68 Voces: un proyecto que busca preservar la riqueza cultural de los pueblos indígenas de México

68 Voces – 68 corazones es un proyecto que consta de una serie de cortometrajes animados de un minuto. Dirigida por Gabriela Badillo, la iniciativa busca preservar las historias indígenas de México a través de narraciones hechas por hablantes nativos.

68 Voces(1)

En una entrevista para Awasqa, Badillo señaló que 68 Voces “se creó para fomentar el orgullo, respeto y uso de las lenguas indígenas mexicanas entre hablantes y no hablantes. También para transformar la discriminación en un sentido de orgullo hacia todas las comunidades y culturas que integran la enorme riqueza cultural de México”.

El legado cultural de los pueblos indígenas.

La inspiración para el proyecto surgió tras la muerte del abuelo de Gabriela, un hombre oriundo de Maxcanú, en Yucatán. “Además de perder un ser querido, asimilé que también se perdió una gran sabiduría: un idioma, historias, tradiciones y costumbres. Un mundo entero se desvaneció con él”.

Cada una de estas animaciones se realizó en colaboración con el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI) y la propia comunidad que comparte la historia. El mecanismo tras la creación de cada clip es parecido: la comunidad elige el tema, hacen la narración y posteriormente se traduce. Los pequeños dibujan algunas escenas de la historia elegida, de forma que se defina el estilo de la animación.

Antes de publicarse, la producción final se presenta a la comunidad originaria. También les entregan un folleto de actividades educativas sugeridas para que padres de familia y educadores las empleen junto a las proyecciones. Además, la escuela de la comunidad recibe en donación postales con representaciones artísticas de la serie.

Estas animaciones, como la siguiente sobre el origen de la vida narrada en lengua ch´ol por Eugenia Cruz Montejo, condensan una gran historia en apenas un minuto.

El origen de la vida según los Choles.

Cuentan los choles que para el origen de la vida como la conocemos Ch’ujtiat, El Señor del Cielo, creó la Tierra y doce hombres inmortales para cargarla sobre sus hombros.

Simultáneamente, creó a los primeros hombres, quienes fueron ingratos, por lo que Ch’ujtiat envió el diluvio y convirtió a los supervivientes en monos y a los niños inocentes en estrellas. Luego creó a nuestros primeros padres, na’al, Ixic y Xun’Ok, que se multiplicaron y poblaron la Tierra.

Así empezó la vida en la Tierra, así lo cuentan los Choles.

Lengua cora: la creación del mundo.

En los cortometrajes encontramos múltiples variantes de historias que, a menudo, refieren lo mismo. Tal es el caso de la historia de los cora (también conocidos como Náayeri) que cuentan la historia, a través de la voz de Pedro Muñiz López, de cómo la Diosa Madre creó la tierra y otras deidades.

Entre las historias divulgadas por Badillo hay una titulada El origen de los montes. La historia, contada por los cucapá de la voz de Inocencia González Sainz, profundiza en el origen de los océanos y los ríos. Particularmente el río Bravo. Aunque incluye una curiosa advertencia: resultará imposible mantener el orden en el aula cuando los pupilos escuchen el papel que tienen los testículos y el cerumen en la trama.

¿Dónde ver 68 Voces?

Puedes ver el resto de las animaciones en este canal de YouTube, con subtítulos en múltiples idiomas. 68 Voces también busca financiamiento colectivo para producir las animaciones de las lenguas próximas a desaparecer: akateko, popoloca y ku’ahl.

“Cuando un idioma desaparece, no solo deja de existir el sonido, la escritura, una letra o una palabra. Lo que desaparece va mucho más allá de una forma de comunicación. Es una forma distinta de concebir el mundo, historias, cuentos, una forma de nombrar y relacionarse con el entorno, un conocimiento enorme que deberíamos reaprender por su profundo respeto hacia la naturaleza”, señala Badillo.

Artículos relacionados:

Últimas Entradas:

2 comentarios en «68 Voces: un proyecto que busca preservar la riqueza cultural de los pueblos indígenas de México»

Deja un comentario