Síndrome de Burnout

Hoy abordaremos un tema delicado que, en mayor o menor medida, afecta o afectará a todos nosotros en el ámbito laboral: el agotamiento profesional o, como se le conoce técnicamente, el síndrome de Burnout.

estres

¿Qué es el síndrome de Burnout?

Según Mauricio Robayo Tamayo “Burnout (agotamiento profesional) se define por un síndrome psicológico provocado por el estrés emocional crónico del trabajo. Se trata de una experiencia subjetiva interna que da pie a sentimientos y actitudes negativas en la relación del individuo con su trabajo (desgaste, insatisfacción, pérdida del compromiso), mermando su desempeño profesional y acarreando consecuencias indeseables para la organización (baja, abstencionismo, poca productividad). El Burnout se caracteriza por sus etapas: desgaste emocional, despersonalización y disminución de la realización personal”.

El Burnout generalmente tiene lugar en profesionales que lidian constantemente con la presión emocional y mantienen un contacto directo con personas en situaciones estresantes durante un largo periodo de tiempo. Por ejemplo, los profesionales de la salud, de la educación, policías, agentes penitenciarios, entre otros.

Estos profesionales suelen encontrarse con ambientes estresantes en su medio de trabajo, además del intenso y constante contacto interpersonal. El trabajo de los profesionales de la salud, por ejemplo, está basado en la fusión de diversos aspectos: técnica, ética y política, así como en la comprensión y gestión para hacer frente a la vida y a la muerte.

 

Cómo sucede el Burnout.

medico llora hospital

Médico llora afuera de un hospital después que no pudo salvar la vida de su paciente.

 

El factor estresante, ya sea físico o psicológico, activa el sistema neuroendocrino. Inicialmente participa el hipotálamo que estimula la liberación de hormonas de la glándula pituitaria, incluida la hormona corticotropina (ACTH) que estimula las glándulas suprarrenales para que produzcan y liberen cortisol y adrenalina, conocidas como las hormonas del estrés.

El síndrome involucra tres componentes, que pueden presentarse asociados, pero son independientes:

Agotamiento emocional: la falta de energía asociada a la sensación de cansancio emocional. El profesional siente que no puede aportar más energía para desarrollar sus actividades.

Despersonalización: la indiferencia en relación con las actividades cotidianas del trabajo, surgimiento de actitudes negativas y comportamientos de cinismo y engaño emocional negativo, incluso el considerar a las personas que lo rodean como simples objetos.

Falta de compromiso con el trabajo o baja realización profesional: la sensación de incapacidad, baja autoestima, desmotivación e infelicidad en el trabajo, situaciones que pueden llegar a afectar la habilidad y la destreza.

 

Las 12 etapas del Burnout.

  1. Necesidad de reafirmarse al probar ser capaz de todo, siempre.
  2. Dedicación intensa con tendencia a la necesidad de hacer todo solo.
  3. Descuido de necesidades personales. Acciones como comer, dormir y salir con los amigos comienzan a perder sentido.
  4. Desestimación de conflictos. El sujeto se da cuenta que algo no va bien, pero prefiere no enfrentar el problema. Aquí surgen los problemas físicos.
  5. Reinterpretación de los valores. Lo que antes tenía valor sufre una depreciación: diversión, casa, amigos y el único medio para elevar la autoestima es el trabajo.
  6. Negación de problemas. En esta fase las personas son completamente desvalorizadas y vistas como incompetentes. El contacto social es reprimido, el cinismo y la agresión se vuelven señales evidentes.
  7. Aislamiento. Aversión a los grupos, reuniones y un comportamiento antisocial generalizado.
  8. Cambios evidentes de comportamiento como la pérdida del buen sentido del humor o rechazar los comentarios que antes se consideraban naturales.
  9. Despersonalización: nadie parece tener valor, ni las personas amadas. La vida se restringe a acciones mecánicas y distancia del contacto social – prefiere leer e-mails y mensajes.
  10. Vacío interno. Una sensación de desgaste que lo vuelve todo difícil y complicado.
  11. Depresión, signos de indiferencia, desesperanza, cansancio. La vida pierde sentido.
  12. Y, finalmente, el síndrome de Burnout propiamente dicho, que corresponde a un colapso físico y mental. Esta etapa es considerada una emergencia y la ayuda médica y psicológica es urgente.

 

Manifestaciones y síntomas.

El desarrollo de este síndrome atiende a un proceso gradual y lento de desgaste emocional y desmotivación acompañado por manifestaciones físicas y psicológicas. Se manifiesta a través de cuatro dimensiones sintomatológicas: física, psicológica, comportamental y emocional.

Principales síntomas: cansancio emocional, despersonalización, disminución de la realización profesional, fatiga, dolores, inmunodeficiencia, disfunción sexual, desconfianza, irritabilidad, pérdida de la iniciativa, tendencia al aislamiento.

Señales de enfermedad avanzada: jaqueca, insomnio, gastritis y ulcera, diarrea, crisis de asma, palpitaciones, hipertensión, dolores musculares, alergias e infecciones, depresión, aumentos del consumo de café, alcohol, barbitúricos y cigarrillos.

 

Tratamiento.

como evitar el burnout

Una vez confirmado, el tratamiento del síndrome de Burnout se realiza a través de psicoterapia. En algunos casos se hace necesario emplear medicamentos como antidepresivos que actúan como moderadores de la ansiedad y de la tensión, siempre prescritos por un médico.

Si tienes algunos de los síntomas, no dejes que se apoderen de tu vida. En algunos casos el síndrome resulta en profundas depresiones y surgimiento de ideas suicidas. Por lo tanto, si identificas algunos de los síntomas, busca ayuda y orientación especializada.

Referencia: Burnout: Implications of the Organizational Sources of Job-Person Mismatches in Nursing Workers (enlace)

Psicología

Artículos Relacionados

  • Martin Abr 8, 2015

    Excelente articulo, muchas gracias por compartir.

Formulario de comentarios

Send this to friend