4 clases de personas con déficit de atención ¿cuál es el tuyo?

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es una condición sumamente frecuente: los expertos estiman que entre un 3% y 5% de los infantes son afectados por este padecimiento. Los síntomas están bien definidos: hiperactividad, falta de atención y acciones impulsivas. Sin embargo, esto no se traduce en que sea fácil diagnosticar a una persona que padece TDAH, pues los individuos que presentan el trastorno suelen enfrentarlo de diversas formas.

Pensando en la ventana

De acuerdo con un artículo publicado por Neil Petersen, que sufre de TDAH y escribe sobre su experiencia en el sitio Psych Central, esto sucede porque existen cuatro estrategias bien diferenciadas cuando se trata de lidiar con el trastorno – y en consecuencia, el mismo número perfiles de personas con TDAH, cada uno de estos definido por una de las cuatro estrategias. Quizás conozcas algunas personas que encajan en estas características. Échales un vistazo:

 

El minimalista.

Algunas personas con TDAH pasan por una auténtica pesadilla cuando se trata de organizar cosas. Por esto, una de las estrategias más socorridas es simplificar la vida lo más que se pueda. Las personas que encajan en este perfil llevan un estilo de vida donde lo ideal son las mínimas posesiones posibles, pues así no tienen mucho para organizar.

Cactus minimalista

 

El perfeccionista.

Una forma de compensar el TDAH es la obsesión por planearlo todo, hasta el más mínimo detalle. Para evitar retrasos llegan con media hora de ventaja, cualquier tarea implica realizar una lista detallada de los pasos a seguir y suelen elaborar métodos minuciosos para todo. Sufren con cada tarea que se les asigna en el trabajo, pues viven con el constante temor a perder el control.

Mujer en la oficina orden

 

El adicto a la adrenalina.

Los pacientes con TDAH muchas veces terminan descubriendo que el padecimiento se vuelve peor cuando se encuentran en situaciones o ambientes poco desafiantes. Ante la falta de estímulos, la distracción se apodera de ellos y les resulta complicado llevar a cabo cualquier tarea. Debido a esto, empiezan a obtener estímulos cada vez más fuertes – y eventualmente recurren a la adrenalina. Los individuos que encajan en este perfil suelen buscar actividades profesionales y de placer que implican un alto riesgo.

Mujer remando un kayak

 

El improvisado.

Este es el otro extremo del perfil perfeccionista. Se trata de aquellas personas que simplemente terminan por aceptar el caos en sus vidas. Ante la enorme dificultad que les supone planear las cosas, deciden no planear absolutamente nada y “dejar que las cosas fluyan”.

Liberaria desorden

 

Evidentemente, no todos aquellos individuos que sufren TDAH encajan a la perfección en uno de estos perfiles. Hay casos en los que se presentan combinaciones de dos, tres e incluso las cuatro estrategias, y estos últimos son los casos más difíciles de definir.

¿Conoces alguna persona que sea susceptible de encajar en estos perfiles de TDAH?

4 Reacciones

Hacer comentario