5 casos famosos de lavado cerebral

Imagina que hoy estás totalmente convencido de tus ideales políticos y religiosos. ¿Crees que puedas perder fácilmente el control de tus pensamientos hasta convertirte en una especie de títere controlado por un político, organización o religión? Olvídate de esa trillada imagen de un equipo científico escudriñando tu cerebro, proporcionando choques eléctricos, realizando cirugía u obligándote a consumir píldoras. En el lavado cerebral no hay una fórmula mágica.

lavado cerebral

De hecho, se trata de aplicar técnicas psicológicas bastante comunes, pero a niveles extremos y sumamente coercitivos, según la investigadora de la Universidad de Oxford, Kathleen Taylor, autora de Brainwashing – The Science of Thought Control. El concepto de lavado cerebral nos remite al término “hsi-nao”, una palabra en mandarín empleada en la meditación para definir la limpieza de la mente o el corazón.

El fenómeno de lavado cerebral apareció por primera vez en la década de 1950, cuando el periodista estadounidense Edward Hunter indagaba explicaciones para el súbito cambio en el comportamiento de soldados compatriotas.

Estos soldados habían sido tomados como rehenes por los chinos y norcoreanos en la Guerra de Corea y, al regresar a los Estados Unidos, se habían convertido en aguerridos defensores del comunismo. El síndrome de Estocolmo es uno de los fenómenos más frecuentes que surgen como consecuencia de un lavado cerebral, aquí la persona en cautiverio pasa a adoptar los ideales de sus captores.

 

Masacre en el Amazonas.

suicidio colectivo en Jonestown en Guyana 1978

Jim Jones, un reverendo estadounidense, estableció la comunidad Jonestown en Guyana. En aquel “paraíso terrenal” predicaba sus ideas sobre el fin del mundo totalmente al margen de la ley. En el año de 1978, cuando empezaron a filtrarse las primeras denuncias de tortura, una comisión especial enviada por el Congreso de los Estados Unidos se dirigió a Guyana para realizar una investigación.

Se suscitó un intercambio de balas entre los agentes del gobierno y el brazo armado de la secta oficalmente llamada “Proyecto agrícola del Templo del Pueblo”. Sin embargo, lo peor sucedió cuando Jones promovió un suicidio colectivo, envenenando a cientos de seguidores. Al final, el conteo de cadáveres ascendió a 918.

 

Una utopía en Jamaica.

John Allen Muhammad y Lee Malvo

John Allen Muhammad y Lee Malvo.

Un inmigrante jamaiquino con residencia en los Estados Unidos planeó una serie de ataques como francotirador en los que resultaron muertas diez personas en una zona de Washington en el 2002. Durante el juicio, Lee Boyd Malvo argumentó haber sido víctima de un lavado cerebral por parte de John Allen Muhammad, el hombre que lo ingresó a los Estados Unidos prometiéndole que ganarían dinero chantajeando al gobierno.

Con lo recaudado, emprenderían una comunidad utópica de jóvenes negros. Allen fue ejecutado en 2009, mientras que Malvo cumple cadena perpetua en una prisión estadounidense.

 

La familia de Manson.

manson es escoltado a prision

Charles Manson tuvo una infancia bastante problemática y turbulenta, ingresó varias veces a reformatorios e incluso a prisión, pero se las arregló para convertirse en la figura central de una secta, un grupo integrado en su mayoría por mujeres. “La familia” pregonaba el sexo libre y el rechazo al capitalismo. En 1969, su grupo perpetró el asesinato de siete personas en la región de Los Ángeles, entre estas la actriz Sharon Tate, con ocho meses de embarazo.

Manson aseguró no tener injerencia en los asesinatos, pues ni siquiera estuvo presente en las escenas de estos crímenes, pero el jurado consideró que había influenciado de forma directa los homicidios. Fue condenado a cadena perpetua y murió en prisión en noviembre de 2017.

 

Con la fe por los suelos.

padre caminando

Un sacerdote italiano llamado Francis Luca fue tomado prisionero por los comunistas en China. Además de la tortura física, Luca fue sometido a una intensa presión psicológica hasta que finalmente arrojó las confesiones que esperaban los asiáticos, como actividades ilícitas y “pensamientos errados” para un hombre de su profesión. Luca pasó a realizar fuertes críticas al catolicismo y aseguró tener relaciones con el entonces presidente de los Estados Unidos, Harry Truman, información que jamás fue comprobada.

Durante su cautiverio, ayudó a sus captores a obtener confesiones de otros prisioneros. Cuando finalmente lo liberaron, el hombre abandonó de forma definitiva el sacerdocio.

 

Unas vacaciones con los chinos.

estatua meditacion perturbacion

Un personaje llamado Simon, del que se desconoce su apellido, fue otro de los prisioneros del gobierno chino que pasó por una serie de brutalidades, esto según sus compañeros de prisión. Pese a esto, el jesuita francés describió aquel período como “uno de los mejores en su vida” y negó cualquier tipo de agresión por parte de los chinos en una entrevista que concedió al investigador estadounidense Robert Lifton, especialista en temas de lavado cerebral.

Mantuvo la doctrina del catolicismo, pero se volvió extremadamente crítico con sus colegas en la religión y empezó a defender de forma abierta el comunismo.

Psicología
  • Wyatt Earp Nov 28, 2017

    Aqui en Mexico estamos mas adelantados ya que los gobernantes no usan la tortura para lavar cerebros , les basta con regalarle a la población un súper kit que incluye
    Una torta
    Un frutsi
    500 pesos
    1 kilo de frijol con gorgojo

Comentar el artículo.

Send this to a friend