para fines de referencia: el mercurio en sedimentos ya se considera tóxico a partir de 1 ppm. ¿Pero, a qué se debió esa contaminación generalizada en las antiguas ciudades mayas?

ciudades mayas estaban contaminadas por mercurio
A la izquierda el geólogo Jim Kitchen muestra una vasija que recuperó de Lavaderos, un sitio arqueológico sumergido en el lago Amatitlán, Guatemala. A la derecha un acercamiento al contenido de la vasija, que muestra restos de piedra suspendidos en mercurio elemental.

En sitios arqueológicos como Quiriguá y El Paraíso se han encontrado recipientes sellados repletos de mercurio. Lo mismo sucedía en Teotihuacán, una ciudad en el centro del actual México habitada por diversas etnias. Además, los mayas emplearon pinturas que contenían mercurio y cinabrio para dar color a una variedad de artículos. En este estudio, se concluyó que decoraban las paredes con pintura en polvo hecha a partir de cinabrio y mercurio.

Así, es posible que el metal pesado terminara filtrándose de paredes, pisos, patios y artículos cerámicos hasta contaminar el suelo y agua.

El uso de mercurio en civilizaciones antiguas.

El Dr. Nicholas Dunning, coautor del estudio y profesor de la Universidad de Cincinnati, señala que el cinabrio era un pigmento poderoso y precioso para los mayas, aunque también resultaba letal. Todavía hoy se encuentran rastros de su uso generalizado en suelos y sedimentos alrededor de los antiguos sitios habitados por esta cultura. Por otro lado, el mercurio es una auténtica rareza en la piedra caliza que subyace bajo esta región maya. Entonces, se cree que tanto el mercurio elemental como el cinabrio eran traídos desde ubicaciones más al norte y sur del antiguo territorio maya. Probablemente por comerciantes itinerantes que iban de una ciudad a otra.

Jade con restos de cinabrio
Pieza de jade con restos de cinabrio localizada en Guerrero, México.

Un envenenamiento crónico por mercurio produce síntomas aterradores. Empieza por afectar al sistema nervioso central, el hígado y los riñones. Derivado de esto se producen temblores incontrolables, parálisis, problemas de visión y audición, así como padecimientos mentales. Sol Oscuro, uno de los últimos gobernantes de Tikal, fue representado como un hombre obeso. El síndrome metabólico que surge de la intoxicación crónica por mercurio a menudo induce la obesidad.

Sin embargo, se necesita de mucha más investigación para conocer hasta qué punto la exposición al mercurio influyó en los procesos socioculturales del Periodo Clásico maya. Tim Beach, coautor del estudio y profesor de la Universidad de Texas en Austin, dice que “incluso los mayas, que usaron poco el metal [en comparación con lo que sucede hoy], provocaron un aumento de las concentraciones de mercurio en su entorno”.

Este es un indicio de que, así como hoy vivimos en el “Antropoceno”, también existió un “Mayaceno”. Y de que la contaminación con metales derivada de la actividad humana se ha manteniendo constante a lo largo de la historia.

Te puede interesar.

Deja un comentario