8 historias de personajes célebres y sus doppelgängers

En alemán, doppelgänger es un término que podría traducirse como “doble errante”. En palabras más llanas, se trataría de la réplica de una persona que vaga por el mundo, como si fuera un humano totalmente normal. ¿Te ha pasado que alguien asegura haberte visto en un lugar, pero jamás te paraste por ahí? Probablemente era tu doppelgänger.

Doppelgängers principal

Sin embargo, es necesario aclarar que cuando decimos “réplica” no hacemos referencia a un gemelo o persona muy parecida a ti. Estrictamente hablando, los doppelgängers son entes de naturaleza paranormal, y así como aparecen de la nada, desaparecen sin dejar rastro. Aunque hay ciertas enfermedades que pueden explicar estas alucinaciones, aún existe cierto misterio en torno al fenómeno. Sobre todo por leyendas de personajes célebres en la historia que aseguraron haberse encontrado frente a frente con sus doppelgängers. Son historias tan extrañas como inquietantes.

 

1 – Emilie Sagee.

Fantasma rojo

Cuando se aborda el tema de los doppelgängers, frecuentemente sale a relucir el nombre de Emilie Sagee, sobre todo por lo extraño y tenebroso que resultó su caso. Esta mujer había estudiado para convertirse en docente, y a pesar de resultar una excelente pedagoga, prácticamente cambiaba de escuela cada año.

Durante los 16 años que ejerció como maestra pasó por un total de 19 colegios. Las razones eran tan simples como increíbles: Sagee vivía atormentada por su doppelgänger, que la seguía a donde quiera que iba. Esta “gemela maligna” frecuentemente se presentaba ante los pupilos de la profesora, realizando imitaciones de sus movimientos. Sin embargo, Emilie Sagee nunca pudo verla.

La historia dice que cuando la doppelgänger entraba en escena, Emilie Sagee pasaba por una especie de trance. Como este fenómeno se iba haciendo cada vez más frecuente, el terror en los alumnos no hacía más que crecer y los reportes terminaban obligando a los directivos de las escuelas a despedir a Sagee. Cuando la profesora regresaba de su trance, aseguraba recordar las cosas que su doppelgänger había realizado como si hubieran sido sus propias acciones.

 

2 – Johann Wolfgang von Goethe.

Goethe

Es una faceta muy poco conocida de su vida, pero hay algunas leyendas que afirman el famoso poeta alemán vivía atormentado por varios doppelgängers. El primer encuentro fue con su propio gemelo malvado, y habría sucedido durante su juventud un día que regresaba a casa. En el camino, observó a una persona que se dirigía en su dirección.

Cuando la distancia entre ambos se redujo lo suficiente, se sorprendió al ver que la persona era idéntica a él, pero con otra ropa. En ese preciso instante la misteriosa aparición se esfumó. En este mismo camino, pero varios años después, volvió a encontrarse con la misma persona y llevaba exactamente la misma ropa del encuentro anterior.

Sin embargo, el episodio más extraño fue cuando Goethe se encontró en la calle a un amigo cercano que llevaba su bata de baño. Considerando todo esto es muy extraño, el poeta se dirigió a casa y encontró al mismo amigo con la bata que acababa de ver en la calle. El amigo le explicó que como había quedado empapado por la lluvia, tomó el albornoz de Goethe mientras la ropa se secaba. Pero fue muy específico al señalar que jamás había salido del lugar.

 

3 – Guy de Maupassant.

Maupassant

La naturaleza del doppelgänger de Guy de Maupassant encaja perfectamente en el objetivo natural de estos misteriosos personajes. La leyenda dice que el escritor francés alguna vez se encontró con su doppelgänger, mismo que le habría dictado un pequeño cuento.

Esta historia giraba en torno a un hombre que había sido poseído por un espíritu maligno, cuya cordura era devorada poco a poco hasta que terminó volviéndose loco. La leyenda es interesante pues la salud mental del propio Guy de Maupassant empezó a deteriorarse poco a poco, supuestamente por la sífilis, hasta que terminó muriendo en un asilo mental tras varios años de sufrimiento.

 

4 – Catalina II de Rusia.

Catalina la grande

También recordada como Catalina la Grande, esta emperatriz rusa existió durante el siglo XVIII. Cierta noche, su séquito fue a despertarla con premura pues la habían visto saliendo de los aposentos para dirigirse a la sala del trono.

Catalina se dirigió a investigar personalmente y terminó encontrándose frente a frente con su doppelgänger sentada en el trono. Inmediatamente ordenó a los guardias que atacaran al “fantasma”, pero fue en vano pues desapareció. Poco tiempo después, Catalina murió de un ataque fulminante de apoplejía cuando se disponía a tomar un baño.

 

5 – María de Jesús de Ágreda.

María de jesús de Ágreda

Durante el siglo XVII, cuando exploradores franciscanos buscaban poblaciones a las que convertir al catolicismo en Nuevo México, se encontraron con grupos indígenas que ya practicaban la religión. Estos pobladores aseguraban que habían sido instruidos por una mujer vestida de azul.

Una investigación minuciosa del caso llegó hasta María de Jesús de Ágreda, una monja española que jamás había dejado su convento. La leyenda dice que tenía la habilidad para controlar a su doppelgänger y, gracias a esto, podía manifestarse en otro lugar. La monja llegó a ser acusada de brujería, pero salió libre de toda culpa y su poder, la bilocación, hoy se considera divino.

 

6 – Percy Bysshe Shelley.

Percy bysshe

El escritor, ensayista y poeta inglés estuvo casado con Mary Shelley, la célebre autora del clásico Frankenstein. Se dice que poco antes de morir, habría confesado que en múltiples ocasiones de su vida se había encontrado con un personaje que era idéntico a él. Una amiga cercana también aseguró haber visto al doppelgänger de Percy.

Según el relato, observó a Percy en un camino muy cerca de su propiedad. La mujer juró que este hombre había entrado a un callejón sin salida y nunca más regreso. Sin embargo, en ese preciso instante Percy estaba muy lejos de este lugar.

 

7 – Isabel I de Inglaterra.

Elizabeth i de inglaterra

Dado que la reina poseía un carácter distinguido por la sensatez, no se esperaba que esta clase de fenómenos “paranormales” fuera parte de su conversación. Sin embargo, la última en el linaje de los Tudor que tuvo la oportunidad de gobernar Inglaterra aseguraba haber visto a su doppelgänger recostada en sus aposentos, como si estuviera muerta.

Isabel creyó que la aparición había sido un presagio sobre su propia muerte. Tal vez tenía razón, pues poco tiempo después murió.

 

8 – Carne Rasch.

Carne rasch

En el año de 1906, durante una sesión del Parlamento Británico, uno de los parlamentarios presentes observó a Sir Frederick Carne Rasch observando un acalorado debate. Sin embargo, se suponía que Carne Rasch debía estar metido en la cama recuperándose de una fuerte gripe. A este miembro del parlamento le pareció oportuno saludar a Rasch, pero no obtuvo respuesta, aquel personaje simplemente se mantuvo sentado.

Lo perdió de vista un instante y poco tiempo después se había ido. Investigó entre los demás miembros presentes, que también lo habían visto sentado en la misma silla, pero nadie observó cuando salió del recinto.

7 Reacciones

Hacer comentario