Hay un impostor en la familia, el síndrome de Capgras

Imagínate que uno a uno tus amigos y familiares – la gente más cercana a ti – están siendo eliminados y reemplazados por réplicas exactas. A pesar de que son idénticos en apariencia y forma, estás seguro de que estas personas no son sus seres queridos. Son impostores. Aunque la mayoría de la gente se volvería profundamente paranoica en este escenario, hay algunas personas que experimentan tales cosas cada día sin miedo … y solo pregunto, “¿por qué?” Así es la vida de las personas afectadas con el síndrome de Capgras.

Una persona con el síndrome de Capgras sufre de la ilusión de que uno o más de sus amigos cercanos, o miembros de la familia han sido sustituidos por réplicas exactas, y no pueden dejar de creer en esto a pesar de justificar una excelente salud mental. En algunos casos, la persona cree que ella misma es, en su totalidad o en parte, un duplicado. A diferencia de la paranoia de la que de podría esperar tal condición, nunca hay un motivo asignado para la aparición de los duplicados, los pacientes no creen que hay alguien “sustituyéndolos”, pero son incapaces de explicar por qué alguien querría reemplazar a sus seres queridos.

Esta percepción errónea debe su nombre al psiquiatra francés Jean Marie Joseph Capgras, quien describió el caso de una Madame M. en 1923. La mujer insistía en que personas de apariencia idéntica habían tomado el lugar de su familia. Con el tiempo, su ilusión se expandió para incluir a su vecinos, amigos y conocidos. Pero Madame M. nunca se molestaba en conocer a estos impostores porque tenía la creencia de que cada uno de ellos era eliminado con regularidad para dejar espacio al doble siguiente. En total, ella finalmente dijo haber tenido más de ochenta maridos.

identicas

Las personas que sufren de síndrome de Capgras a veces pueden incluso dudar de su propia identidad después de ver su reflejo en un espejo. Un hombre pellizcó su brazo después de ver su reflejo en el consultorio del médico, y se preguntó en voz alta si él y el hombre del reflejo eran la misma persona. También está el caso de una mujer que se arrancaba en un ataque de celos cada vez que ella veía su propio reflejo, creyendo que esta “otra mujer” estaba tratando de quitarle a su marido. Su esposo finalmente terminó por quitar todas las superficies reflectantes de la casa, en un esfuerzo para impedir que se hiciera daño. Por extraño que parezca, no tenía ningún problema en reconocerse a sí misma en el pequeño espejo de su polvera maquillaje, pero algo más grande daba como resultado un asalto al impostor imaginario. Su médico trató una solución novedosa: reunió una serie de espejos de diferentes tamaños, e hizo que la mujer se viera en cada uno. Empezó con los más pequeños y poco a poco se trasladó a los más grandes tan pronto como ella misma se reconocía. Finalmente fue capaz de verse a sí misma en un espejo de cuerpo entero, y se curó a partir de entonces.

En algunos casos, los individuos con la ilusión de Capgras ven objetos duplicados en lugar de personas duplicadas. Un médico informó de un paciente que creía que su caniche había sido sustituido por un perro idéntico, y otro informó de un paciente que cree que durante la noche sus zapatos para correr y muchos otros objetos personales estaban siendo reemplazados.

El delirio de Capgras siempre gira en torno a uno de los sentidos del sujeto. El más común es el sentido de la vista, por ejemplo, una persona reconocía fácilmente a su esposa por teléfono al hablar con ella, pero cuando la veía pensaba que en realidad el impostor era su cuñada. Las personas ciegas también han sido diagnosticadas con el trastorno, y creen que las voces de ciertos seres queridos en realidad proviene de duplicados.

Si bien las causas del síndrome de Capgras no son conocidas específicamente, no hay escasez de teorías. Se ha demostrado que muchas personas con este problema tienen lesiones cerebrales en el lóbulo temporal derecho de lesiones traumáticas, epilepsia y otras causas, pero también hay un número significativo de pacientes sin daño evidente. También, hay una incidencia algo mayor de esquizofrenia entre las personas con Capgras, y en Nueva Zelanda hay una incidencia marcadamente superior de la enfermedad entre los maoríes que en la población general.

sustitutos

Algunos investigadores anteriores trataron de establecer conexiones con la prosopagnosia, una condición que impide que algunas personas sean capaces de reconocer rostros. Mediante la medición de la respuesta galvánica de la piel de una persona – la cantidad de resistencia eléctrica de la piel – los científicos pueden detectar cuando una persona está experimentando emociones. Los pacientes con Prosopagnosia muestran una respuesta emocional a caras conocidas, aunque no exhiben reconocimiento consciente. Con un paciente de Capgras no hay tal reacción. Aunque no hay conexión emocional presente cuando se muestra una imagen de su padre, el paciente remarca la notable semejanza. Este examen también descarta la enfermedad mental como una causa definitiva, ya que el centro emocional del cerebro subconscientemente reacciona, incluso con percepciones deterioradas.

Otra causa propuesta involucra algún tipo de daño o menoscabo en dos lóbulos del cerebro: Un sitio de la lesión que afecta a las conexiones emocionales con respecto a las caras de la gente, y el otro que afecta a las habilidades de comprobación-consistencia.

En al menos un caso, los médicos han curado con éxito el síndrome de Capgras mediante la suspensión de una receta de diazepam, sin embargo, en otros casos, los síntomas han desaparecido después de la administración de medicación antipsicótica. Hasta la fecha, ningún tratamiento ha demostrado ser consistentemente eficaz, y hasta ahora no hay una única teoría que pueda explicar todos los casos de síndrome de Capgras. Lo que sí sabemos, sin embargo, es que la mente humana utiliza muchos trucos cognitivas entrelazados para llenar los vacíos de nuestras observaciones, fundamentalmente la construcción de una simulación que nos permite interactuar con nuestro mundo y la sociedad. Cuando sólo uno o dos de esos enlaces están mal, la verdadera complejidad de la simulación que se pone de manifiesto por los fascinantes problemas que se plantean.

Especiales

Artículos Relacionados

  • YOP Feb 1, 2013

    Las enfermedades de los Homo Sapiens.
    Recuerdo haber leído sobre esta condición en Conozca Más. El artículo se llamó Enfermedades Muy Raras. Aparte de ésta, se incluían una enfermedad en la que la persona empezaba a hablar un idioma extraño, la Tricotilomanía, el Síndrome de la Mano Rebelde, etc.

  • Mariana Luna Feb 2, 2013

    Me gustó mucho este post. Interesante información, además me gustaron las fotos. 😉

  • Kelly Oct 3, 2014

    Que peligroso, no hay enlace emocional con la persona que sienten que está suplantada entonces… y ademas la ven como un riesgo, mucho peligro debe correr su entorno .

  • fjj May 24, 2016

    cuando era niña yo pensaba que mi familia no lo era, es decir pensaba que habían sido remplazadas por personas diferentes pero que físicamente eran iguales, esto me paso cuando tenia entre 6 y 8 años, pero a los 12 deje de pensar en ello y ahora, solo lo recuerdo pero no e vuelto a pensar así, podría considerar que si sufría de síndrome de Capgras?

Formulario de comentarios

Send this to friend