Los 6 asteroides más raros descubiertos hasta ahora

La exploración del Sistema Solar es uno de los retos más grandes que afronta la humanidad. Sin embargo, en las últimas décadas se han obtenido buenos resultados. De hecho, parece que nuestra tecnología muestra mayor desarrollo en el ámbito de la exploración espacial que en la propia exploración de nuestro planeta, sobre todo de los océanos. En la actualidad, contamos con mapas más detallados de la superficie marciana que del lecho oceánico en la Tierra. Y mientras exploramos nuestro vecindario cósmico, ocasionalmente descubrimos cosas extrañas.

portada asteorides raros

Entre más aprendemos del Sistema Solar incrementamos nuestra comprensión de las peculiaridades que lo conforman. En esta publicación, echaremos un vistazo a los asteroides más extraños localizados hasta la fecha.

2015 TB145.

Iniciemos con el de apariencia más extraña en esta lista, no por nada lo apodaron “asteroide con forma de calavera”. Con un diámetro aproximado de 0.65 km, a menudo este extraño asteroide pasa (relativamente) cerca de nuestro planeta. En 2015, el observatorio astronómico Pan-STARRS realizó el primer avistamiento del cuerpo rocoso.

asteoride forma de calavera

Dada su alta inclinación orbital y excentricidad, los astrónomos suponen que el 2015 TB145 en realidad es un cometa extinto que agotó todos sus compuestos volátiles tras realizar numerosos viajes alrededor del Sol.

(4) Vesta: el gran asteroide.

Identificado por primera vez en marzo de 1807 por el astrónomo alemán Heinrich Olbers, (4) Vesta sigue figurando entre los asteroides más grandes del Sistema Solar. Es tan masivo que posee el 9% de la masa del cinturón de asteroides, y un diámetro principal de 530 kilómetros. Con un cielo claro y algo de suerte, (4) Vesta puede observarse con un telescopio desde la Tierra.

4 Vesta asteroide
La superficie de Vesta varía de color en una gama café que se produce a causa de los cráteres presentes.

‘Oumuamua.

Sin lugar a dudas, ‘Oumuamua es el asteroide más extraño observado por los humanos hasta la fecha. Además de provenir de otro sistema planetario, este objeto figura como el primer visitante interestelar observado.

Oumuamua representacion
Pues sí, el ‘Oumuamua tiene la apariencia de un excremento recién expulsado.

En el último año, ‘Oumuamua ha generado diversas especulaciones sobre su origen y naturaleza. De hecho, algunos científicos llegaron a teorizar que el objeto no era un asteroide, sino una nave espacial desplegada por una civilización extraterrestre avanzada que estudiaba nuestro Sistema Solar.

216 Kleopatra.

La forma tan extraña de este asteroide lo distingue de todos los que pululan en el Sistema Solar. Con la forma de un hueso de roer, 216 Kleopatra orbita sobre la región central del cinturón de asteroides y posee un diámetro de 138 kilómetros. De hecho, cabe la posibilidad de que se trate de un binario de contacto, cuerpo menor conformado por dos cuerpos que gravitan entre sí hasta hacer contacto dando lugar a formas extrañas.

En 2008, los astrónomos localizaron dos pequeñas lunas orbitando al asteroide y las llamaron Alexhelios y  Cleoselene. Algunos expertos han sugerido que estos satélites nacieron de un impacto oblicuo hace 100 millones de años.

(24) Themis.

El 5 de abril de 1853 en el observatorio de Capodimonte, en Nápoles, Italia, Annibale de Gasparis observó por primera vez a (24) Themis, otro de los asteroides más grandes del cinturón de asteroides en nuestro sistema planetario. Aunque su forma no es tan inusual, resulta especial pues es el primer asteroide que observamos con hielo sobre la superficie. En 2009, una serie de observaciones confirmó la existencia de cantidades masivas de hielo y moléculas orgánicas.

24 Themis

De hecho, la superficie de (24) Themis está totalmente cubierta por hielo, mismo que podría ser surtido por un depósito desconocido situado bajo la superficie del objeto. (24) Themis se ubica a unos 3.2 AU del Sol, por lo que resulta intrigante la extensión generalizada del hielo sobre la superficie.

624 Hektor.

Descubierto el 10 de febrero de 1907 por August Kopff, 624 Hektor figura como el asteroide troyano de Júpiter más grande en el Sistema Solar. Aunque presenta una forma bastante irregular, su volumen equivale al de una esfera de entre 225 y 250 kilómetros de diámetro. Su lado más largo se extiende por 403 km, por lo que se le considera uno de los objetos más alargados. También tiene una luna: Skamandrios, con un diámetro de 12 kilómetros.

Deja un comentario