7 videos musicales más costosos de la historia

En una época, el video musical de una canción era el complemento perfecto que catapultaba a la fama mundial a determinado artista. Y las celebridades establecidas desembolsaban auténticas fortunas en producir un video que se repetiría una y otra vez en los canales de televisión musicales. Sin importar el género, una buena canción (a veces no tanto) debía tener su propio videoclip. Era la forma más directa de aumentar el «engagement» con el público.

videos musicales más costosos (1)

Mientras surgía una representación visual de la obra, para los fans resultaba mucho más simple comprender la idea de aquello que el artista buscaba transmitir. Toda esta revolución en la industria musical hubiera sido imposible si la llegada de MTV. Un canal que obligó a los artistas a invertir cada vez más en la producción de sus videos musicales. Esto resultó evidente en la década de 1990, cuando los músicos parecían competir por ver quien sacaba el videoclip más costoso.

7. George Michael – Freeek (2002)

Empezaremos fuerte con este videoclip dirigido por Joseph Kahn, que ha colaborado con la crema y nata de la industria musical en la dirección de videos. Britney Spears, Shakira, Muse, Christina Aguilera, U2 y Eminem son algunas de las celebridades que colaboraron con este director. George Michael desembolsó nada más y nada menos que US$ 2 millones para que esta producción futurista acompañara al sencillo Freeek.

6. Limp Bizkit – Rollin’ (2000)

Montar una producción sobre el helipuerto de un rascacielos debe ser muy costoso. Pero… keep rollin’ rollin’ rollin’ rollin. Este video musical de Limp Bizkit costó la friolera de U$ 3 millones y contó con un «cameo» de Ben Stiller y Stephen Dorff. Es un video histórico, no solo porque ganó el premio al Mejor Video de Rock en los MTV Video Music Awards de 2001. También porque la filmación se hizo en la azotea de la torre sur del World Trade Center, en Nueva York. Ese mismo rascacielos que se derrumbó tras los ataques terroristas del 9/11.

5. Gwen Stefani – Make Me Like You (2016)

La carrera de Gwen Stefani sería muy distinta sin el impulso mediático que acarreó su incursión en los videos musicales. Y cada una de esas producciones está llena de colores, movimiento y una fuerte inversión monetaria. Sin embargo, entre todos destaca el videoclip para la canción Make Me Like You. Producida en 2016, esta obra costó US$ 4 millones.

4. Madonna – Bedtime Story (1994)

Madonna no es la reina del pop por casualidad, y es que no escatima recursos cuando se trata de invertir en su imagen. Desde los albores de su carrera, sus videoclips destacan por la excelente producción. En 1994 lanzó Bedtime Story, su sexto álbum de estudio, y al poco tiempo convocó a Mark Romanek para la producción del video musical que acompañaría al sencillo homónimo. Con una inversión de US$ 5 millones, el video de Bedtime Story se inspiró en obras de artistas como Frida Kahlo y Remedios Varo.

3. Madonna – Die Another Day (2002)

Te advertimos que en el pop sólo existe una reina. En 2002, Madonna la rompió en los canales de televisión musicales con el videoclip de Die Another Day. Esta canción también sirvió de soundtrack para la película Otro día para morir, de la saga del agente 007. El costo total por la producción de este video ascendió a US$ 6.1 millones.

2. Britney Spears – Work B**ch (2013)

En algunos de los videos musicales más icónicos de la historia aparece Britney Spears. Por eso, en 2013 intentó reflotar su carrera artística con un video lleno de toda clase de lujos. La producción destaca por los majestuosos escenarios y el llamativo vestuario, así como la presencia de tiburones y un Lamborghini. Por supuesto, nadie pasa por alto la cantidad de efectos especiales que resulta abrumadora. La producción del video musical para este hit de Britney Spears costó la friolera de US$ 6.5 millones.

1. Michael Jackson, Janet Jackson – Scream (1995)

El video musical más caro de la historia es de Michael Jackson y su hermana, Janet Jackson. A lo largo de su carrera, ambos presumieron videos musicales con una producción excepcional. Pero, en 1995 subieron la apuesta con el videoclip de Scream. Tan solo en iluminación, los artistas dispensaron US$ 175,000. Otros US$ 65,000 se destinaron a la construcción de la nave espacial mediante CGI. El caso es que, al final, el video de Scream costó US$ 7 millones. Después de todo, el rey es el rey.

Artículos relacionados:

Últimas Entradas:

1 comentario en «7 videos musicales más costosos de la historia»

Deja un comentario