7 cosas básicas que la ciencia no puede explicar

¿Hay algo que la ciencia no puede explicar? Claro, aunque no siempre se trata de los grandes enigmas de nuestra existencia. Como el origen de la vida o nuestro lugar en el Universo. Hay cosas tan básicas que la ciencia no ha logrado descifrar que parecerá que te estamos tomando el pelo con esta publicación.

cosas básicas que la ciencia no puede explicar(1)

La existencia de zurdos y diestros.

Algunas estimaciones sugieren que entre el 70% y 95% de la población mundial es diestra. Los zurdos representan una minoría, aunque basados en el primer porcentaje estaríamos hablando de 2,100 millones de personas. Por supuesto, aunque desconocemos los números también existen casos excepcionales de ambidiestros. Pero, la ciencia simplemente no ha podido explicar por qué los humanos desarrollan una mano favorita.

escritura diestra

Muchos han sugerido que se trata de un factor genético, aunque jamás se ha localizado el “gen de los zurdos”. En la práctica se ha observado que puede ser un condicionamiento social. Pues cuando a los niños se les prohíbe usar la mano izquierda, terminan “convertidos” en diestros. Hasta la fecha, los científicos intentan descubrir el mecanismo o factor que determina la mano predominante.

La ciencia no puede explicar por qué bostezamos.

La teoría más aceptada es que el bostezo es un recurso de nuestro organismo para llevar más oxígeno al cerebro y refrescarlo. También tenemos una definición para “bostezar”: acto reflejo de inhalar al mismo tiempo que se estiran los tímpanos, seguido de una exhalación. Todos alguna vez hemos bostezado y probablemente lo acabes de hacer, porque además de raro el bostezo es contagioso.

La ciencia no puede explicar por qué bostezamos(1)

Bostezamos tras una buena noche de sueño, cuando estamos cansados y cuando otras personas bostezan. Incluso bostezamos dentro del útero. El simple hecho de pensar en el bostezo provoca ganas de hacerlo. Pero, la ciencia no tiene una respuesta definitiva para la causa de este acto reflejo en situaciones tan triviales.

Como mencionamos arriba, se cree que es un boost de oxígeno para nuestro cerebro. Aunque también podría tratarse de un mecanismo que prepara nuestro cuerpo ante una reacción de lucha o huida. Y lo más extraño es que puede verse afectado por ciertos fármacos. Pero, la realidad es que nadie sabe por qué bostezamos.

La ciencia no puede explicar el efecto placebo.

El efecto placebo no solo se puede medir, también es repetible. En un estudio tras otro, donde los pacientes esperan que una píldora influya sobre cierto padecimiento, lo hace. Esto a pesar de que los investigadores solo suministran pequeñas dosis de azúcar. En términos generales, el efecto placebo sugiere que los humanos tenemos la capacidad de influir en el desarrollo de las enfermedades con nada más que las expectativas.

efecto placebo

Y el fenómeno no se limita a los fármacos. Se han registrado casos donde la sola creencia de que se ha pasado por una operación quirúrgica genera efectos positivos, pese a que la cirugía jamás sucedió. Fuera de toda duda, el efecto placebo es algo interesantísimo. Sin embargo, la ciencia carece de respuestas cuando se trata de explicarlo.

¿Por qué los humanos tenemos diversos tipos de sangre?

Los grupos sanguíneos se clasifican según los diversos antígenos presentes en la sangre. Los antígenos son sustancias desplegadas por el sistema inmune para eliminar células extrañas, como las bacterias, en el torrente sanguíneo. De eso se sabe bastante; sin embargo, la ciencia no tiene una respuesta concreta a por qué las personas poseen diversos tipos de antígenos. Por lo tanto, por qué los humanos tenemos diversos tipos de sangre.

grupos sanguineos

Entre los diversos grupos étnicos que habitan este planeta (recordemos que las razas entre humanos no existen), el tipo de sangre más común es el O. Se estima que más de la mitad de la población mundial comparte ese grupo sanguíneo. En el otro extremo tenemos el AB, el tipo de sangre menos común. En Asia, solo 1 de cada 1,000 personas es AB.

Además, tenemos el factor Rhesus (Rh), los tipos de sangre que pueden ser positivos o negativos. Un paciente con sangre Rh negativo solo puede recibir una transfusión de sangre Rh negativo. Y aunque los médicos deben estas conscientes todo el tiempo de estos requerimientos, desconocen por qué existen los tipos de sangre y su utilidad.

