Susy Delucci y el milagro de la vida.

Una mañana alrededor de las 5 de la mañana, Susan DeLucci (22 años) habitante de Kittery (Maine), despertó en su casa, con una dolorosa necesidad de acudir al baño. Al principio pensó que tenía diarrea, pero cuando se levantó de la cama se dio cuenta de que realmente era un dolor urinario.

Susy Delucci

Era muy similar a la sensación de tener diarrea, excepto de que se trataba del orificio equivocado. Se aproximó tambaleando al baño y al sentarse en él, de su vagina salió el ruido más horrible que jamás había escuchado.

Con un dolor paralizante, la señorita DeLucci continuó durante unos minutos empujando y expulsando a chorros de su vagina una marea ardiente de una inclasificable inmundicia. Mientras se asía con fuerza a los lados del baño, gritaba con desesperación, lo que alertó a sus vecinos, quienes llamaron a la policía. Cuando llegaron los médicos encontraron el cadáver de la señorita DeLucci en el suelo del cuarto de baño, sin nada encima excepto su bata de baño.

Chorreando desde su entrepierna se podía ver una corriente de un líquido verde. El médico que la examinaba decidió cambiarla a un lugar más ancho, así que cogió su pierna izquierda, que estaba cruzada sobre la otra pierna, para enderezarla.

Cuando lo hizo, la vagina de la mujer quedó expuesta y en ese momento una criatura, no más grande que un dedo de la mano, salió de sus órganos genitales y aterrizó en el suelo con un sonido de chapoteo. Impresionado, el médico miró fijamente la criatura que reposaba en el piso del cuarto de baño, recubierta por una mucosa. Se trataba de un camarón del fango que se retorcía con saltos a un lado y a otro, jadeando en busca de agua. El médico horrorizado volvió su cara hacia el sanitario sintiendo nauseas.

Cuando observó lo que se encontraba en el excusado, la visión fue tan horrorosa que hasta el día de hoy no puede mirar un baño sin convulsionarse. La totalidad de la taza hervía con crías de camarón del fango de color marrón que se movían saltando y salpicando con ritmo furioso.

La muerte de la señorita DeLucci fue el resultado de una combinación de shock nervioso y traumatismo craneal. Cuando la mujer terminó su ‘defecación’, se levantó de la taza llena de dolor, y fue en este momento cuando vio lo que había hecho. La impresión fue tal que se desmayo y cayó, golpeándose la cabeza contra el baño y luego contra el suelo.

Se cree, por las investigaciones de la policía, que dos noches antes del accidente, la señorita DeLucci había comprado en la pescaderia del mercado una langosta viva. Mientras descansaba en un sofá, insertó suavemente la cola de la criatura en su vagina para darse placer. Sostenía un mechero encendido próximo a la cabeza de la langosta, lo que obligaba al crustáceo a mover su cola en violentos y espasmódicos movimientos. Se encontró una cinta de vídeo con material pornográfico sobre lesbianismo, en una TV que había frente al sofá.

La langosta fue encontrada en la basura de la cocina envuelta en una bolsa de papel. Se encontraron rastros del ADN y vello púbico de la señorita DeLucci en la cola de la langosta. La cabeza de la langosta estaba ligeramente quemada con combustible empleado en mecheros.

El intestino y colon de la langosta estaban llenos de huevos de camarón del fango. Los especialistas creen que la langosta los había ingerido previamente (estos huevos son comunes en el agua de las pescaderías en los mercados y son generalmente inofensivos ya que mueren al cocerse). Se supone que la langosta excretó estos huevos en la vagina de la señorita DeLucci cuando ésta la torturaba. El camarón del fango de Maine tiene un periodo de gestación de dos días, y la señorita DeLucci estaba solamente a cuatro días de la regla. Los médicos pudieron comprobar que en ese punto de su ciclo menstrual la matriz de la señorita DeLucci tenía el equilibrio perfecto de pH para incubar huevos del camarón del fango. Durante la noche los huevos comenzaron su ciclo, durante el cual doblan su tamaño cada diez minutos. Pueden imaginarse el dolor interno que sufrió al despertar esa mañana y ‘dar a luz’ unas 1000 crías de camarón del fango.

Una de las leyendas urbanas que más impresión me han causado. Incluso el titulo que le asignaron es un poco bizarro, “Susy Delucci y el milagro de la vida”.

Entretenimiento

Artículos Relacionados

  • Brandon Dic 27, 2010

    MMM… ciertamente una muerte extraña

  • Clau Dic 27, 2010

    Que asco!!! eso le pasa por caliente
    xD

  • DraX Dic 27, 2010

    Suena a fake pero aun asi la historia es perturbante y asquerosa

  • k9999 Dic 27, 2010

    perturbante…

  • PAPA PITUDO Dic 27, 2010

    de seguro perdio la virginidad con un crustaceo

  • charvelo Dic 27, 2010

    Esta chida la historia, hay viejas que se meten pulpos y calamares en la nocha para darse placer.

    Que no le crea que se metio una langosta xD

  • francisco Dic 28, 2010

    eso se llama ” picaditas de camaron “

    • thadeovelvet Dic 28, 2010

      jajajajjaja me mataste con ese coment!! jajajajajaja

  • cabronmalo Dic 28, 2010

    Un caso perfecto para el doctor house…!!!!

  • Juan G Dic 29, 2010

    Que historia tan loca y espelusnante.

  • Eduardo Ene 17, 2011

    Hostiaaa!

  • Aku-marin Ene 23, 2012

    o-O crei que seria algo lindo sobre lo bella que es la vida……Oh god why e n eUu

  • Losttyto Sep 9, 2014

    Oooooh shit :S

Formulario de comentarios

Send this to friend