7 formas en que despertaban las personas antes de la invención del despertador

El despertador se ha convertido en un gran mal necesario para los humanos modernos. Sin estos dispositivos, las llegadas tarde al trabajo seguramente se convertirían en un dolor de cabeza. Y mejor ni hablar de la puntualidad escolar. Pero, ¿antes de que se inventaran los despertadores (o alarmas) de qué forma lograban las personas despertar a determinada hora?

Pee wee

 

1 – Las campanas de un templo religioso.

En el pasado, las iglesias y lugares sagrados de la fe cristiana solían convocar a sus fieles a oraciones matinales a través de las campanas. De igual forma, las campanas se utilizaban para señalar el paso del tiempo a lo largo del día. Por otro lado, en la mayoría de tradiciones islámicas el Fajr (amanecer) señalaba el comienzo del día y esta era la primera de cinco oraciones diarias que anunciaban en las aldeas.

Campanario

ding dong

 

2 – Despertador corporal integrado.

Es sabido por todos que si nos atascamos de agua antes de ir a la cama, probablemente despertemos en la madrugada con unas ganas tremendas de orinar. En el pasado, las personas hacían precisamente esto a propósito. La costumbre de “beber agua de más” antes de ir a dormir fue un recurso que utilizaron diversas poblaciones, incluso los nativos americanos, para despertarse hasta comienzos del siglo XX.

Hombres orinando en el campo

 

3 – El serenazgo.

Los serenos (conocidos en inglés como Knocker-Upper) se convirtieron en trabajadores prominentes durante la Revolución Industrial. Se trataba de un empleado, generalmente equipado con un chuzo y un silbato, que daba la hora y ofrecía el servicio de despertar a los clientes a la hora deseada.

El horario se pactaba con antelación, de forma verbal, o las personas simplemente comunicaban su horario preferido anotándolo en puertas o ventanas. Se trataba de un servicio persistente, y el sereno no se retiraba hasta que el cliente confirmaba que se había despertado. Las fábricas y molinos solían pagar sus propios serenos para garantizar que los empleados llegaran a tiempo a realizar su trabajo.

Sereno

“Son la una y todo sereno”. El serenazgo también anunciaba condiciones ambientales durante su turno.

 

4 – Clepsidra.

Hace miles de años, las primeras civilizaciones emplearon la clepsidra, que básicamente funcionaba como un “reloj de agua”. Al comienzo, era una especie de temporizador, en forma de ampolleta. Sin embargo, en el año 245 a.C. Ctesibio de Alejandría revolucionó la clepsidra básicamente creando el primer reloj mecánico de la historia

Los ciclos estacionales de este dispositivo requerían niveles irregulares de agua que eran suministrados mediante un receptor con marcas de horas equidistantes, mientras los ciclos diarios requerían variaciones de horas y flujos regulares. La clepsidra podía emplearse como un despertador activando una alarma cuando el agua alcanzaba determinado nivel.

 

5 – Reloj de espiga.

En Siria, un personaje llamado Taqi al-Din Muhammad ibn Ma’ruf diseñó algunas variedades de despertadores mecánicos, incluido uno que se activaba en el momento deseado. Consiguió esto gracias a que instaló una espiga en un agujero del reloj. Despertadores similares fueron desarrollados de forma simultánea en Europa Occidental.

 

6 – Alarma de Levi Hutchins.

Levi Hutchins, un ciudadano de New Hampshire, Estados Unidos, inventó en el año de 1787 un despertador sencillo construido en una caja de pino gracias a un sistema de engranajes. Sin embargo, la campana al interior de este reloj únicamente sonaba a las 4 de la mañana, precisamente la hora en que Hutchens debía levantarse para ir al trabajo.

Levi hutchins reloj despertador

 

7 – Los silbantes de fábricas.

En los albores de la primera revolución industrial, los trabajadores solían vivir muy cerca de las fábricas en que laboraban, motivo por el que despertaban con el silbido que producía un hombre contratado especialmente para ese fin. Así, literalmente el tiempo se convirtió en dinero. Ya no era la luz del sol o el canto de los pájaros quienes se encargaban de despertar a las personas, ahora lo hacían silbantes industriales que azuzaban a los obreros para llegar al trabajo.

Obreros en una fabrica primera revolucion industrial

 

No sería sino hasta el 24 de octubre de 1876, cuando Seth E. Thomas obtuvo la patente, que la humanidad contaría con un despertador mecánico con capacidad para configurarse a cualquier hora.

4 Reacciones

  • Yo nunca tuve de joven despertador , hasta que entre a la universidad , y antes de eso vivíamos en el campo y menos había despertador, yo jamas llegue tarde a la escuela , el despertador biológico es lo que ha funcionado toda la vida , o pregúntenle a la gente que vive en lugares de extrema pobreza. LO MEJOR ES LO QUE TU CUERPO TE BRINDA.

  • To he leido marcianos desde hace años y este post ya existía :(.
    Estan subuendo pocas cosas ultimamente. Pero igual son geniales, saludos desde chile!!!

Hacer comentario