La “superioridad” genética del tomate sobre el humano.

Sí, es verdad que el Homo sapiens figura entre los organismos más complejos de la Tierra. El cerebro es un órgano tan complicado que ni siquiera puede entenderse a sí mismo. Se estima que los humanos tienen unos 20,000 genes. Una cantidad considerable de ADN si tomamos en cuenta todo lo que hace. Pero, algo mucho más “simple” nos supera por mucho.

tomate en la rama

En los tomates se encuentran más de 30,000 genes. Sí, un tomate tiene más ADN que tú. Durante más de cuatro décadas la razón de esta diferencia ha sido un enigma. Pero, a últimas fechas los investigadores empiezan a descifrar el misterio.

La ciencia no se explica cómo es que los gatos ronronean.

Internet sería un lugar lúgubre si los gatos no lo hubieran iluminado con su belleza. Es un hecho. Y todos saben que una de las cosas más curiosas de los gatos es su ronroneo. Esa especie de motor en su cuello que vibra cuando están felices. Los ronroneos pueden ser tan tenues que solo se perciben acercando el oído, o tan fuertes como para despertarte de un sueño.

ronroneo de un gato

Además, durante el ronroneo de un gato es prácticamente imposible escuchar los latidos de su corazón. Esa peculiar vibración de entre 20 y 30 oscilaciones por segundo se apodera de todo el peludo. Y no todos los felinos pueden ronronear: por ejemplo, entre los gatos grandes el tigre es incapaz de hacerlo, pero el guepardo ronronea con potencia. También se sabe que los gatos ronronean cuando experimentan dolor.

Parece que sabemos todo sobre el ronroneo, excepto como es que un gato lo produce. Algunos dicen que el sonido y la vibración provienen del movimiento de las cuerdas vocales. Mientras tanto, otros señalan al hueso hioides en el cuelo de estos animales. Por cierto, parece que los gatos tienen una región cerebral dedicada exclusivamente al ronroneo. Se llama oscilador neural, aunque no se sabe mucho sobre su funcionamiento.

La ciencia no puede explicar la existencia de dos polos magnéticos.

En la primaria todos aprendimos que los imanes tienen dos polos. En la secundaria profundizamos en su funcionamiento. Y después nos explicaron los principios básicos del magnetismo. Sabemos que la acción de los imanes se deriva de la actividad eléctrica, o el “momento magnético” de las partículas subatómicas elementales. Y que la fuerza de atracción actúa sobre materiales metálicos ferrosos.

polos magneticos

Sin embargo, aunque el magnetismo ya se describía desde la época de los antiguos griegos, la ciencia todavía no sabe por qué en los campos magnéticos existen dos polos: el polo norte y el polo sur. De hecho, la teoría cuántica sugiere la exclusiva existencia de imanes de un solo polo, cosa que jamás hemos observado.

Sabemos que los imanes siempre atraerán y repelarán a otros imanes, aunque hasta ahora desconocemos la razón.

Te puede interesar.

2 comentarios en «7 cosas básicas que la ciencia no puede explicar»

  1. El paradigma científico nunca ha pretendido tener todas las respuestas a los fenómenos, esa es una facultad que se le a atribuido desde el seno de la sociedad; las ciencias naturales, que es a lo que comunmente nos referimos con «la ciencia» son disciplinas investigativas y autocríticas. A los científicos no les importa volver sobre sus propios pasos y reconsiderar aquello que antes daban por sentado, ni mucho menos admitir que aún ingnoran la explicación a diversos fenómenos o que siguen trabajando en ellos.
    Ahora bien, cabe preguntarse ¿Vale la pena explicar cada fenómeno que vemos? El estudio o explicación de un fenómeno es útil cuando resuelve un problema; el conocimiento como un fin en sí mismo hace tiempo que dejó de ser parte del paradigma científico, aún en el caso de las ciencias puras.

    Responder
    • Por supuesto que vale la pena explicar cada fenómeno, ya que cada teoría, cada método de investigación y cada respuesta nos hace tener cada vez mas preguntas, lo que estimula nuestro apetito de la curiosidad, no importa lo simple que parezca el fenómeno, siempre será interesante saber, cómo? cuándo? y porqué?

      Responder

Deja un comentario