Yemen y la guerra que todos ignoran

Tras mucho tiempo en conflicto y meses de bombardeo, Yemen se encuentra al borde una guerra civil. Sin embargo, apenas y sabemos dónde se sitúa el país. La situación es en extremo grave. Los hospitales no funcionan debido a la falta de energía eléctrica, de personal, de medicamentos, etc.

yemen sana

Aproximadamente 13 millones de personas, lo que representa prácticamente la mitad de la población, no cuentan con acceso a agua potable. Según UNICEF, más de 9 millones de niños requieren intervenciones de emergencia, y unos 400 han muerto durante el conflicto. Cuando la ONU propone una tregua, esta no suele respetarse. Lugares que se consideraban Patrimonio de la Humanidad, con más de 2500 años de antigüedad, han sido destruidos. Desde que comenzó el conflicto en Yemen, los servicios básicos no hacen más que disminuir, lo que vuelve mucho peor los ataques perpetrados por una coalición de naciones (como Catar, Emiratos Árabes Unidos y Baréin encabezados por Arabia Saudita).

 

Se gesta un conflicto.

Resulta complicado decir dónde empezó todo. Yemen pasó más de tres décadas bajo la dictadura de Ali Abdullah Saleh, que abandonó el poder tras la presión de la población durante la Primavera Árabe. En su lugar quedó su segundo, Abd Rabbuh Mansur Al-Hadi. Pese a esto, Saleh se mantuvo en el país y siguió desempeñándose como una figura política muy influyente.

Durante los 33 años que se mantuvo vigente la dictadura, uno de los grupos más ignorados y reprimidos por las autoridades fue el de los huzíes, partidarios del chiismo (contrario a la mayoría de yemeníes, que son sunitas) y que se rebelaron contra el gobierno en 2004, cuando la situación en el país se volvió realmente tensa. El grupo de los chiitas protestaba por las condiciones en que vivía, la corrupción en el gobierno y contra la posición de Yemen como aliado de los Estados Unidos.

Por eso, en enero de ese año, cuando el gobierno de Hadi decidió instaurar una nueva constitución y dividir el territorio en seis regiones, los huzíes se revelaron. Además, la rebelión se acentuó cuando Saada, que se sitúa al norte de la nación y que ha sido un lugar dominado históricamente por el grupo, quedó vinculada con Saná, la capital yemenita.

Cuando los huzíes comenzaron a ganar fuerza y a dominar las ciudades de todo el país a inicios del este año, también se llevaron el apoyo de otras tropas (como aquellas que solían estar del lado de Saleh), y el conflicto estalló con toda su fuerza. Al-Hadi dimitió al cargo y abandonó la capital ante el gigantesco avance de los rebeldes, que también se hicieron con el control de sitios portuarios importantes, como Hudeida.

 

Los titiriteros.

Pero el conflicto entre el gobierno yemení y los huzíes solo es la mitad de la historia. Por debajo del agua, los aliados de Saleh (el dictador que se mantuvo en el poder durante 33 años) comenzaron a apoyar a los rebeldes dificultando aún más el escenario. Y esto enfureció a uno de los principales aliados de Yemen: Arabia Saudita.

La relación con los saudíes se había mantenido en equilibrio desde hacía mucho tiempo, toda vez que Yemen posee un territorio importante para el comercio del petróleo y comparte fronteras con el país. Parecía la alianza perfecta: Arabia Saudita tenía un aliado muy cerca del cuerno de África, y además mantenía sus fronteras libres de problemas con un país de mayoría sunita.

Otro aliado, los Estados Unidos, también entró al tablero de juego cuando se percató que un nuevo grupo se disponía a hacerse con el poder. Durante un largo tiempo, conservar a Yemen como aliado garantizó la presencia de los gringos en la región, en las arremetidas contra Al Qaeda. El trato era así: los norteamericanos cedían el armamento, y los gobernantes yemeníes les daban espacio para sus acciones en Oriente Medio, incluidos los ataques con drones.

Con la presión en aumento, los países descontentos con la actual situación de Yemen (entre ellos los sauditas) se agruparon para desplegar un ataque, algo que se ha mantenido durante meses. Mientras tanto, los rumores sobre el apoyo iraní (de mayoría chiita) a los huzíes no hacen más que aumentar, sugiriendo que el gobierno de Irán está patrocinando armas a los rebeldes.

Karama Has No Walls(2013) es un documental que muestra uno de los ataques del gobierno de Saleh contra los rebeldes, tiempo antes de ser derrocado.

Historia

Artículos Relacionados

  • Anh Khan Ago 24, 2015

    En defensa mexico activoforo hay mas informacion al respecto. y lo de iran no es una creencia. Es un hecho comprobado.

    saludos.

    si les interesa deberian checar aljazeera

    • Cybers Ago 24, 2015

      Si te interesa, deberías checar un diccionario.

  • master chief Ago 25, 2015

    El oriente medio siempre ah sido una zona muy conflictiva ya que aunque tienen la misma religion sus diferencias entre tribus anteislam siguen siendo muy fuertes.

    • Asbeel Ago 25, 2015

      master chief, en la zona de medio oriente no tienen la misma religión ya que hay países con Judaísmo, Islámicos y una pequeña parte católicos, existen diferencias entre facciones ortodoxas y chiíes, suníes, falashas, sefardíes, ashkenasim, etc. Todo es un conflicto que ha durado siglos, específicamente después de que el 5 de mayo de 1945 desapareció el protectorado inglés conocido como Palestina y se creó formalmente el estado de Israel

  • José John Ago 25, 2015

    Toda la maquinaria propagandistica se encuentra apagada, aliados gringos por supuesto,

  • Link_ Ago 27, 2015

    Sii?

Formulario de comentarios

Send this to friend